Análisis// Vall-Ha11-a

Va-ll ha11-a cyberpunk bartender action es una especie de visual novel donde te ponen en la piel de Jill quien trabaja en Vall-ha11-a, un bar de cuarta el cual parece ir decayendo constantemente. La mecánica principal es la de servir bebidas a nuestros clientes gracias a un tablero que ocupa casi la mitad de la pantalla, con este tablero elegimos los ingredientes para la bebida.

En primer lugar, hace falta entender a Va11halla. Este no es un juego “normal”, no hay grandes desafíos y la dificultad es nula. Al crear bebidas puedes tomarte el tiempo que quieras, y en caso de que te equivoques puedes reiniciar, y si fallas NO PASA NADA.

Entonces ¿adonde nos quiere llevar Va-11 Hall-a? He de admitir que no soy un experto del modelo, hablo de las visual novel, ese tipo de juegos al que se les llama “Story-heavy”. Solía pensar que, es desaprovechar mucho la capacidad de un vídeo juego, y quizá no estaba completamente equivocado, muchas visual novel no tienen porque ser vídeo juegos. Se equivocaron de medio, podrían perfectamente ser novelas, o películas y no cambiaría NADA. Sin embargo, el caso del juego de Sukeban games no es ese, su “jugabilidad” será algo reducida, pero es la necesaria.

— Simpatía

— -Empatía

— Vallhalla es un juego sobre nuestra relación con nosotros mismos, mediante la conversación. Charlatanería vacía, o silencios profundos, incomprensión o comprensión.

Nos muestra el mundo de Jill, una bartender de un bar de cuarta.

Durante todo el juego se ve como ella intenta con lo que puede ayudar a sus clientes que, irónicamente, van a VA-11 HALL-A a descansar física y espiritualmente. En estos momentos, Jill escucha a sus clientes hablar de sus problemas mientras toman una bebida. Se puede hacer poco más que escuchar, pero la más de las veces hay una cierta división entre el cliente y Jill, una imposibilidad de conectar. Al final lo único que ella puede hacer es ofrecerles uno que otro consejo, y quizá algo de tomar.

Pero si dije que Vallhalla es un juego sobre la amistad no fue solo porque sí, esta idea se ve explorada justamente desde de la comunicación de sus personajes, sus relaciones. Gran parte de la obra se desarrolla en el bar donde Jill trabaja, cada día debemos seleccionar la música que se tocará en el bar el resto del día, es una rutina, Jill está apegada a su trabajo. Otro elemento que remarca que Jill está tras la barra en todo momento es la interfaz de juego y el (molesto para algunos) tablero con el cual preparamos bebidas. Cuando llega un cliente esta se queda tras la barra, intercambiaran unas cuantas palabras y quizá eso sea todo, pero cuando llega un momento tenso, y duro, Jill no siempre puede actuar como quisiera, cambiando vidas, al revés, se ve limitada por su propio trabajo. Pasan cosas duras y Jill no puede hacer nada por estas personas, les ofrece unas cuantas palabras, pero la división esta severamente marcada por la interfaz de juego, el tablero que impide que empaticemos con estos personajes, se nos recuerda en cada momento que están fuera de nuestro alcance ( ya seamos Jill o el jugador), porque por más que queramos gritar a ese personaje, o esa persona, no nos entenderá. Al final lo único que se puede hacer es ofrecerle una bebida. Por eso este es un juego sobre las personas, sobre como lidiamos con nuestros problemas, sobre nuestras penas, nuestros arrepentimientos, pero ante todo es un juego que demuestra que solo eres una persona más y que por más que intentes ayudar a unas personas, hay ciertas cosas que están fuera de tu alcance, o ciertas personas, ya sea por tu falta de poder, o por simple incomunicación.

— -Sin embargo no todo es miseria para Jill en su travesía, al contrario, las más de las veces logra romperse esa división, con gente a la que aprecia, se les tiene cariño. Hay varios momentos en los expone esto, uno muy concreto y otros muchos pequeños momentos.

El primero es en la casa de Jill, la escena con su jefa. Recapitulemos, en todo el juego estamos tras la barra, incapaces de empatizar con los demás, fuera de su alcance. Sin embargo, en esta escena Jill logra despojarse de nosotros y pasar a la escena, deja de ser controlada por nosotros y pasa a ser su propia persona, es más hasta ese momento Jill era poco más que un estereotipo, con personalidad claro, pero plana, al fin y al cabo. Pero esta escena no se trata solo de conocerle más, sino que se trata también de que aquí le toca a Jill sacar todo lo que tiene dentro de si que nunca había tenido la oportunidad de lanzar.

Aunque esto no se queda solo ahí, porque hay dos cosas importantes: cómo se maneja la conversación y nuestra posición como jugador en la escena. Recordemos que con el tablero que nos impedía estar con la persona del otro lado, la única manera de interactuar con estas personas era mediante la mecánica principal del juego, la de preparar bebidas alcohólicas, pero en esta escena nos toca hacer a nosotros lo que nuestros clientes, beber y hablar, hablar mucho. De hecho, Jill habla mucho en la escena y su jefa apenas interviene.

