QUEMADO

Se lo fumaron entre hechizos perversos de

succionadoras manipulasiones,
de espejismos oscuros…
y le robaron el alma…
No cree en brujerías, ataduras.
Ciego es, a lo que teme sea una verdad no buscada.
Aparenta estar sano.
Pero si le mirás los ojos, en lo profundo del musgo
se siente el aliento gélido,
de quién no maneja su nube.
Cintia Saptié

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Cintia Saptiè’s story.