Atardecer

-Un día, ¡ví cómo el sol se ponía cuarenta y tres veces!
Y un poco más tarde añadías:
-¿Sabes?…cuando se está tan triste, a uno le gustan las puestas de sol.
-Tan triste estabas el da de las cuarenta y tres veces?
Pero el principito no respondió.

Like what you read? Give Suicide Sheep a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.