16 ideas sobre la transformación de los medios y una tienda bio.

¿Qué hace al periodismo bueno, bonito…y rentable en 2017? No hay respuesta. La historia de los medios ha terminado siendo la historia de los intentos por mantenerse de periódicos, emisoras de radio, cadenas de televisión, incluso “viejos” medios digitales. Estas son algunas conclusiones tras un mes de lecturas, conversaciones y visitas a medios europeos.

  • No hay proceso de transformación digital perfecto, son dolorosos y difíciles en todos los casos, aunque algunos tengan más glamour.
  • La tecnología va más rápido de lo que podemos aprender tanto periodistas como usuarios.
  • Uno de los grandes retos: el vídeo: sus formatos, su comportamiento, su distribución, su identidad, sus posibilidades para el negocio.
  • No hay mejor inversión que un equipo de vídeo donde se rocen periodistas veteranos con editores expertos en After Effects e infografistas.
  • SÍ, la palabra escrita es una base esencial del conocimiento y el aprendizaje. NO, no es el único soporte para el buen periodismo.
  • Las nuevas narrativas periodísticas no consisten en un volcado de los textos de una edición en papel. Nacen de un proceso de reflexión en equipo, un ejercicio que muchos ortodoxos del periodismo clásico no se atreven a realizar porque les obliga a cuestionar su propio “savoir faire” y eso, con algunos años, da vértigo y miedo. Y sin embargo, sin periodismo de siempre no habrá buen periodismo en el futuro.
  • Sí, las redes sociales le han dado la vuelta a todo este negocio. Algunos están más preocupados o son más conscientes que otros.
  • El periodismo bueno está allá donde queramos colocarlo: un relato de fotos, una historia de Instagram o Snapchat, un tuit infográfico del equipo de datos o en el enlace a un buen texto de dos mil palabras.
  • Los medios que están avanzando más rápidamente son aquellos que aprenden a segmentar y a crear sinergias entre profesionales de distintos departamentos, edades, procedencias, experiencias y formatos.
  • Cada noticia, un lenguaje, un formato, un canal de distribución y un entorno de comercialización.
  • #Formación#Formación#Formación#Formación#Formación#Formación#Formación#Formación#Formación#Formación#Formación#Formación#Formación#
  • ¿Podrías contar la historia reciente del mundo sin citar una sola vez las redes sociales?
  • Las dos tareas más provechosas que un periodista puede hacer en redes sociales y NO son contar u opinar : escuchar y verificar.
  • ¿Qué significa escuchar? Asumir que el lector, el oyente al espectador ya no es tu cliente: es tu “socio” porque sois parte de la misma comunidad. La comunicación es un diálogo permanente. Un “me gusta”, un comentario en un texto, el enlace que envíamos a nuestra prima por Whatsapp son fragmentos de esta comunicación continua, la que nos permite conocernos mejor. A los periodistas nos han quitado el púlpito pero nos ofrecen el mejor marco para ser realmente un servicio público.
  • No hay mejor noticia para un país que sus grandes intelectuales abiertos a una nueva era de la cultura y la comunicación. La peor noticia: que la ignorancia, el miedo y la soberbia frenen el trasvase del talento hacia el entorno digital.
  • Los procesos de transformación son posibles sólo con impulsos en las dos direcciones: de arriba hacia abajo, con líderes que sean capaces de diseñar, convencer y divulgar. De abajo hacia arriba con profesionales entusiastas con moral de combate y dispuestos a asumir que parte de su trabajo será un completo fracaso porque lo que funciona un día, ya no vale para el día siguiente.

Moraleja: si quieres una vida tranquila y un empleo estable, abre una tienda bio. (Pero esto del periodismo es más divertido)