Reivindicación urgente de la Copa América Centenario

El que la gane se la queda por 100 años

El hater no pierde oportunidad de hacerse notar, y la Copa América Centenario le viene como anillo al dedo. Que la Copa América fue el año pasado, que por qué la juegan en Estados Unidos, que por qué la juega Haití y otras quejas por el estilo intentan empañar la fiesta del fútbol continental sólo porque se rompieron algunas tradiciones a la hora de organizar el certamen. Y ahora lastimosamente se descubre que el dinero influye mucho en la organización de este tipo de torneos, cuando uno pensaba que los anteriores eran montados por ONG sin fines de lucro y las recaudaciones eran donadas a instituciones de lucha contra el tifus.

La Copa América Centenario es más que una gran oportunidad de disfrutar -o padecer, según el caso- del fútbol de selecciones. En nuestro caso, nos entrega la posibilidad de volver a ganar algo después de 23 años. ¿Qué es lo que molesta tanto de tener la oportunidad de ver a Messi, Suarez y compañía en un mismo campeonato? es inexplicable. ¿Se hace en USA, país sin tradición? Sí. ¿Los torneos sólo deben ser disputados en países “con tradición” entonces? ¿No valió el mundial del 94? ¿Los juveniles de Qatar y Malasia? ¿El Mundial de Sudáfrica? Hay tufillo antiimperialista (?) en esta negativa. ¿No nos gusta el American lifestyle? Basta viejo, ya estamos grandes.

La Copa América Centenario además de ser una gran oportunidad de celebrar los 100 años del torneo de selecciones más antiguo del mundo ayuda a ordenar el calendario y darle un poco de coherencia a algo tan incoherente como los torneos de FIFA. La Copa América y la Eurocopa, cada cuatro años, durante años olímpicos, la Confederaciones un año antes de cada mundial y punto. ¿La juega Haití? Sí, también Panamá y Jamaica, porque ganaron una eliminatoria. ¿Tiene algo de malo? ¿Acaso la Eurocopa no es elogiada por el mismo motivo?

Nota: Hoy mismo se dio a conocer que este párrafo carece de sentido: la Copa America venidera será en Brasil durante 2019, unificar calendarios no es la idea de CONMEBOL.

De los mejores jugadores nacidos en el continente sólo Neymar, con la obligación de vengar en los Juegos Olímpicos aquel 1–7 mundialista, la verá desde afuera. ¿En Haití-Ecuador el estadio luce vacío? Sólo en Haití o en Ecuador sería un partido convocante. ¿O acaso en la edición anterior, en Chile, los estadios estaban colmados? Hay partidos que no convocan ni en mundiales. Así las cosas, con las falencias del caso -los yanquis no pegan un himno ni una bandera, de hecho seguramente no sepan que se está disputando este torneo en su país, menos aún en plenas finales de NBA- considero que es una buena oportunidad de ver a los mejores del continente y que sólo en cien años podremos volver a pelear por la versión dorada del trofeo que supo ser visitante frecuente de nuestras vitrinas y hoy se ha vuelto tan esquivo.