Adiós Tuiter

Gabriel Bas
May 14, 2019 · 3 min read

Bueno, Twitter, la red social del pajerito, decidió echarme raid de la manera más contundente que tenía. Bloqueó mi cuenta “de manera permanente”, mi cuenta alternativa e intentó bloquear otras cuentas vinculadas, incluso la de mi mujer. También me impidió crear cualquier cuenta nueva y sólo me permitió realizar una apelación que seguramente irá a pasar por un algoritmo seteado como empleado municipal que no le dará demasiada pelota y ahí quedaré, flotando en una pila hasta el fin de los bytes.

Los argumentos que esgrime la red son muy berretas y dignos de la automatización de la que hablo. Adjunto en imágenes el correo electrónico que me enviaron para que se puedan reír un rato. Nunca me dieron la posibilidad de borrar los tuits mencionados, como hice en las anteriores oportunidades en las que fui inhabilitado. Igual no los quiero borrar. No dicen un carajo, no ofenden a nadie. Qué carajo les pasa.

El mail del adiós

En algún lugar de la modernidad y de la corrección política apareció la premisa de que es mejor callar a alguien que dejarlo odiar libremente, como si esa censura fuese a aliviar las cuestiones de fondo; la impotencia, el dolor, la rabia y todas las cosas que llevan a alguien a expresar su desagrado con situaciones cotidianas como ver la mansa entrega de un país con habitantes y todo a las garras del capitalismo más desalmado. No siempre pude pero la mayoría de veces traté de hacerlo con humor, para enmascarar el no ser experto en absolutamente nada.

Tal vez en algún tiempo le termine agradeciendo al hijo de puta que armó la red de denunciadores seriales (un solo ñato no arma esto), hoy sin embargo me siento triste y con bronca, por la sensación de que ganaron ellos, porque llevaba casi 10 años en twitter, donde conocí una cantidad inmensa de gente comenzando por mi mujer y madre de mis dos hijos, como si fuera poca cosa. Porque conseguí trabajos, los perdí, conocí personas valiosas y pelotudos de los que prefiero olvidarme, porque me pasó la vida ahí, un cuarto de mi vida casi. Una década de las cuatro y chirolas que tengo. Es obvio que extraño y voy a extrañar esa posibilidad de vivir la inmediatez, de poder expresarme y leer a gente expresarse aunque como todo es manchado por la nostalgia, se crea que “el tuiter de antes era mejor”

Este posteo debería tener un remate, lo pensé en la ducha pero me lo olvidé ahora y Anita está sola leyendo una revista, perdón pero tengo prioridades. Un beso a todos.

Gabriel Bas

Written by

Me hubiese cortado un dedo por ganar el mundial.

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade