Noche

III

Me dispondré a hacer analogías sobre ti. Buscaré hacer analogías sobre las cosas más bellas y tú…

Hablemos esta vez, entonces de ti, y de la noche.

Hablaré de la noche (de ti).

En la noche suceden las cosas mas fascinantes, sobre todo, porque en la noche, no cualquiera permanece despierto para observar.

Eres noche, con tu ambiente taciturno, con tus silencios y tus ruidos nocturnos.

En tu oscuridad se respira paz y armonía.

La noche, para tomar un café cargado de ilusiones o decepciones.

Para leer un libro de poesía o de terror. Para amarse con la piel haciendo el amor. Para dormir y si se tiene suerte; seguir durmiendo, hasta que sea medio día, hasta que la cama se canse de tu cuerpo.

Para escribir; escribir sobre ti, por ejemplo.

Tú como la noche, tienes un lienzo entero sobre tu oscuridad, sobre tu piel llena de estrellas, para manifestarte sobre el cielo nocturno.

Tu noche saca secretos invisibles para el día, tu firmamento estrellado, tus constelaciones.

Sombra y abrigo del día, descanso de la luz solar. Dilatas las pupilas, obligas al ojo a enfocar más y percibir mayor luz, con tu oscuridad.

Tu densa y nocturna oscuridad penetra en el ambiente que respira un mortal.

Diáfana manera pasional y lasciva de inducir a quererte, inducir el desearte,

solo yo entiendo cómo demonios sucedes de esta forma…

Construiré un ritual alrededor de ti, al respirar tu noche, conocer y caminar en los senderos de tu oscuridad, dormir y desvelar mi alma, en tu noche.

Tú, como la delicia del café.

Tú, como el imponente mar.

Tú, como la taciturna noche.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.