¡YA PASARÁ!

Por: Carlos Pérez Paz.

En diciembre del 2013 Michael Schumacher heptacampeón alemán de Formula 1 fue hospitalizado después de sufrir un grave accidente de esquí en la estación de Meribel (Francia), el médico confirmó que Schumacher presentaba un trauma cráneo encefálico y aseguró que el piloto por un largo tiempo no volverá a competir hasta alcanzar su recuperación.

Con frecuencia recibimos noticias y reportes desagradables que intentan frenar nuestros sueños y paralizar nuestras vidas. Jamás podríamos imaginarnos que un hombre que enfrentaba las competencias más extremas, veloces y peligrosas estuviera en la delgada línea que separa a la vida de la muerte en la sala de emergencias del hospital, por un grave accidente totalmente ajeno a su profesión.

Sin embargo ahí están aquellas pruebas difíciles o adversidades que uno no las espera ni las pide que vengan a interrumpir nuestro caminar. Se presentan. en el momento menos pensado, como si pudieran controlar el ritmo de la vida deliberadamente. Aniquilando de repente aquellos sueños, llevándonos a pensar que no existe esperanza o que jamás podríamos salir victoriosos en la batalla de la vida; muchos incluso llegan al punto de la depresión y terminan en el suicidio.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) instó a todos los países a que eleven sus esfuerzos en la prevención de suicidios, pues las cifras son alarmantes, además destacó que el suicidio es la segunda causa de muerte entre los jóvenes de 15 a 29 años en todo el mundo y que cada 40 segundos, una persona se quita la vida en algún lugar del planeta.

Ahora mismo tu puedes estar en medio de una estación donde seguramente piensas que no existe solución: un reporte médico negativo, una llamada que comunicaba una mala noticia, una perdida de año o semestre, un embarazo no deseado, la pérdida de un ser querido, una decepción amorosa, una deuda que no se puede cancelar, una traición, la ausencia de tus padres, temores, debilidades, fracasos, en fin etapas momentáneas que se parecen a aquella interminable noche oscura.

Según especialistas la presión de los momentos difíciles y los estados de depresión se incrementan y son más notorios al creer que estamos solos o pensamos que nadie nos puede entender lo que estamos viviendo. Sentimos que no tenemos el apoyo necesario, que nuestra vida no tiene valor ni sentido o tal vez que vamos a ser juzgados duramente por la sociedad y eso nos lleva a no buscar ayuda y a guardar silencio.

Hoy te quiero decir que esos problemas que estas atravesando, son momentáneos pronto pasaran. Tú no estás solo o sola en este camino, la luz del día esta por brillar sobre tu vida y tu dificultad pasará, este es el mejor momento para buscar, creer y confiar en que Dios siempre está a tu lado y no te abandonará él es quien te da la fuerza, el valor y él coraje que necesitas para salir victorioso o victoriosa de tu prueba sin perder la fe.

«Cuando pases por aguas profundas, yo estaré contigo. Cuando pases por ríos de dificultad, no te ahogarás. Cuando pases por el fuego de la opresión, no te quemarás; las llamas no te consumirán». (Isaías 43:2 NTV)

En este momento tu no estás solo o sola, esta situación que enfrentas ¡ya pasará!.

____________

Prohibida la publicación total o parcial de este artículo sin previa autorización del autor.

http://www.twitter.com/CarlosPerezPaz

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Carlos Pérez Paz’s story.