La sabiduría de una Renta Básica Universal

Proyecto Karnayna
Feb 25, 2018 · 8 min read

Escrito por Johnny Hugill y Matija Franklin y publicado en Behavioral Scientist el 19 de octubre de 2017

Este verano, el The Wall Street Journal publicó un artículo afirmando que una renta básica universal sería un “desastre” para la sociedad estadounidense. La advertencia del autor fue clara: “cada vez más, los jóvenes desempleados se contentan con quedarse en casa jugando videojuegos”.

¿Por qué, entonces, deberíamos financiar los hábitos de juego de los perezosos millennials con pagas de bienestar incondicionales? Este tipo de objeción no es nueva; una rápida búsqueda en Google mostrará que la renta básica universal ha sido descrita por sus críticos como “inconstitucional”, una “ficción utópica”, “idea terrible”, y tal vez lo peor de todo, “totalitarismo corporativista”.

Para aquellos que se han perdido este debate político en particular, una renta básica universal (RBU) es una forma de seguridad social que garantizaría el pago incondicional y automático de un ingreso estandarizado para todas las personas que califiquen. Está bien; a todo el mundo se pagaría la misma disposición de seguridad social, en efectivo, sin importar quiénes sean. Ricos, pobres, parados, casados, solteros, jóvenes o viejos; todo el mundo tendría derecho a los mismos beneficios mensuales.

Aunque ningún país ha adoptado un RBU completa, Finlandia ha puesto en marcha el mayor experimento piloto sobre la RBU de Europa en enero de 2017. Durante un período de dos años, 2.000 ciudadanos finlandeses recibirán un pago automático mensual de € 560 ($ 668, o £515). Se están poniendo en marcha pilotos similares en Barcelona (España), Utrecht (Holanda), Glasgow (Escocia), Ontario (Canadá) y Oakland (Estados Unidos).

Los argumentos a favor de la RBU son diversos ideológicamente y provienen de todo el espectro político. Algunos argumentan que la RBU eliminaría la pobreza, otros que quitaría el poder a los gobiernos y lo devolvería a los individuos y a las comunidades, mientras que otros afirman que una RBU redefiniría las relaciones de poder en los mercados de trabajo precarios, para hacer el empleo casi voluntario. Más recientemente, la RBU se ha propuesto como solución a la crisis de desempleo que inevitablemente resultará del aumento de la creciente automatización.

No se puede negar que RBU es una idea política radical. No es de extrañar que desde su llegada a la agenda política general, a menudo se haya encontrado con una mirada incrédula. Las réplicas escépticas clásicas incluyen: “¿Eso no desincentivará a la gente a trabajar?”, “¿Eso no fomenta la pereza?” Y “¿Cómo podríamos financiar un programa de asistencia social como ese?”.

La investigación muestra que una RBU podría, de hecho, producir ciudadanos más motivados y más felices, y mejorar los niveles de confianza y cooperación entre ellos.

Estas objeciones, para su credibilidad, parecen ser serias. Lo suficientemente serias, de ser ciertas, como para que la RBU sea descartada como otra fantasía política utópica. Sin embargo, antes de renunciar a RBU, decidimos inspeccionar algunas de estas afirmaciones psicológicas con más cuidado. Lo que encontramos es que muchas de las suposiciones que informan estas objeciones resultan ser empíricamente falsas. La investigación muestra que una RBU podría, de hecho, producir ciudadanos más motivados y más felices, y mejorar los niveles de confianza y cooperación entre ellos.

¿Los críticos de la RBU tienen derecho a predecir un futuro marcado por la pereza y los videojuegos? La respuesta corta es no. La preocupación es que las personas que reciban la RBU tendrán menos incentivos para trabajar o encontrar trabajo, porque recibirán suficiente dinero para vivir con una digna calidad de vida.

Hay varios problemas con este argumento. En primer lugar, como describió Abraham Maslow, las personas tienen necesidades de orden superior, tales como la pertenencia social, la autoestima y la auto-realización que no pueden ser cumplidas únicamente mediante la recepción regular de una renta básica. Esto explica por qué los datos de comportamiento de los estudios piloto sobre RBU en la India y Namibia han mostrado un incremento en las horas trabajadas y el emprendimiento.

