Todo el mundo carga sus propias sombras

Todo el mundo carga con sus propias sombras, negras y espesas.

Caminan a paso lento, caminan sabiendo que lo mejor es resignarse y dar un paso a la vez, después tomar un respiro y seguir.

Alcanzar el martirio y alimentarnos todos los días del dolor está bien, pero buscar la forma de quitarnos tanto miedo está mal visto.

Like what you read? Give Andrea Camacho a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.