De tanto acumular. Hasta que no te mudas a otro espacio no tenes noción de todas las cosas que acumulas, pensando que en algún momento lo vas a utilizar, o quizás sólo para hacer lugar. Cuando te mudas, empezas a tirar todo eso que no sirve, que no usas y que ya no te hacia sentir lo que sentías cuando decidiste guardarlo. Lo mismo con las personas, hasta que no decidís irte de alguien, no te das una idea de todo lo que acumulaste, cartas, conversaciones regalos y miles de sentimiento y es ahí cuando espezas a deshacerte de todo eso, te agarra la nostalgia, y empezas a recordar todos esos momentos y volves, volves a pasar por el corazón con los sentimientos a flor de piel. Y lloras y recordar y es domingo y empezaste a extrañar.

Like what you read? Give Celeste Ferreyra a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.