El hombre que condenó al mundo

“The man who sould the world”.

El viento sopla debajo de sus brazos en alza.

Y sin mover los pies da un paso, los hombros caen y su espalda nunca en su vida había estado tan firme. Cierra los ojos y el viento le hace volar, y vuela, el viento se derrama entre sus dedos hacia arriba.

El hombre cae, y muere, y sigue vivo. Es un milagro, el campanario ha sido testigo así como los presentes de la plaza y los monjes del credo. El hombre inmortal ha llegado, el elegido de dios para matar al mal encarnado ha caído del cielo.

El hombre llora por no haber muerto, y ríe por la ironía, la suya y la del resto del mundo. Porque la responsabilidad del elegido de salvar al mundo ha caído en aquel que no quiere salvarlo. Él, inmortal, sólo pretende presenciar el fin de los tiempos.

Es el hombre que condenó al mundo.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Chema’s story.