Además, una RBU probablemente daría a la gente la seguridad financiera para ser más creativa y menos reacia al riesgo con sus proyectos empresariales; algo que es, por supuesto, importante para la vitalidad de cualquier economía.

Además, una RBU, por definición, en realidad eliminaría realmente uno de los principales incentivos existentes por no trabajar: los beneficios por desempleo, que se pagan específicamente a los ciudadanos desempleados. En Estados Unidos, las prestaciones por desempleo por lo general equivale a un 40–50 por ciento del salario mensual anterior de un individuo antes del desempleo. Una RBU eliminaría este incentivo para no trabajar. En la medida en que se pagaría incondicionalmente, no habría ningún incentivo de subsidio adicional para optar por el desempleo por encima del trabajo.

A continuación, la evidencia parece sugerir que una RBU podría hacernos a todos más felices. De hecho, las tres características que definen la RBU — universalidad, basicidad e ingreso — han sido relacionadas con un mayor bienestar subjetivo.

Una RBU probablemente nos haría más felices, y existe una fuerte evidencia que sugiere que el bienestar subjetivo de un individuo es importante para su productividad.

La RBU es universal: cada ciudadano recibe la misma cantidad de ingresos. La RBU, entonces, promovería la igualdad financiera real mediante la eliminación de las trampas de pobreza, promoviendo un mayor acceso a empleos actualmente exclusivos y mejorando los estándares de empleo. Es importante destacar que los estudios han encontrado una relación positiva entre el bienestar subjetivo de una población y la igualdad económica percibida. Esto significa que una política de bienestar que trate a los ciudadanos como iguales financieros probablemente aumentaría los niveles generales de bienestar subjetivo de un país.

La RBU es básica: proporciona lo suficiente para que la gente satisfaga sus necesidades fisiológicas básicas, tales como alimentos, agua, saneamiento, refugio y ropa. Curiosamente, mientras que los estudios han demostrado que existe una fuerte correlación entre ingresos y bienestar subjetivo en grupos de bajos ingresos, este efecto disminuye fuertemente en grupos de altos ingresos. Una RBU, en la medida en que cubre solo las necesidades básicas de un individuo, logra que esta relación sea correcta. Cubre las disposiciones básicas, pero no gasta grandes sumas en prestaciones sociales que solo hacen felices a los beneficiarios.

Finalmente, la RBU proporcionaría a sus ciudadanos ingresos libres de la intervención del gobierno. Un estudio comparativo entre países sugiere que los niveles de “elección libre” financiera percibida están asociados positivamente con el bienestar subjetivo. Los países con políticas económicas no intervencionistas como la RBU, que promueven la libertad de elección del público, tienden a tener mayores niveles medios de bienestar subjetivo individual.

Por lo tanto, una RBU probablemente nos haría más felices, y hay una fuerte evidencia que sugiere que el bienestar subjetivo de un individuo es importante para su productividad. Un meta-análisis encontró que los individuos con alto bienestar subjetivo tienen más éxito en múltiples ámbitos de la vida, como la amistad, los ingresos, el matrimonio, la salud y, lo que es más importante, el rendimiento laboral. Otros estudios han encontrado que un mayor bienestar emocional y físico aumenta la productividad de los trabajadores. Todo esto sugiere que la RBU tiene el potencial de aumentar el bienestar subjetivo de un país, y, al hacerlo, también podría aumentar la productividad de sus ciudadanos.

Finalmente, una RBU probablemente constituiría una sociedad más inclusiva y cooperativa. En primer lugar, sería muy útil reducir el estigma social asociado con la aceptación de la seguridad social. El estigma de la beneficencia es un problema real. Por ejemplo, los investigadores de la Universidad de Kent corrieron pequeños grupos de enfoque entre los 2.423 demandantes de beneficencia en el Reino Unido y encontraron que el 46 por ciento de los participantes que habían tenido el estigma institucional, un estigma que resulta del proceso de reclamar beneficencia. Curiosamente, la investigación social de Alemania ha encontrado que cuando se receptores de asistencia social en paro son reclasificados como ‘jubilados’, en lugar de ‘desempleados’, los informes sobre la estigmatización disminuyen en declive y los receptores informan de que se sienten significativamente más felices.

