Latin America Mayors Challenge finalists prove winning isn’t everything

Para la versión en español, lea abajo.

Of the 287 cities that entered last year’s Latin America and Caribbean Mayors Challenge, only five walked away winners. But those five — São Paulo, Santiago, Medellín, Guadalajara, and Bogotá — weren’t, by far, the only cities inspired by the mission of the Mayors Challenge: to help city leaders think big, be bold, and uncover inventive solutions to their most pressing concerns. Teams from many of the non-winning finalist cities — including Asunción, Estación Central, and Rio de Janeiro — are also rolling up their sleeves and implementing the innovative ideas they proposed as part of the process.

“Of course, we wanted to win,” said María Rios, Project Coordinator, of Asunción. “But one of the greatest rewards for participating in the Mayors Challenge was the push it gave us to think in new ways about how we make our citizens’ lives better. And that inspiration stayed with us after the close of the competition.”

Rios is among the representatives from nine finalist cities who are joining leaders from the winning cities in Santiago, Chile, this week. The convening, which is part of the continued support Bloomberg Philanthropies provides these municipal leaders, includes capacity-building workshops, idea sharing, and a look at some of the work already in progress — including in these finalist cities:

Asunción, Paraguay

One of the biggest impediments to progress in Asunción, Paraguay, a city of half a million in the center of the country, is that municipal leaders lack sufficient information to ensure that government resources are targeted to citizen needs. “It just wasn’t our custom to use data to make decisions and define priorities,” explained Social Service Planning Coordinator Patricia Lima Pereira. In fact, the most-up-to-date information the city had was from a census conducted more than 15 years ago. “We were managing a city without numbers,” Pereira added.

Asunción collects social information to improve waste management practices

The city’s plan, “Asunción Cuenta Contigo” (Asunción Counts with You), is to enlist community members to collect data about themselves and their community — creating a cadre of citizen scientists. One of the first steps in the program was to organize volunteers to canvas neighborhoods ravaged by recent floods to learn how the city might better prepare residents for future incidents. As a result of these conversations, Lima said city leaders learned that many of their most at-risk residents are illiterate and aren’t receiving — or can’t read — alerts about pending storms and information about city services.

Next, Asunción plans to launch a participatory community census with a goal of using this information to tailor city spending on social programs to measurable results.

Estación Central, Chile

Like many countries around the world, Chile is struggling to find ways to support an increasing number of immigrants. In recent years, the country’s stable political system and growing economy have made it an attractive new home, especially for Haitians, with an estimated 200 arriving in the country every day. Rather than wait for federal solutions to help their new residents, leaders in Estación Central, a city of about 150,000 in the greater Santiago metropolitan area, are finding new ways to help them integrate.

Their program, “Red Glocal” (Network Glocal), takes aim at some of immigrants’ biggest obstacles, connecting them with employers, creating community spaces, and simply providing them details about their new home city and country.

“We hope to start a discussion here in Chile about how we can help immigrants become active members of our society,” said Pablo Vergara, associate director of Ciudad Color, a key city partner for Red Glocal.

Rio de Janeiro, Brazil

In Rio de Janeiro, Brazil, the burden of social inequality falls particularly hard on its youngest residents: Malnutrition stunts children’s growth; uneducated parents can be unaware of how to best prepare their children for school; and, in 2016, the infant mortality rate was 12.7 per 1,000 residents — above neighboring Argentina and almost double the national rate in nearby Chile.

The root of the problem isn’t lack of attention, it’s that too many city departments are responsible for the city’s child-focused programs. As a result, the programs aren’t as efficient and coordinated as they need to be to prevent children from falling through the cracks.

The city’s solution, “Primeira Infância Carioca” (First Infancy Carioca), is creating a centralized system that will connect all the relevant city departments and help track the needs of all the city’s children from before birth until age 6. Once up and running, the system will enable professionals to see all the relevant information about each child together in one place, as well as one day send alerts when there is evidence a child needs city assistance. If, for example, a doctor notices that a child is malnourished, the system will alert the relevant city department to take action.

