Marta y Bea dos estrellas con un gran talento

Jessica, profesora de psico-fusión danza, ha cumplido el sueño de sus dos alumnas: participar en Got Talent

Durante la Era Antigua y la Edad Media las personas con discapacidad eran consideradas inservibles, poseídas, y por lo tanto se convertían en un peligro para la sociedad. En estas épocas, se deshacían de ellas mediante métodos de tortura tales como el abandono, la privación de alimento o directamente la muerte a sangre fría. A día de hoy el mundo ha avanzado bastante, sin embargo, son muchas ocasiones en las que personas con una discapacidad reciben miradas de rechazo, desprecio, risas…

Pero para Beatriz Verdú y Marta Ortuño, alumnas de Jessica Aguilar López, directora y coreógrafa de psico-fusión danza APSA , el Síndrome de Down no ha sido en “ningún caso” un obstáculo para conseguir su sueño: ser bailarinas y participar en la última edición de Got Talent y Got Talent Dance.

Actuación de Bea, Marta y Jessica en Got Talent/Foto cedida por Telecinco

La pasada edición de Got Talent no sólo fue criticada por su ganador, sino también por la innumerable cantidad de participantes, que no se tomaban en serio sus actuaciones y parecía que acudían al programa para pasar el rato. Sin embargo, todo cambió cuando por la pantalla de los televisores pudimos ver a Marta y Bea junto a su profesora Jessica, que venían a dar una lección moral y de superación.

“Venimos a callar bocas”, afirmó la profesora de las niñas en el programa. En otras ocasiones, Jessica ha intentado presentar a algunos de sus alumnos a concursos (no televisivos),eventos e incluso maratones de danza, sin embargo, siempre ha recibido un “no ” por respuesta, por el hecho de tratarse de personas con una discapacidad. “Me acuerdo cuando envié una inscripción para una maratón de danza en la que había que incluir una foto de los participantes. Al poco tiempo me llamaron y dijeron que había un error, que las fotos eran de chicas con Síndrome de Down, yo me reí puesto que había sido yo la que había hecho esas fotos”, explica.

En efecto, “callaron bocas”, recibieron los cuatro síes del jurado y que todo el público se levantara y les aplaudiera. Bea y Marta afirman que no iban al programa a dar pena sino a demostrar su talento, puesto que se siente muy orgullosas de sí mismas, de lo que aprenden en psico-ballet y de lo que transmiten mediante el baile.

La iniciativa de ir al programa

La iniciativa de ir al programa no fue de la profesora sino de sus alumnos. Un día llegaron a clase y le dijeron a Jessica que había comenzado la nueva edición de Got Talent, y que querían presentarse. La profesora no dudó un segundo en enviar la solicitud, aunque pensaba que no les llamarían, pero sorprendentemente recibió aquella llamada tan esperada. No sólo consiguieron pasar las audiciones y los cuatro síes del jurado, sino que también les llamaron para que actuaran en la edición Got Talent Dance, en la que de nuevo recibieron una gran acogida por el jurado y el público.

Las clases de psico-fusión danza de APSA:

APSA es una asociación privada sin ánimo de lucro cuyo principal objetivo es mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad intelectual o riesgo de presentarla. Para alcanzar su meta cuenta con infinidad de cursos y actividades, entre ellas las clases de psico-fusión danza. Para aquellos que no sepan que es psico-fusión danza , se trata de unas clases de baile que mezcla la danza contemporánea con ritmos latinos, destinadas a personas con discapacidad física, psíquica y sensorial. Sin embargo, Jessica no adapta sus clases por que sus alumnos cuenten con una discapacidad. “Mis alumnos son personas normales, por ello las clases también lo son. Está claro que tienen limitaciones, pero todos las tenemos si no viviríamos en un mundo totalmente perfecto”, asegura la profesora.

Bea Marta y Jessica en una clase de Psico-fusión/ Raquel Bernal Sánchez
“Mis alumnos tienen limitaciones, pero todos las tenemos si no viviríamos en un mundo perfecto”, asegura la profesora Jessica Aguilar

La nueva vida de Bea y Marta:

La vida de Bea y Marta sigue siendo igual de alegre de como lo era antes. Sin embargo, su profesora las eligió a ellas entre todos los alumnos porque pensaba que eran las únicas capaces de soportar la presión física y mental que suponía participar en un programa televisivo. “Pensaba que eran las mejor preparadas para una experiencia tan chocante, sin embargo al llegar al programa me di cuenta de que no estaban listas al 100%”, afirma la coreógrafa. Sin embargo, a Jessica no sólo le preocupaba la presión de ir a televisión sino la vuelta a la realidad pues desde aquel día la vida de Bea y Marta no sería la misma. Ahora son “famosas” en Alicante. En alguna ocasión las han llegado a parar por la calle para firmar autógrafos y hacerse fotos. Una de las cosas que más preocupaba a la profesora eran las críticas de personas malintencionadas que sugerían que las niñas sólo fueron al programa a dar pena, pero sus familiares afirman que ellas no son conscientes de esa maldad que pueden desprender ciertas personas, así como tampoco son conscientes de su discapacidad.“ Bea y Marta son alegres, perfeccionistas, trabajadoras y buenas”, declaran los familiares de las niñas.

“Pensaba que eran las mejor preparadas para una experiencia tan chocante” , afirma la profesora Jessica Aguilar
Like what you read? Give Raquel Bernal a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.