Ken Domon (1909–1990) — Fotógrafo Japonés

Ken Domon Ken Domon (1909–1990) es uno de los fotógrafos japoneses más reconocidos del siglo veinte.

Domon es más célebre por sus trabajos como reportero gráfico, a pesar de que pudo haber sido el más prolífico fotógrafo de templos budistas y esculturas.

Ken Domon nació en Sakata, prefectura de Yamagata, Japón; cuando joven fue profundamente influenciado por los escritos filosóficos de Tetsuro Watsuji. Estudió Derecho en la Universidad de Nihon, pero fue expulsado de la escuela debido a su participación en la política radical.

Cambió de la pintura al retrato fotográfico y en 1933 obtuvo un puesto en el estudio Kotaro Miyauchi Photo Studio. En 1935 se unió a Nippon Kobo para trabajar en su revista Nippon. Cuatro años más tarde se trasladó a Kokusai Bunka Shinkokai, una organización de propaganda nacional; al igual que Ihei Kimura, y muchos otros fotógrafos japoneses notables, ayudó al esfuerzo de la guerra.

Con el fin del conflicto bélico, Domon se convirtió en fotógrafo independiente documentando las consecuencias de la guerra, centrándose en la sociedad y la vida de la gente común. Se hizo conocido como un defensor del realismo en la fotografía, la cual describió como “una absoluta instantánea que no es absolutamente dramático”. Fue un colaborador prolífico en muchas revistas de fotografía, revivió, o comenzó de nuevo, durante la década de los cincuenta. Con Kimura, Hamaya Hiroshi y otros, rechazó la fotografía que plantea, y otras formas de fotografía artística; en sus polémicas en las revistas de fotografía, Domon fue el exponente más poderoso de este punto de vista.

Célebremente definió su objetivo como “la conexión directa entre la cámara y el motivo”.

Entre las imágenes más poderosas de Domon están las tomadas en la primera década después de la Segunda Guerra Mundial, en particular las de los sobrevivientes del bombardeo atómico de Hiroshima; la vida, y sobre todo, los niños en un barrio pobre de las minas de carbón en la comunidad de Chikuho, Kyushu; y el juego improvisado de los niños en Chiyoda, Tokio.

En 1958, Domon fue galardonado con el Premio de Fotografía Mainichi y el premio del fotógrafo del año de la Asociación de Críticos Fotográficos Japonesa. Recibió el Premio a las Artes del Ministerio de Educación en 1959 y el Premio del Congreso de Periodistas de Japón en 1960.

Domon sufrió dos ataques cerebrovasculares en 1960 y 1968, que eventualmente le impidieron sostener una cámara y lo confinó a una silla de ruedas. Esto no lo disuadió de la fotografía ni de su idea de documentar la cultura tradicional Japonesa. Viajó con energía por todo el país, fotografiando sus templos budistas y lo que se convertiría en una imponente serie de libros lujosamente producidos. En 1963 comenzó a trabajar en la obra más importante de su vida, Koji junrei (1963–1975). En cuanto a sus fotografías de la cultura tradicional del Japón, Domon escribió: “Yo estoy involucrado con la realidad social de hoy en día, al mismo tiempo que estoy involucrado con las tradiciones y la cultura clásica de Nara y Kyoto, y estas dos participaciones están unidas por la búsqueda común de un punto en que se relacionan con el destino de la gente, la ira, la tristeza, y la alegría del pueblo japonés”.

El método de Domon de fotografiar estos templos era permanecer en el lugar por un tiempo antes de tomar la primera foto. A continuación comenzaba a fotografiar basado no desde un enfoque sistemático y académico sobre el tema, sino en función de cómo sus sentimientos se trasladan al sujeto a la hora de registrar la foto. En el prefacio del primer volumen de Koji Junrei, Domon escribió: “Esto es lo que se pretende como un libro amado, un libro que permita al individuo japonés reconfirmar su cultura y la gente que lo formó”.

Museo Ken Domon, Sakata, Japón

En 1976 Domon quedó incapacitado por completo por un tercer ataque cerebrovascular, murió en Tokio en septiembre de 1990. En 1981 diarios de Mainichi establecieron el Premio Anual Ken Domon en el aniversario ciento diez del periódico Mainichi Shimbun. Dos años más tarde, el Museo Ken Domon de Fotografía abrió sus puertas en Sakata, Japón.


Originally published at www.cervantesmilehighcity.com on August 6, 2015.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.