Desbordandome con Radiohead

Una de las cosas que más disfruto en la vida es perderme entre las notas de alguna canción.

Dedicar esos minutos solo a escucharla y dejar que me invada por competo, llevándome por pasajes con distintos matices y sensaciones, aquellas canciones que son capaces de tocar nuestra alma de formas que no creíamos que fueran posibles recordándonos que somos humanos y por mas jodidos que estemos nos recuerdan que estamos vivos.

En esta ocasión no fue para menos, sin esperarlo después de mucho tiempo me topé con la que considero una de las mejores composiciones que Thom Yorke pudo realizar “True love waits” Es impresionante como alguien puede llegar a expresar tanto con el simple mecanismo psicofísico que eso implica.

Comienza envolviéndonos con unas notas que poco a poco van abriéndose paso a nuestro interior…

“I’ll drown my beliefs…” suena a una especie de disculpa por…

¿Tal vez por llegar a renunciar a uno mismo?, ¿Por aquellas manías o conductas que nos definen y hasta nos hacen únicos?

Hasta qué punto el amor que podemos llegar a sentir por otra persona sobrepasa el amor que podemos llegar a sentir por nosotros mismos…

¿Es la exprecion más pura e incondicional que se puede experimentar o simplemente es el error más grande que se pueda cometer? Bueno eso queda a criterio de cada uno y su manera de sentir.

“ I’m not living, I’m just killing time…” Suena a la verdadera espera…
 
 Son todos esos detalles que nos fascinan, aquellos detalles que no todos pueden ver y que en su momento nos enamoraron y ahora nos adormecen mientras esperamos desesperadamente algo más de esa persona.

“And true love waits in haunted attics” Suena a una despedida que no se expresa como tal.

¿Un adiós con la esperanza del continuo retorno en la espera de tiempo mejores?

En fin, Just don´t live…

True love waits…