Volve a casa

Hoy 4 de agosto a las 13:40 me entere que encontraron el cuerpo semienterrado de una mujer, en la reserva Santa Catalina. Ojala no seas vos, Anahi. Ojala no sea nadie. Ojala que estes en algun lugar lindo tomando mates y escuchando música. Ojala todo sea una pesadilla y cuando abra los ojos vas a estar con tu familia. Yo no te conozco, vos no me conoces. Volve por favor, volve a casa.

Son las 15:00 y todavía sigo esperando que digan que no sos vos, estoy con el corazón en la boca, con lágrimas en mi mejillas. Por favor, Anahi, volve a casa.

Son las 16:11 y parece que el cuerpo que encontraron es el de una mujer mayor. Estoy esperanzada y triste al mismo tiempo. Esperanzada por el echo de que hay una posibilidad de que estés viva, pero la tristeza también me consume, la tristeza de que otra mujer haya sido asesinada. Una compañera menos. Así que, por favor, Anahi, volve a casa.

Son las 22:18 y hace dos horas me entere que esa mujer, la que estaba semienterrada, sos vos. No puedo contenerme y las ganas de llorar me inundan, pero no lo quiero hacer, no quiero llorar adelante de mis papas por una chica que no conocí, pero sin embargo siento como si hubiese perdido a una amiga, te llevaste un pedazo de mi. Se que hoy a la noche voy a llorar. Voy a llorar por vos y por todas las mujeres desaparecidas y/o asesinadas. Pero mañana, mañana me voy a parar. Me voy a parar a luchar por vos y por cada una de esas chicas. Mañana voy a romper todo para que se escuche el grito de NI UNA MENOS. Así que, por favor, Anahi, vola. Vola bien alto. Vola como el ángel que sos.