“Knowing that we can make a huge difference in the lives of these children and their families is what excites us the most about this project,” said Ana Carla Prado, Manager for Government Integration of the Municipality of Rio de Janeiro. “It’s focused not only in the child’s development, but also on the family as a whole,” adding that the city plans for the program to help reduce its infant mortality rate to 9.5 per 1,000 residents within the next two years.

These finalists are a reminder that the Mayors Challenge, as a competition, is about much more than winning money. It’s intended to encourage city leaders to develop creative solutions to meet their communities’ most urgent challenges, as well as galvanize support for their work, build participants’ skillsets, and establish a global network of innovators.

“I’m inspired by the energy and enthusiasm of our Mayors Challenge finalists,” said Bloomberg Philanthropies’ Anne Emig. “We offered all our non-winning finalists expert support to develop their projects, and the ones that embraced it have made truly impressive progress. These finalists provide a powerful reminder that committed, bold leadership is at the real heart of innovation.”

Los finalistas del Mayors Challenge en Latinoamérica y el Caribe demuestran que la victoria no es todo

De las 287 ciudades que ingresaron al Mayors Challenge en América Latina y el Caribe el año pasado, solo cinco ganaron. Pero esas cinco — San Paulo, Santiago, Medellín, Guadalajara y Bogotá — no fueron las únicas ciudades inspiradas por la misión de la competición: ayudar a los líderes de la ciudad a pensar en grande, ser audaces y descubrir soluciones ingeniosas para sus preocupaciones más urgentes. Los equipos de muchas de las ciudades finalistas no ganadoras, cuales incluyen Asunción, Estación Central y Río de Janeiro, también se remangaron e implementaron las ideas innovadoras que propusieron como parte del proceso.

“Por supuesto, queríamos ganar,” dijo Maria Ríos, coordinadora del proyecto de Asunción. “Pero una de las recompensas más grandes por participar en el Mayors Challenge fue el empuje que nos dio para pensar en nuevas maneras de cómo podemos mejorar las vidas de nuestros residentes. Esa inspiración se quedó con nosotros después de la competición.”

Rios es una de las representantes de nueve ciudades finalistas que se están sumando a los líderes de las ciudades ganadoras en Santiago, Chile, esta semana. La convocatoria, que es parte del apoyo continuo de Bloomberg Philanthropies, incluye talleres de desarrollo, intercambio de idas, y un vistazo a algunos de los proyectos ya en marcha — incluyendo estas ciudades finalistas:

Asunción, Paraguay

Uno de los mayores impedimentos para el progreso en Asunción, Paraguay, una ciudad de medio millón de habitantes en el centro del país, es que los líderes municipales carecen de suficiente información para garantizar que los recursos del gobierno estén dirigidos a las necesidades de los ciudadanos. “No era nuestra costumbre usar datos para tomar decisiones y definir prioridades,” explicó Patricia Lima Pereira, coordinadora de planificación en el área social. De hecho, la información más actualizada que la ciudad tenía era de un censo realizado hace más de 15 años. “Estábamos manejando una ciudad sin números,” agregó Lima.

El plan de la ciudad, “Asunción Cuenta Contigo”, es lograr que los miembros de la comunidad recopilen datos sobre ellos y su comunidad, creando un grupo de ciudadanos científicos. Uno de los primeros pasos en el programa fue organizar voluntarios para recorrer los barrios devastados por las recientes inundaciones para aprender cómo la ciudad podría preparar mejor a los residentes ante futuros incidentes. Como resultado de estas conversaciones, Lima dijo que los líderes de la ciudad se dieron cuenta de que muchos de sus residentes que están en mayor riesgo son analfabetos y no están recibiendo — o no pueden leer — alertas sobre tormentas pendientes e información sobre los servicios de la ciudad.

