Practicando 10 años tae kwon do PARTE 1.

Todo comenzó cuando tenía 4 o 5 años…

Ya que tengo un hermano mayor, y a él lo metieron a practicar este deporte desde pequeño. Mi mamá decidió hacer lo mismo conmigo, así que aquí empieza la historia.

Entré, me enseñaron a como hacer el saludo de entrada, a como colocarme la cinta, como realizar patadas, en que momento dar el grito, también me enseñaron a dar golpes, pero principalmente a tener un amor por el deporte (aunque en ese momento yo no me dí cuenta). No recuerdo como fue mi primera clase, en realidad recuerdo muy pocas cosas, y esto se complementa con lo que mi madre me cuenta. Decía que me gustaba entrenar, que me gustaba dar patadas -porque ahí lo más que usas son las piernas-.

Un momento más tarde fue cuando llegó mi primer examen para pasar al siguiente color de cinta (como obviamente era principiante tenía cinta blanca, eso recuerdo) que era color naranja. -Aquí vas haciendo cada 6 meses un examen que te permite avanzar, en total son 13 para que puedas acceder a la cinta negra-. Como en esos momentos en los que entré yo, entró un niño mas o menos de mi edad, básicamente hacíamos los exámenes juntos, íbamos aprendiendo al mismo tiempo ya que para tener derecho al examen practico debes pasar el examen de teórico (preguntas sobre palabras en coreano como: patear, saludo, golpe, etc). Este examen va incrementando de preguntas conforme vas avanzando, por ejemplo; para cinta negra son como 90 preguntas (sí, es muy difícil). Bueno, entonces el niño este y yo nos apoyábamos en los exámenes, y de hecho para los combates también nos ponían juntos, era muy gracioso, pero nos llevábamos bien en ese tiempo.

Así que pasó el tiempo, pasé a cinta amarilla, verde, azul, marrón, roja, y ya me tocaba hacer el examen para la cinta negra. Por ello tuve que prepararme muy muy bien, para tener el acceso debes aparte de lo ya mencionado (examen teórico) deber realizar un examen práctico antes del verdadero examen. Este consiste en recorrer una distancia enorme (no recuerdo exactamente cuantos kilómetros) y no parar por nada, después de eso haces algunas demostraciones prácticas como para ver tu elasticidad, agilidad, etc. (eso no me gustaba :P).

Ya cuando obtuve la roji-negra (una cinta que en la mitad superior es de color roja y la mitad inferior es negra), esta cinta solo se la dan a las personas que tienen menos de 15 años y ya son superiores en ese arte, así que me tuve que aguantar un año con esta cinta para después obtener la negra. Volviendo al tema de la cinta, el examen para obtenerla estuvo muy padre, te ponen a pelar con 2 personas (mínimo), tienes que romper una serie de tablas (tu eliges las patadas con las que vas a romperlas) e incluso tu tienes que armar tu obra, es decir; en que momento vas a hacer tal patada, en que momento realizaras un golpe. Lo único que si es requisito es romper una tabla que prácticamente saltas hasta ella, brincando a 3 o 4 personas, es muy divertido esa parte. Además tienes que realizar la “forma” que te toca realizar en tu examen (hay cada una por cada nivel que avanzas), esa que se hace para cinta negra es mi favorita ya que es todo un arte, los movimientos tienen que ser claros, limpios, con fuerza, sin brusquedad y lentos para que se aprecien.

Yo me sentí muy contenta en ese examen ya que cuando pasó todo, es decir; lo práctico, se realiza “la ceremonia” donde te entregan tu uniforme, te lo colocas, te dan algunos minutos para reflexionar, haces el saludo, te colocan la cinta (cabe destacar que el simple hecho de tener el color de esa cinta roji-negra, te hace sentir muuuuuuuuuuuy bien), te dan un aplauso todas las personas que asisten, y ya hasta ahí termina…