Este tipo de resultados tienen implicaciones profundas para RBU como un vehículo para la recategorización social masiuva. Con la concesión a todo el mundo de un ingreso incondicional, la RBU aliviaría las divisiones sociales causadas ​​por la estigmatización de los sistemas de bienestar con comprobación de recursos existentes, ya que, en efecto, todos los beneficiarios de asistencia social serían reclasificados de ‘estigmatizados’ a ‘normales’.

No una ficción utópica; sino más bien, una herramienta política inteligente basada en la evidencia.

Esto es particularmente importante porque la investigación socioeconómica se ha encontrado que existe una correlación entre la desigualdad social y la confianza, así como otras medidas de capital social, como la cooperación. Por ejemplo, en su conocido libro The Spirit Level (Hay traducción: Desigualdad: Un análisis de la (in)felicidad colectiva), Kate Pickett y Richard Wilkinson encontraron que hay una fuerte correlación entre el porcentaje de personas en un país que están de acuerdo con la afirmación “Se puede confiar en la mayoría de las personas”, y los niveles de la igualdad de ingresos en ese país. Los niveles de confianza registrados fueron más altos en países con una gran equivalencia económica, como Suecia y Dinamarca, y los más bajos en países con niveles más bajos de igualdad financiera, como Portugal y Singapur.

¿Cómo se relaciona esto con RBU? En primer lugar, los efectos de desestigmatización de la RBU ayudarían a crear una sociedad de percibidos como iguales, con menos divisiones impuestas por el gobierno. Por otra parte, RBU promovería la igualdad financiera real y el aumento de la percepción pública de la igualdad. Todo esto nos da una buena razón para pensar que una RBU nos haría sentirnos más social y económicamente iguales, y como resultado, más dispuestos a la confianza mutua.

Cualquier responsable de políticas que se preocupe por mejorar el capital social (que todos deberían tener) debe tomar nota de cómo un sistema de bienestar universal podría hacernos más confiados y de cooperativos. En pocas palabras, una sociedad más inclusiva es una sociedad mejor.

Por supuesto, una RBU tendría un profundo impacto en el comportamiento a nivel individual y social. A pesar de lo que los promotores del miedo pueden predecir, las ayudas incondicionales en efectivo no nos obligarían a dejar de trabajar y conectar la Xbox. Mucho más probable es que una RBU podría producir sociedades más abiertas con menos estigmatización, mayor capital social, y ciudadanos, más felices y mejor motivados. No una ficción utópica; sino más bien, una herramienta política inteligente basada en la evidencia, que podría ser crucial para resolver nuestro problema de empleo en el futuro.


Johnny Hugill es un estudiante de doctorado de filosofía en la Universidad de Cambridge. Se investiga la confianza, la cooperación y las convenciones y prácticas de grupo. Actualmente está trabajando con la Sociedad Wilberforce para entender cómo penetraciones del comportamiento puede ayudar a promover la igualdad de género.


Matija Franklin es un estudiante graduado de psicología de la Universidad de Cambridge. Se investiga la cooperación, toma de decisiones, la psicología del consumidor, y empujar la teoría. Actualmente está trabajando con el Grupo de Investigación Política y el Programa de Investigador junior y es el director de las ideas en la Sociedad Wilberforce.


Lectura adicional y recursos

  • Hetschko, C., Knabe, A. & Schöb, R. (2012). Identity and wellbeing: How retiring makes the unemployed happier. VoxEU.org (The Centre for Economic Policy Research). (Enlace)
  • Pickett, K. & Wilkinson, R. (2010). The Spirit Level: Why Equality is Better for Everyone. London, UK: Penguin. (Enlace)
  • Howell, R. T., & Howell, C. J. (2008). The relation of economic status to subjective well-being in developing countries: a meta-analysis. Psychological bulletin, 134(4), 536. (Enlace)
  • Diener, E., & Biswas-Diener, R. (2002). Will money increase subjective well-being? Social Indicators Research, 57(2), 119–169. (Enlace)

Proyecto Karnayna

Written by

Traducciones para aclararse sobre cuestiones de género [de los hombres] y temas relacionados. #i2

Welcome to a place where words matter. On Medium, smart voices and original ideas take center stage - with no ads in sight. Watch
Follow all the topics you care about, and we’ll deliver the best stories for you to your homepage and inbox. Explore
Get unlimited access to the best stories on Medium — and support writers while you’re at it. Just $5/month. Upgrade