Y si me pongo a pensar…

La cantidad de libros que leí, la infinidad de veces que soñé despierta, la inmensidad de lágrimas que corrieron por mis mejillas, cientos de ilusiones que rompí, algunas personas a las que lastimé, peleas en las que me metí, dibujos que nunca empecé, discusiones que no terminé, trazos que no cerré, historias que no concluí o los cientos de cigarrillos que fumé, y que ya no fumaré, tristezas por las que pasé, o aquellos labios a los que besé, melancolía de lo que nunca viví, o la nostalgia de lo que no volverá…

NADA de eso hizo la diferencia.

NADA significó para mí.

El tiempo pasado se esfumó.

El presente es mejor.

Like what you read? Give Brenda Ochuzzi a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.