Próximamente, Asunción planea lanzar un censo comunitario con el objetivo de utilizar esta información para entallar los gastos de la ciudad en programas sociales con resultados mesurables.

Estación Central, Chile

Como muchos otros países alrededor del mundo, Chile está luchando por encontrar maneras de apoyar a un número cada vez más alto de inmigrantes. En los últimos años, el sistema político estable del país y la economía en crecimiento lo han convertido en un nuevo hogar atractivo para muchos, especialmente para los haitianos, con un número estimado de 200 que llegan al país todos los días. En lugar de esperar soluciones federales para ayudar a sus nuevos residentes, los líderes en Estación Central, una ciudad de aproximadamente 150,000 en el área metropolitana de Santiago, están encontrando nuevas formas de ayudarlos a integrarse.

Su programa, “Red Glocal”, apunta a algunos de los obstáculos más severos para los inmigrantes, conectándolos con empleadores, creando espacios comunitarios, y simplemente proporcionándoles con detalles sobre su nueva ciudad y país.

“Esperamos iniciar una conversación en Chile sobre cómo podemos ayudar a los inmigrantes a incorporarse como miembros activos de nuestra sociedad,” dijo Pablo Vergara, socio director de Ciudad Color, un socio clave de la ciudad para Red Glocal.

Río de Janeiro, Brazil

En Río de Janeiro, Brasil, la carga de la desigualdad social recae particularmente en los residentes más jóvenes: La desnutrición impide el crecimiento de los niños; los padres sin educación pueden desconocer cómo preparar mejor a sus hijos para la escuela; y, en 2016, la tasa de mortalidad infantil fue de 12.7 por cada 1,000 habitantes, por encima de Argentina y casi el doble de la tasa nacional en Chile.

La raíz del problema no es la falta de atención, sino que muchos departamentos de la ciudad son responsables de los programas centrados en los niños de la ciudad. Como resultado, los programas no son tan eficientes y no están coordinados como deberían para evitar que los niños caigan en las grietas de la desigualdad social.

La solución de la ciudad, “Primeira Infância Carioca” (Primera Infancia Carioca), está creando un sistema centralizado que conectará todos los departamentos relevantes de la ciudad y ayudará a identificar las necesidades de todos los niños de la ciudad desde antes de nacer hasta los 6 años. El sistema permitirá a los profesionales ver toda la información relevante sobre cada niño en un solo lugar, y espera algún día poder enviar alertas cuando haya evidencia de que un niño necesita ayuda de parte de la ciudad. Si, por ejemplo, un médico se da cuenta de que un niño está desnutrido, el sistema alertará al departamento de la ciudad pertinente para que tome medidas necesarias.

“Saber que podemos hacer una gran diferencia en las vidas de estos niños y sus familias es lo que más nos entusiasma de este proyecto,” dijo Ana Carla Prado, gerente de integración gubernamental de Río de Janeiro. “El programa está enfocado no solo en el desarrollo del niño, sino también en la familia en general”, agregando que la ciudad planea que el programa ayude a reducir su tasa de mortalidad infantil a 9.5 por cada 1,000 residentes en los próximos dos años.

Estos finalistas son un recordatorio que el Mayors Challenge, una competición, va mucho más allá de ganar dinero como recompensa. La intención es alentar a todos los líderes de ciudades a que desarrollen soluciones creativas para satisfacer los desafíos más urgentes de sus comunidades, así como también urgir el apoyo por su trabajo, fortalecer las habilidades de los participantes, y establecer una red mundial de innovadores.

“Me inspira la energía y el entusiasmo de nuestros finalistas del Mayors Challenge,” dijo Anne Emig de Bloomberg Philanthropies. “Ofrecimos a todos los finalistas no ganadores apoyo profesional para desarrollar sus proyectos, y aquellos que aceptaron ya han demostrado un progreso verdaderamente impresionante. Estos finalistas proveen un recordatorio importante de que el liderazgo audaz es el verdadero motor de la innovación.”