Teniendo en cuenta la hipótesis de la desechabilidad masculina

Proyecto Karnayna
Jun 6 · 9 min read

Maria Kouloglou

En su análisis “Women and Genocide in Rwanda” (Mujeres y genocidio en Ruanda”, la expolítica ruandesa Aloysia Inyumba declaró que “el genocidio en Ruanda es una tragedia de gran alcance que ha afectado especialmente a las mujeres. Ahora ellas comprenden el 70 por ciento de la población, ya que el genocidio exterminó principalmente a la población masculina”.

En un discurso pronunciado en 1998 antes de una conferencia sobre violencia doméstica en El Salvador, la exsenadora y secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, dijo que “las mujeres siempre han sido las principales víctimas de la guerra. Las mujeres pierden a sus esposos, a sus padres, a sus hijos en combate”.

Estas declaraciones son ilustrativas de una tendencia más amplia de la “desechabilidad masculina”.


¿Qué es la desechabilidad masculina?

Un estudio de 2016 publicado en Social Psychological and Personality Science encontró que la gente está más dispuestas a sacrificar a los hombres que a las mujeres en un momento de crisis y que está más dispuesta a infligir daño a los hombres que a las mujeres. En 2017, un intento de replicar el experimento de Milgram en Polonia proporcionó alguna evidencia (no concluyente) de que las personas están más dispuestas a aplicar descargas eléctricas severas a los hombres que a las mujeres:

“Vale la pena comentar”, escriben los autores, “que aunque el número de personas que se niegan a cumplir las órdenes del experimentador fue tres veces mayor cuando el estudiante [la persona que recibía el “shock”] era una mujer, el pequeño tamaño de la muestra no nos permite sacar conclusiones firmes”.

Un estudio de 2000 encontró que entre las muertes por atropello, los conductores que matan a mujeres tienden a recibir sentencias más largas que los conductores que matan a hombres. Otro estudio encontró que, en Texas, en 1991, los delincuentes que victimizaron a las mujeres recibieron sentencias más largas que los que victimizaron a los hombres. Hay al menos alguna evidencia de que “las mujeres y los niños primero” es un principio que aún se utiliza durante los esfuerzos de rescate en zonas de desastre natural. Algunos científicos sociales también han señalado que es más probable que los medios se enfoquen en las víctimas femeninas que en las víctimas masculinas. Esto es especialmente cierto cuando las víctimas son mujeres blancas.

Es interesante considerar lo anterior a la luz de lo siguiente: los hombres tienen más probabilidades de ser asesinados que las mujeres y, en algunos casos, son más propensos a ser agredidos físicamente . En la mayoría de los países, los hombres tienen más probabilidades de morir a causa del suicidio , son más propensos a quedarse sin hogar, tienen más probabilidades de ser asesinados por la policía y es más probable que trabajen en trabajos peligrosos. Algunos países también criminalizan específicamente la homosexualidad masculina, y los homosexuales masculinos parecen ser más propensos a ser víctimas de delitos de odio. La violación en tiempos de guerra y el abuso sexual a los hombres también se cree que son más frecuentes de lo que cree la mayoría de la gente.

IMAGEN: 1 de cada 4 sin techo son mujeres TUIT: Es una forma extraña de decir que el 75% de las personas sin hogar son hombres. #igualdad #lógicafeminista

A pesar de todo esto, los medios de comunicación parecen centrarse de manera abrumadora en la violencia contra las mujeres y se han fundado organizaciones y movimientos internacionales enteros para poner fin a la violencia contra las mujeres y las niñas. Será increíblemente difícil encontrar recursos similares cuando se trata de poner fin a la violencia contra los hombres. Por supuesto, todo esto no significa que los hombres siempre sean más desechables que las mujeres. De hecho, existen circunstancias en las que las mujeres son tratadas como más desechables, como el aborto desproporcionado de fetos femeninos en países como China e India. Sin embargo, aunque esto complica la hipótesis de desechabilidad masculina, no la invalida.


¿Por qué a menudo se ignora la violencia contra los hombres?

Un argumento relacionado sostiene que, dado que los hombres suelen ser víctimas de otros hombres, es menos importante que la violencia infligida a hombres y mujeres de manera arbitraria. Por alguna razón, esto no se considera violencia “de género”, porque se supone que los hombres no pueden atacar a otros hombres por ser hombres. Esta línea de pensamiento es altamente insatisfactoria. Los hombres tienden a ser bastante competitivos con otros hombres y hay al menos alguna evidencia de que a las mujeres tienen más preferencia por las mujeres que por los hombres. Cuando un hombre viola o castra a un enemigo durante la guerra, no es solo un acto aleatorio de violencia, es un ataque directo a su masculinidad.

