Estilos de vida sostenibles para ser más felices

¡Qué gusto saludarlos¡ Espero disfruten este artículo y, al final, lo compartan y comenten para continuar enriqueciendo la manera como podemos articular la sostenibilidad con la felicidad organizacional.

El ser humano encuentra la felicidad también cuando adopta estilos de vida y hábitos de consumo sostenibles, considerando el bienestar del ambiente y de las personas que lo rodean, y esto se extiende también al interior de una organización. En este sentido, a continuación comparto unas ideas simples que pueden implementarse en una organización, inspiradas en la sostenibilidad, para conseguir que la felicidad tuya y la de tus colaboradores aumente de manera integral:

1. Menos es más: tal como asegura Barry Schwartz en su libro “The Paradox of Choice”, cuando tenemos menos opciones para escoger frente a un producto, es posible que nuestra felicidad sea mayor al conseguirlo porque se reduce la frustración de no poder tener lo que ofrecen las demás opciones que no se pudieron escoger. Puede ser más impactante tener un programa de bienestar simple y fácil de entender por los colaboradores, pero, contundente y permanente, por ejemplo.

2. Cuida el ambiente físico de trabajo: considera en el diseño del espacio de trabajo el uso de la iluminación natural y artificial combinadas (con el consecuente ahorro de energía), vegetación en los espacios de trabajo (que ha demostrado mejorar la salud de las personas), mejores muebles que ofrezcan posiciones más saludables para las personas (que pueden reducir las incapacidades médicas) y los hábitos de vida sostenibles, como hacer ejercicio y consumir alimentos saludables. Esto no sólo beneficia al colaborador, sino al ambiente laboral de todos y, además, puede mejorar la productividad de la organización.

3. Consumo sostenible: ¿cómo lograr que los colaboradores se sientan satisfechos con lo que tienen? Considera esto: si quisieras saber si ya has consumido suficiente comida por un día, puedes utilizar estándares como los de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) frente al consumo de calorías recomendado por día. Sin embargo, ¿conoces un estándar para determinar un punto de referencia equivalente para el consumo de otros bienes como la ropa, los teléfonos móviles, los electrodomésticos, los juegos de videos, entre otros? No existen de manera estandarizada. Ser conscientes de esto te ayudará a mejorar la manera como tú y tus colaboradores consumen, para evitar que caigan en el consumismo y en la insatisfacción permanente (el consumismo lleva a sentirse constantemente insatisfechos con lo que se tiene, motivando a una persona a seguir comprando)

4. Colaboración y compartir: se ha comprobado que se puede conseguir mayor felicidad al dar que al recibir. Además, la colaboración ya ha demostrado ser “rentable” en la medida que permite que más personas consigan beneficios mientras el costo de las transacciones para lograrlos se reduce. ¿Qué incentivos tienes en tu organización para incentivar la colaboración entre tus empleados?

Hace años en una empresa en la que trabajé tenían un esquema de comisiones por ventas de proyectos en donde el líder del proyecto ganaba un porcentaje mayor de la comisión, pero el resto de los asesores ganaban también un porcentaje mejor)… es decir, el beneficio era colectivo, no individual.

Todo lo anterior se enmarca dentro del enfoque del ciclo de vida para entender mejor el desarrollo de nuevos productos para los colaboradores (dentro de los programas de bienestar laboral) Así como desde la sostenibilidad se evalúa lo que sucede con los bienes y servicios que una organización vende a un mercado externo, también hay que evaluarlo al interior en cuanto a un mercado (de colaboradores que reciben los bienes y servicios que su organización les ofrece) con exactamente las mismas características y requerimientos y comportamientos de oferta y demanda.

Considerando las herramientas para evaluar la sostenibilidad en la vida de los bienes y servicios que una organización ofrece a sus colaboradores, no sólo hay flujos de materia y energía en el desarrollo, consumo y posconsumo de los productos ofrecidos a los colaboradores, sino flujos de información también: esta información se ve evidenciada en sentimientos, motivaciones e ilusiones de todos y cada uno de los colaboradores; ¿cómo su organización está preparándose para capitalizar estos flujos de información sobre lo que las personas que trabajan con ustedes están sintiendo todos los días? ¿cómo pueden capitalizar las ilusiones que mueven a sus colaboradores a continuar trabajando cada día? ¿qué hace sentir autorrealizados a quienes trabajan contigo, de acuerdo a lo planteado por Abraham Maslow en su teoría de motivaciones humanas?

La sostenibilidad ofrece un soporte para conseguir la felicidad, y aún hay mucho por descubrir e innovar.

Lucas R. Ivorra Peñafort
Director Académico AISO (Academia Sostenibilidad)

descubrir e innovar.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.