Razones como tú


Suelo imaginar el firmamento sin ti, intentando encontrar alguna razón para desprenderte, desprenderme de ti.

Y es entonces cuando desencadena alevosamente mi cabeza un sinfín de razones para adjudicarte.

Razones no todas a tu favor, no todas a mi favor, no todas tan realistas ni tan etéreas como yo quisiera.

Pero es que razones como «tú» complican, sí, hasta los versos mismos de este intento de poesía.

«Tú» eres la razón para no inhalar o exhalar el ambiente taciturno.

La razón misma eres «tú», escondida entre sabanas, cautelosa, inmarcesible, tan pura, tan lasciva.

Eres la razón misma que confina a la sombra mi esperanza, contribuye a la nostalgia misma de mi ayer.

Por razones como “tú”, es que quiero huir de esta vida, de esta fría y loca vida.

Por razones como “tú”, puedo decir que he aprendido a cerrar ciclos.

Por razones como “tú”, descubrí la resiliencia.

Por razones como “tú”, empecé a amar las catarsis.

Por razones como “tú” es que también me aferro, sin miedo, no a tientas, con desapego.

Por razones como «tú» ahora sé, sé bien que te tengo y no… al mismo tiempo, con odio y con anhelo, con añoro y con desdén.

Por razones como «tú» sé que se aprende a suturar heridas sin anestesia, «tú» eres la razón que insensibiliza el alma.

Por razones como «tú» es que cuesta encontrar un ser que me otorgue tantas razones para darle, como a ti, como «tú»

Eventualmente tus razones, las razones como «tú», se desvanecerán en un suspiro, y las olvidaré, quizá, no sé… o puede que tema tanto aniquilarte de mi mente, que comenzaré a tatuar cada razón tuya, esas razones que son «tú» en mi mente, porque razones como «tú» pueden ser tan finitas o infinitas.

Soy ceniza y olvido,

Soy hiel y amargura

Soy la esencia de lo que dejan razones como «tú»

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.