Libertad 2.0

Una de las cosas que más me llama la atención con relación al actuar diario de las personas es la LIBERTAD con que realizan sus actos, este concepto es uno de los más complejos y tal vez se encuentra en el ranking de los tres primeros con los de Amor y Dios. Hablar si existen o no sería entrar en un campo aún más complejo que solo definirlo, pero hacernos la pregunta, no nos quitara la belleza, ¿qué es la libertad?

Hace un tiempo atrás una profesora nos instó a tomar un sociólogo y/o libro para poder desarrollar un ensayo sobre el mismo, investigando y luego de tomar un café con un amigo sacerdote, me recomendó el libro “El miedo a la Libertad” de Erich Fromm.

En la primera parte de este material el divide la libertad en negativa y positiva, la primera se refiere a la emancipación de restricciones como convenciones sociales implantadas por otras personas o por la sociedad, y para obtener este tipo de libertad históricamente se ha tenido que luchar. Sin embargo, de acuerdo con Fromm, este tipo de libertad por sí sola puede ser una fuerza destructiva a menos de que esté acompañada por un elemento creativo que sería la libertad positiva. A su vez google me ha entregado 56.200.000 resultados en 0.36 segundos y tomando el primer concepto tenemos que es “la facultad y derecho de las personas para elegir de manera responsable su propia forma de actuar dentro de una sociedad”

Fromm habla de que si somos o no verdaderamente libres, y que cuando creemos serlo , nos invade el miedo y volvemos a buscar un patrón mental que nos diga que hacer y nos ordene el desorden que causo dicha libertad, es así como nació el Nazismo, y lo explica él mismo en su libro, haciendo un análisis y trasladando esto a los teclados, podremos observar que las personas se toman la libertad de expresarse como quieren, dejando de lado factores que puedan o no herir sensibilidades, destruyendo valores como la misma comunicación, entonces ¿Cuál es la interacción real de las personas con el mundo digital? La libertad, ¿Qué me permite? ¿Es real o una mentira creada por nosotros mismos?

Lindo debate se armaría entre las personas que no dejan sus redes un minuto, y las que no tienen una, o las que opinan sobre sus relaciones interpersonales detrás de un teléfono y las que creen en que sentarse y dialogar es 100 veces más productivo. Nadie niega que la misma libertad es desarrollo y prosperidad pero debe ser la libertad positiva “creativa” de la que habla Fromm porque si no estaríamos cambiando una cadena por otra.

La libertad 2.0 es la que vivimos hoy, la misma que compartimos y condicionamos muchas veces inconscientemente al qué dirán los demás, será que puedo enviar una foto a este grupo, o me la reservo para mí, digo algo o no, escribo o no, me animo o me cohíbo y espero. ¿Es esta una libertad digital o el concepto es simple falacia?

Tal vez un blog sobre libertad 2.0.1 podamos ver más adelante, con menos filosofía digital, y más enfocada en las redes o las conductas precisas de los consumidores, mientras tratemos de entender que estamos haciendo y si somos realmente libres. Hasta pronto!

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.