Y yo quería robarme un libro…

Hoy recordé esas extrañas ocurrencias mías de más chica: cuando fueron los saqueos del 2001 en Argentina, esos días previos cuando acompañaba a mi mamá al Carrefour que esta acá a pocas cuadras de mi casa, hacia lo de siempre, ella se iba a comprar y yo me quedaba mirando los libros que nunca me podía comprar porque la situación económica en mi casa hacía rato venía mal. Uno de esos libros era el primero de Harry Potter, que ya lo había leído (me lo habían prestado) pero moría por releerlo, entonces mientras mi mamá se iba yo aprovechaba y me leía las páginas que podía hasta que terminara de comprar. Recuerdo que estaba $12 ( dólares en el uno a uno).

Cuando transcurrieron los saqueos, nos subimos a la terraza de mi casa a ver todas las personas que pasaban con cosas que habían robado del Carrefour, y yo fantaseaba: “¡el libro de Harry Potter! Me lo robaría…”

Eso nunca pasó… pero seguramente necesitaba con urgencia zapatillas o ropa, pero yo con 12 años quería robarme un libro…

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.