Una tercera excusa, generalmente no explícitamente declarada pero fuertemente implícita, es que los hombres de alguna manera “merecen” ser victimizados. Después de todo, si los hombres son la mayoría de los perpetradores, entonces es de alguna manera que prueban su propia medicina. En un post de 2004 sobre la violencia en y alrededor de la ciudad fronteriza mexicana de Ciudad Juárez, el politólogo Adam Jones citó un artículo de Debbie Nathan en el Observador de Texas de la siguiente manera: los cuerpos son. [Pero] pocos parecen sorprendidos, mucho menos indignados, por esta carnicería de hombre a hombre”. A partir de los argumentos anteriores, Jones continuó:

El modo de operar estándar en el academicismo y activismo feministas dicta que, cuando un fenómeno social complejo como el asesinato se trae a discusión, hay que seguir ciertas reglas. Por decirlo brevemente, los temas que evoquen preocupación y empatía con respecto a las mujeres — en este caso, el agudo incremento de las tasas de asesinatos de mujeres en Ciudad Juárez — se deben separar cuidadosamente y habrán de exponerse de manera aislada. La información que amenace con equilibrar o contextualizar el cuadro, quizá en detrimento del énfasis que se ponga en las víctimas femeninas, debe desatenderse o suprimirse. De ahí la invisibilidad de nueve décimas de los asesinatos en Ciudad Juárez.

[…]

La estrategia feminista refleja — y explota — convicciones culturales con respecto a los varones que son casi universales. Se los ve como víctimas “naturales” de los homicidios por dos razones principales. En parte, esto obedece a que en la mayoría de los casos los asesinos de varones son también varones — y todos sabemos que “boys will be boys”. Por otro lado, se considera a los hombres como víctimas que propiciaron la violencia.

En otras palabras, los hombres son generalmente percibidos como responsables de su propia victimización en algún nivel. Por otro lado, las mujeres son percibidas en gran medida como inocentes, por lo que la violencia cometida contra ellas es un delito más grave. Esto es simplemente una doctrina de culpa y castigo colectivos.


¿Cuales son las causas?

Los teóricos sociales podrían argumentar que la sociedad espera que los hombres sean más resistentes y autosuficientes, por lo que a menudo se los considera víctimas menores. Las mujeres, por otro lado, son percibidas como comparativamente débiles y vulnerables y, por lo tanto, como más necesitadas de protección, de la misma manera que los adultos se sienten protectores de los niños. Sin embargo, las feministas no dudarían en contestar que esta actitud es simplemente la evidencia de sexismo benevolente e infantilización de las mujeres.

Otros especulan que los humanos, especialmente los varones, evolucionaron para ser más protectores con las mujeres. Al menos un estudio realizado por psicólogos evolucionistas ha encontrado que los hombres están más dispuestos a tomar la decisión anti-utilitarista de dejar morir a tres miembros del mismo sexo para salvar a un miembro del sexo opuesto, especialmente cuando hay menos potenciales parejas sexuales. Esto sugiere que la disposición de los hombres a sacrificar a los hombres para salvar a las mujeres puede estar vinculada a su necesidad de éxito sexual y reproductivo. El científico David Brin sostiene que las mujeres en muchos aspectos se parecen físicamente a los niños más que los hombres (neotenia) y que evolucionaron de esa manera para inspirar impulsos de protección en los hombres. Sin embargo, esto no explica los hallazgos de otros estudios lo que sugiere que las mujeres también están más dispuestas a sacrificar a los hombres. Otra posible explicación es que tanto los hombres como las mujeres evolucionaron para ser protectores de las mujeres porque un hombre puede impregnar a varias mujeres, mientras que una mujer generalmente solo tendrá un hijo a la vez, por lo que es lógico que las sociedades mantengan a las mujeres seguras para que puedan reproducirse.

Es difícil decir qué teoría es más precisa o si todas tienen alguna base en la verdad. Sorprendentemente, hay poca investigación sobre el tema. La investigación de víctimas masculinas no es convincente precisamente porque los hombres son “víctimas menores” desechables y la desechabilidad masculina tiende a ser reforzada por esta tendencia a ignorar el fenómeno.


¿Es posible eliminar la desechabilidad masculina?


¿Qué significa la desechabilidad masculina para el feminismo?

Sin embargo, generalizar acerca de toda la teoría feminista de esta manera sería injusto. Muchas feministas prominentes, como bell hooks, han argumentado que lo que ellas llaman “patriarcado” puede ser perjudicial para los hombres. Las feministas también suelen aceptar que las víctimas masculinas de abuso sexual pueden ser marginadas por las normas de género a las que se oponen. Las actitudes feministas hacia los problemas masculinos están lejos de ser perfectas y las críticas de los activistas por los derechos de los hombres al feminismo. No carecen de mérito. Pero creo que es posible y necesario encontrar algunos puntos en común. Es difícil argumentar que el feminismo no es necesario cuando se observa la victimización y la opresión de las mujeres en todo el mundo. Sin embargo, la opresión no es un asunto de suma cero: abordar la opresión de las mujeres no requiere que ignoremos la victimización de los hombres.


Maria Kouloglou es estudiante de sociología con interés en los derechos de las mujeres y los hombres. Puedes seguirla en Twitter @MairGr


Fuente: Quillette


Proyecto Karnayna

Written by

Algunas traducciones sobre cuestiones de género y alguna otra cosa. Contemplación de la naturaleza como obra de arte. #i2