08.

Para ver a Messi se cometen errores. Equivocaciones hijas de la era digital, hijas de la red. Para ver a Messi podés llegar a creer que el apart a donde vas a pasar unos días en Santiago es fácilmente localizable por el nombre y no hace falta ningún dato más, wifi mediante. Con el diario del lunes uno se da cuenta de lo tonto que puede llegar a ser pensar así.

En el aeropuerto de Santiago te subís a un taxi con un nivel grupal de euforia muy alto y le decís al taxista el nombre del lugar donde querés ir como al pasar, porque sabés que es un nombre raro y que vos no pero él si va a saber exactamente como se pronuncia, donde queda y te va a llevar sin problemas porque es más que obvio.

Bueno, no. A continuación una síntesis del intercambio con nuestro nuevo amigo:

Nosotros: — Al Apart Amstelhuischilli por favor.

Nuestro taxista: — ¿Chile?

Nosotros: — No, Chilli.

Nuestro taxista: — ¿Hotel Chile?

Nosotros: — No, no. AMSTEL HUISI CHILLI, ¿lo conocés?

Nuestro taxista: — ¿Hostel Uisi de Chile?

Nosotros: — …

Nuestro taxista: — ¿Tienen la dirección? (con el peso de la lógica más brutal)

Nosotros: — No, pero acá en el teléfono está, si logró conectarme a internet lo tengo seguro, ¿vos podrías preguntar a la central de taxi si tienen la dirección?

Nuestro taxista: — ¿Cómo es que se llamaba el hotel?

Nosotros: — Se llama AMSTEL HUISI CHILLI. Amstel como la cerveza.

Nuestro taxista: — ¿Amstel Chile?

Nosotros: — No, mirá, te lo escribo y te lo muestro.

El taxista lee el papelito que le acercamos y llama a la central de taxis. La conversación o al menos lo que escuchamos de ella no pudo haber sido exitosa, sin embargo nuestro amigo corta y nos avisa que ya está que ya sabe, que le explicaron.

Viajamos más o menos e media hora y llegamos al hotel.

El taxista satisfecho nos ayuda a bajar las valijas, una vez en la calle, perplejos vemos que el hotel tenía otro nombre. Y comienza un nuevo dialogo:

Nosotros: — Este no es el “Amstelhuischilli”.

Nuestro taxista: — Si es, ahí está escrito en el cartel “Best Western de Chile”.

Nosotros: — Pero nosotros vamos al Amstel Huisi Chilli.

Nuestro taxista: — Por eso BEST WESTERN DECHILE (ya harto de nosotros)

Nosotros: — Vamos a llamar a Buenos Aires y averiguar.

Nuestro taxista: — Buena idea, si llaman no se olviden de preguntarles la dirección del hotel.

Nosotros: —…

Finalmente conseguimos la información y re encaramos nuestro viaje al verdadero Amstelhuisichilli.

A modo de despedida, mientras bajábamos nuevamente las valijas nuestro taxista dijo: — Hace unas semanas me pasó algo muy parecido con unos chinos, pero ellos de verdad no hablaban castellano.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.