Con la lluvia puedo crecer…

Cuando llueve siento que esta bien,

quedarse en casa sin hacer,

aunque en verdad,

me gusta leer mientras escucho la lluvia caer.

Y así es, la lluvia…

me deja tranquila y puedo ver

la versión más clara de mi ser.

La lluvia llega al alma y roza los pies,

pone rimas en papel,

limpia todo y se vuelve a nacer.