Y joder, esa charla, pero que conversación tan bien escrita, ahí supe que los de Sukeban games comprenden, comprenden cómo funcionan las personas y nuestras amistades, porque si se fija uno en la conversación es bastante corriente, sin grandes frases ni revelaciones. Los amigos son personas que no buscamos por consejos si no para que nos escuchen, que con su sola presencia nos hacen sentir mejor, protegidos, al final la incomunicación verbal existe, pero la del afecto trasciende tales barreras. La sustancia de la amistad está en los pequeños detalles, en esos pequeños momentos de cariño. Como cuando la jefa de Jill se rehúsa a tomar ron si ella no va a tomar, porque no la quiere dejar “sola”. Al final lo que cuenta no es salvar a los demás, sino volverse parte de ellos, empatizar.

A lo que quiero llegar es que Vall hall a demuestra que las palabras no siempre nos alcanzan, no son suficientes, quizá lo que se necesita no es hablar sino escuchar, y con ello producir un ambiente lleno de emociones inexpresables.

Pero anteriormente dije que nosotros hablábamos mucho, y luego dije que era Jill, entonces… ¿Empatía o Simpatía?

Este es probablemente el detalle más grande de todo el juego, ese botón que nos permite hacer a Jill beber, no creo que tenga un efecto en el juego si te bebes todas las cervezas, pero de seguro tiene un efecto en nosotros y en el tono de la escena. En todo el juego he dicho como nos e nos permite comprender a nuestros clientes, y esta no era la excepción, porque, aunque Jill estuviera en escena nosotros éramos simples espectadores, y no había nada que nos permitiera “conectar” y esa es la función de ese botón, hacernos, esta vez no simpatizar sino empatizar con Jill, con sus sentimientos, con la situación. El botón nos permite moldear el tono de la conversación, nos permite interpretarle como una charla ahogada en alcohol para olvidar las penas, o una en donde la cerveza sirve para aclarar la garganta.

Por otro lado, los de Sukeban Games vienen de un país en una situación muy complicada, y se nota mucho a la hora de jugar sus obras.

Vallhalla se sitúa en un mundo casi destruido lleno de muerte y corrupción. Muchas personas se quejaban de cómo es un aspecto del juego que no se aprovechó y que no servía para nada, pero quizá es porque estas ni siquiera eran las intenciones del autor, porque si Vall Halla es un juego sobre las personas y sus interacciones, este quiere explorar al tipo de persona que te tienes que volver cuando tu día a día es la muerte y la pobreza, donde escuchas sonidos extraños en la calle y lo que sorprende no es que sean balazos o no, sino que estás habituado a ello. Digo, es como en mi país, es como en todo el mundo, vivimos en un lugar cruel, por eso es importante buscar algo a lo que aferrarte, al cual pertenecer, porque si te dejas llevar por la desesperación, si dejas que tu vida sea ese caos que te rodea, terminarás aplastado. Precisamente eso se ve reflejado en el juego de Sukeban games, sus personajes se ven rodeados por un mundo hostil, pero prefieren mantener una sonrisa y seguir adelante, intentar ayudar a los demás en su necesidad, escuchar a los malheridos, preocuparte por los que quieres, desearles lo mejor, y seguir adelante.

//En resumen, Va-11 Hall-a es un juego sobre las personas, sobre la humanidad, el tipo de personas que nos volvemos en un mundo caótico, lleno de tragedias, que nos reprimen. Pero Va-11 Hall-a no quiere hacernos reflexionar mostrándonos las diferentes historias de estos personajes, este juego busca empatizar y simpatizar con nosotros. Por medio de sus personajes, claro está, pero aquí estamos para explorar las sensaciones de tener que escuchar a los demás cuando están tomando, cuando se dejan llevar. Pero no es exactamente ser el héroe, tu solo eres el barman, estás aquí para escuchar, nada más. En momentos busca hacernos empatizar con la protagonista y su círculo más cercano, donde simplemente le toca a ella hablar, de historias banales, y lentamente irse abriendo.

Pero ante todo Va-11 Hall-a es un juego sobre las personas, donde nos muestran sus preocupaciones, sus penas, sus fracasos, donde intentamos hacer todo lo que podemos para ayudarles, pero donde no siempre se puede triunfar, de nuevo empatía y/o simpatía.

Va-11 Hall-a intenta demostrarnos que es lo que nos hace humanos, como somos. Sin embargo, toma un ángulo diferente, nos lo muestra con nuestros problemas cotidianos, es más humilde. Es inclusive gracioso porque hasta entra en una fase de existencialismo sin por ello perder la gracia, porque Va-11 Hall-a es,como muchos dicen, un amigo muy querido, con el cual sales de copas, se hablan de temas serios, pero no se pierde el humor, se habla de sexo sin por ello parecer obsceno; es muy natural y agradable. Es bonito tener momentos en los que realmente crees que la gente es buena (por muy idealista que sea), y Va-ll Ha11-a esta repleto de esos momentos.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.