Café Society (Woody Allen, 2016)

Café Society


Si algo se puede decir del trabajo de un director como Woody Allen es que rebosa, ante todo, personalidad. Todo su cine está revestido de un toque tan particular que es imposible no reconocer el sello de su autor en todas y cada una de sus películas. Esto, por supuesto, podemos tomarlo bien como una cualidad bien como un defecto. Eso lo dejo a criterio de cada uno. Lo que si está claro es que cuando entramos al cine sabemos de antemano lo que vamos a ver: personajes inseguros, diálogos punzantes, humor irónico y pesimismo existencial. Y ya sea por su talento o por su trayectoria (y, por qué no, el hecho de llamarse Woody Allen) hemos llegado a una situación en el que todo esto resulta difícil tomarlo no tanto como inmobilismo o falta de ideas sino como una decisión de estilo o (una vez más) un sello de autor.

El resto del artículo está publicado en http://www.nostagefright.net/cafe-society/