La reciente «primavera democrática» de los estudiantes universitarios evidencia la característica principal de las democracias actuales, cuál es la del permanente control ciudadano sobre las acciones del gobierno y de actores políticos relevantes. A decir de Cheresky «una decisión del gobierno puede suscitar, con o sin debate público, una reacción ciudadana virtual o explícita». Cada vez menos las protestas sociales, siguen caminos institucionales, mediante los partidos u organismos sociales, al contrario, esas reacciones ciudadanas, son cada vez más espontáneas, responden al libre sentir de una ciudadanía harta e indiferente a la clase política. La gesta de los jóvenes emociona en un país acostumbrado a la condescendencia y a agachar la cabeza frente a los abusos del poder de turno. Rezaba un cartel en la marcha de jóvenes: «nos quitaron tantas cosas, que hasta nos han quitado el miedo». La primavera democrática es realidad, los jóvenes nos mostraron que se puede.
Show your support

Clapping shows how much you appreciated Camilo Filártiga Callizo’s story.