RENACIENDO DEL RECICLAJE EN LAS CALLES DE BOGOTÁ

La directora dea Asociación de Recicladores de Bogotá, Nora Padilla hace parte de una
familia de recicladores en Bogotá, toda su vida ha escarbado las bolsas de basura en el sur
de la ciudad.
De este rebusque de basuras, Nora logró sacar adelante su estudio, pues allí encontró ropa,
zapatos y hasta cuadernos para ir a estudiar, luego mas entrada en el negocio se financió
elestudio.
Nora, es un ejemplo de millones que han salido adelante gracias a este trabajo que muchas
veces ha sido denigrado. En sus últimos años como directora de ARB, Nora se ha
encargado de enseñar a los que no saben también cómo ayudar.
Anexo la entrevista que el diario EL TIEMPO le realizó hace ya un tiempo:
¿Cree que estamos haciendo buen aprovechamiento de las basuras en la ciudad?
Estamos haciendo un mal manejo de las basuras y del reciclaje. Si se mira el relleno
sanitario de Doña Juana es un contaminador de aguas subterráneas, de aire, de aguas
superficiales como el río Bogotá. El manejo de las basuras que se viene realizando no es ni
tan técnico ni tan eficiente como se tendría que hacer.
¿Cuál es la principal falla?
La recolección se mira como un negocio y no como un servicio. Y la rentabilidad está en el
transporte de las basuras y no en otros sistemas como, por ejemplo, el tratamiento de los lixiviados y el reciclaje. Son procesos que requieren más recursos y tecnologías y por eso poco interesan.
¿Y cómo debería hacerse? Lo único que se viene haciendo es recoger las basuras y enterrarlas en un relleno. Se
necesita un manejo integral de los componentes del servicio y esto significa que debe incluir la separación de los residuos en las casas o en la fuente. Paulatinamente se deben establecer los sistemas de información a la comunidad, el tratamiento de lixiviados (el líquido producido por las basuras), el aprovechamiento del gas que generan las basuras y contar con un relleno adecuado. Pero poco de esto se ve.
¿Qué se debería hacer? Ahí tocamos un punto muy importante y es que la gente debe tomar conciencia de que si no hace una selección de los residuos orgánicos y reciclables en su casa, el impacto ambiental en el relleno Doña Juana va a ser mayor y su vida útil se acortará.
Que si no se recicla, todos vamos a sufrir económicamente: mientras más revuelta llegue la basura al relleno, más difícil y costosa va a resultar la recolección. Porque el tratamiento de la basura vale mucho y eso se paga en la tarifa

Qué opina del plan de reciclaje del Distrito?
Al menos ya empezaron con la estrategia. Aunque lo hicieron demorados y algo mal porque, creo, se requiere una campaña y una enseñanza a la comunidad mucho más agresiva. Ni le están llegando a la gente ni tienen listas las plantas de reciclaje. Tienen proyectadas cuatro plantas y el estudio de unos alemanes planteó que debían ser al menos seis. Nosotros creemos que se necesitan unas 10, porque la ciudad es grande, la población está creciendo y la cantidad de basuras también.
¿Y cómo debería ser la estrategia?
Hay que crear conciencia en la gente y acercarse más a ella con muchísima información. Se les debe enseñar que la separación de residuos no es un negocio extraordinario para recicladores y que por eso deberían pagarles. No. Separar los residuos debe mirarse como el sistema de aprovechamiento que nos evitará mayores problemas ambientales y económicos en el futuro. Nos conviene a todos.
¿Ustedes tienen propuestas para reciclaje?
Sí, pero la ruta selectiva y el proceso de reciclaje están en manos de los consorcios de
aseo. Sin embargo, sin importar quién recoja el material reciclable, la gente solo tiene que
hacer el esfuerzo de tomar las bolsas plásticas que les entregan en los supermercados y
poner en una talega los residuos orgánicos y en otra lo reciclable: papel, vidrios, botellas,
plásticos y metales. Incluso, pueden hacer separación en tres bolsas: la tercera para
depositar los residuos más contaminantes.
¿Ustedes tienen experiencias de reciclaje en la ciudad?
Sí. Hace cinco años las organizaciones de recicladores empezamos a hacerlo en varias
zonas de Bogotá, en calle 127, entre la carrera Séptima y la Autopista del Norte, en Ciudad
Salitre, Bosque Izquierdo y en algunas empresas.
Se les explicaba a las personas cómo hacerlo utilizando dos bolsas diferentes e
identificadas: una es para echar los residuos orgánicos y otra, para el material reciclable.
Ese proceso sigue y ellos han colocado en los depósitos de basura canecas que identifican
en cuál de ellas hay que depositar los dos tipos de residuos. Las diferencias con rótulos.
¿Hay otras formas para reciclar?
En el futuro tendrá que pensarse en algo parecido a lo que se hace en Portoalegre (Brasil) y es que se deberían poner contenedores especiales para el material reciclable y otros para los escombros, ubicados estratégicamente en distintos puntos de la ciudad. La ruta selectiva (de los reciclables) en unas zonas lo realiza allí directamente el municipio y en otras, las asociaciones de recicladores.
¿En últimas, que debe aprender la ciudadanía?

Que es fácil separar los residuos y debe cambiar su mentalidad, su cultura, y no pensar que al reciclar le está regalando la plata a otro o le está haciendo el trabajo de los recicladores.
No se debe mirar en que es un negocio y que al hacer la selección va a perder dinero.
Debe mirar más bien que el reciclaje es unbeneficio para la persona y para la ciudad.
Entonces, la tarea en una casa debe ser la de acostumbrarse a utilizar dos o tres bolsa para
la selección de los residuos.
¿Hay un plan para reciclar?
El programa de reciclaje, anunciado por la administración de Antanas Mockus hace más de tres años y contenido en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT), por ahora está 'crudo’.
Al menos, así lo piensa el concejal Fernando López (Cons). "No se ha fomentado la cultura
ciudadana para que aprenda a separar la basura; no se han implementado las plantas a
donde se llevarán los residuos y no está claro cuál será el destino final de ese material.
Todo está en el papel", aseguró.
Hace 15 días, dos de los cuatro consorcios de aseo (Atesa y Lime) anunciaron la ruta
selectiva y la fase informativa de las basuras reciclables. Pero ya más de un ciudadano está
rechazando el proceso y desconoce cómo funcionaría esa ruta selectiva.
Por el contrario, la directora de la Unidad Ejecutiva de Servicios Públicos (Uesp), Gloria
Lucía Ospina, declaró que "sí hay programa. Hemos venido trabajando en el engranaje del
sistema de reciclaje y esto incluye la campaña de separación en la fuente; la infraestructura,
que son los parques de reciclaje, a dónde se llevarán los residuos reciclables, y en la parte
técnica, la implementación de la ruta selectiva que harán los consorcios de aseo".
La Uesp tiene previsto invertir en el plan de reciclaje 16.500 millones de pesos, de los
cuales 15.000 millones serán para la construcción y dotación de los dos parques situados
en Engativá y Kennedy.
Bogotá es una ciudad que produce diariamente 5.500 toneladas. Ospina dijo que la meta de
la Administración es llegar a reciclar 600 toneladas diarias de residuos en los dos parques.
Por ahora, está decidido que la campaña masiva para reciclar empezará en tres meses y
que en agosto del 2007 todos los bogotanos ya estarán reciclando.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated BogotaAmbiental’s story.