Houellebecq para fleteros

Vamos a hablar un poquito de este muñeco que me sugirió tuiter y me vendió mi amigo @Gomezov, uruguayo muy leído y por lo que veo bastante hijo de puta. La novela es “El mapa y el Territorio”. Tiene un filtro de más de 200 páginas, si lo pasás, te encontrás con algo rescatable, tampoco una cosa de locos.

A ver, la novela es espesa como jarabe de brea. Todo bien con la calidad descriptiva del loco, es un fenómeno ponele, pero se va a la garcha mal, ocupa páginas enteras describiendo la vida de la mosca, un manual de instrucciones de una cámara de fotos o el movimiento de un puto árbol. Ojo, para mí se toma esas licencias porque sabe que a la gilada le encanta, en definitiva el tipo se caga de risa de los lectores. Lo respeto por eso.

El protagonista es un tal JED, artista, hijo de ricos, la madre se le suicidó de guacho y con el padre tuvo una relación de mierda toda la vida; se quieren mucho pero nunca se lo dicen y eso que es normal acá multiplicalo por Francia, una manga de frígidos y amargos que no tiene comparación. Este punto JED arranca sacando fotos y después se hace pintor, con tanto ojete que los cuadros terminan valiendo una fortuna. En el medio, conoce una rusa que se parte al medio de buena pero se tiene que ir por laburo de vuelta a Rusia, -es lo único de coger que pasa en toda la novela- y además lo conoce a Houellebecq. Sí, el escritor se describe a sí mismo, las manías, la mugre en la que vive, la vida de mierda que lleva y todo eso. JED pinta un retrato de Houellebecq, el cuadro vale un fangote pero él decide regalárselo en vez de venderlo porque ya era rico. Toda esta gilada lleva 237 páginas.

Si no la leíste y la querés leer por ahí te conviene largar este posteo acá. Si es que llegaste hasta acá, claro.

Lo dicho, en la página 237 matan a Houellebecq de un modo salvaje, le cortan la sabiola a él y al rope que tenía, hay que ser hijo de puta loco. Bueno, esta parte -como todo el libro- está puntillosamente descripta y garpa bastante, es una carnicería. (Por ahí algunos pensarán que “puntillosamente” no es una palabra para fleteros, yo confío en mis muchachos). Bueno de ahí en adelante se convierte en una novela policial más llevadera -el protagonista pasa a ser un policía que investiga lo que le pasó al pobre fináu-, hasta que vuelve a aparecer JED, nuestro héroe, quién sino, para medio resolver el crimen. Ahí el libro podía terminar pero bueno, hay como 30 páginas que sobran contando cómo es que se muere el padre de JED -tenía un orto contranatura y se mete eutanasia- y cómo el protagonista termina sus días en un multimillonario embole atroz.

Oscuridad:8

Frases para hacerse el leído en Instagram: No

Fluidez: 4,5

Humor: 0

Sexo: 1

Dibujitos o fotos: No

Empatía (si te podés poner en el lugar de los personajes o algo así): 3,78

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.