Foto archivo de la flia. de Otto Benjamín

EL PENAL MÁS LARGO DEL MUNDO: INCREÍBLE, PERO REAL

El ‘Gordo’ Osvaldo Soriano, uno de los escritores más deliciosos que supo parir la literatura nacional, anduvo por estos valles con aroma a frutales hace varias décadas. De aquí sacó historias entrañables, como aquella que dedicó a los futboleros: “El penal más largo del mundo”.

El hecho existió aunque en la mente del añorable escritor, ‘fana’ de San Lorenzo y de los placeres de la vida, se escaparon detalles ficcionados. Cada 12 de diciembre se cumple un nuevo aniversario del episodio verídico, una increíble historia que se gestó en la vieja cancha de Cipolletti -hoy donde se instalan las de tenis- entre el local, comandado por el mágico ‘Tito’ Padín, y el Unión de Allen del artillero Aldo Cornides.

Espectacular, dramático y emotivo son los calificativos con los que se rememora a aquel campeonato de la Liga de Fútbol Confluencia de 1953. Soriano, desde su excelsa pluma, habla de que el torneo se jugó en 1958 y que a la definición llegaron Estrella Polar -que “siempre terminaba más abajo del décimo puesto”- y Deportivo Belgrano — “el eterno campeón” y alter ego del Cipolletti de esa época-.

En realidad, aquella tarde del sábado 12 de diciembre, a puertas cerradas, se definió a través de la pena máxima si el título se resolvía en un tercer partido al otro día en la localidad de Cinco Saltos o si Unión Alem Progresista destronaba al ‘Albinegro’.

Los enfrentamientos entre Cipo y Unión eran durísimos, emotivos, cargados de adrenalina y con el “honor” de las dos ciudades en juego. Los jugadores eran héroes de épocas. Soriano, siempre desde lo ficcional, los describió así: “Eran la atracción y en el pueblo se les permitía todo. Los viejos les recogían de los bares cuando tomaban demasiado y se ponían pendencieros; los comerciantes les regalaban algún juguete o caramelos para los hijos y en el cine, las novias les consentían caricias por encima de las rodillas”.

Video especial completo sobre “El penal más largo del mundo: increíble, pero real”

En la década del ‘50, la Liga la integraban 10 equipos que jugaban todos contra todos y a dos ruedas. Además de los mencionados, estaban Obrero Dique, Cinco Saltos, Experimental, San Martín, Rosauer, Alto Valle, Estrella Polar y Fernández Oro. Generalmente se daban partidos con resultados abultados y la explicación es lógica: defendían dos, había tres volantes y atacaban cinco delanteros.

No existía la educación profesional en el cuidado y acondicionamiento de los físicos. Los entrenamientos eran livianos, se juntaban una o dos veces a la semana y la profesión de técnico no era profesión. “Daban 20 vueltas a la cancha y hacían un picadito. Si faltaba alguien nos decían a nosotros si queríamos jugar”, comentó Román Villalba, hijo del canchero de Cipolletti por aquel entonces y ‘fana’ del club.

El ‘Albinegro’ era un equipo de grandes figuras como ‘Tito’ Padín, ‘Perico’ Riguetti, ‘Pirata’ Rivero y ‘Palito’ Lorenzo, el dueño del arco. Unión Alem Progresista tenía un plantel que mezclaba veteranos con jóvenes con “hambre de gloria” y sobresalían Aldo Cornides, ‘Zurdo’ Maggi, ‘Carlitos’ Tarifa, ‘Chiche’ Amado y el ‘Negro’ Ducás.

A Cipolletti le resultaban pesados los partidos con San Martín, el clásico de la ciudad, a tal punto que en la novena fecha dejó dos puntos al perder de local contra los ‘Leones’ del barrio Don Bosco por 3–2. En cambio, Unión perdió sus únicos dos partidos con el ‘Albinegro’, el primero de local por 2–1, suspendido por incidentes dentro de la cancha (ver “El campeonato tuvo un inicio bochornoso”) y el otro fue de visitante por 2–0 (ver “Fixture”). En una de sus ‘batallas’ durante el torneo, a los allenses los apodaron ‘Los Magos’.

El final del torneo fue con ambos equipos igualados en 32 puntos, Unión con dos derrotas y 16 triunfos, y Cipolletti con un partido perdido, dos empatados y 15 ganados. Así, la Confluencia resolvió que el campeón debía definirse en una final a ida y vuelta, con los primeros 90' en Allen.

Para Soriano, en cambio, la definición se dio en el último partido del torneo entre el vigente campeón, Deportivo Belgrano, que llegaba puntero con una unidad de ventaja, y el sorprendente Estrella Polar, que siempre vagaba por los últimos puestos de la tabla. Y el penal más largo del mundo fue el que se ejecutó -dos veces- siete días más tarde porque una batahola decretó la postergación.

Dos capítulos más para el título

Otto Benjamín, el uno de UAP, antes de iniciar la primera final ante Cipolletti (foto archivo de la flia. de Otto Benjamín)

En la historia verídica, para Unión era una revancha para demostrar que podía vencer al ‘Albinegro’. “Yo nunca pensé que Cipolletti le podía ganar a Unión ninguno de los dos partidos”, dijo Alvaro Pedro Ducás, el delantero que se perdió ambos encuentros por no conseguir el permiso en el Servicio Militar al “estar arrestado”.

Uno de los goles de Unión Alem Progresista en la primera final ante Cipolletti (foto archivo de la flia de Eliseo García)

En el primer partido, Cipo llegó a la cancha de ‘Los Magos’ sin su estrella y carta goleadora, Tito Padín, y se notó. El local “lo bailó” y goleó 5–2, con dos goles Cornides, uno de Maggi y un doblete de Juan Carlos Tarifa, la inesperada figura que abandonó la posición de defensor porque estaba lesionado y se volvió esa tarde un implacable delantero. “Uno fue de un corner y el otro, estaba lastimado y los de Cipolletti dijeron ‘este no puede caminar’, corrí cinco metros y llegué antes que los tipos. Estaban ‘Palito’ y Onofre en la esquina del área y se quedaron parados. Ahí fue el 5–2", relató el protagonista. Larralde y Rodríguez fueron los autores de los goles para la visita.

“Tomate” Benjamín atrapa el balón. Una de las tantas jugadas en la cancha de Unión (foto archivo de la flia. de Otto Benjamín).

Una final interrumpida

Una imagen de la segunda final jugada en la vieja cancha de Cipolletti (foto archivo de la flia. de Otto Benjamín).

Tras la victoria en Allen -describe el arquero Otto ‘Tomate’ Benjamín- Unión se presentó con otra mentalidad el 29 de noviembre en la vieja cancha de Cipolletti, a tal punto que dominó todo el primer tiempo que terminó a su favor, por 3–1. El ‘Albinegro’ evidenció vergüenza deportiva, empató el juego con un Padín intratable, pero no le alcanzaba. ‘Los Magos’ saboreaban el néctar de la victoria cuando una decisión del árbitro Castell hizo peligrar el sueño: a falta de 8 minutos un tiro de esquina que tuvo una trayectoria larga y cerrada, cerca de la línea final, cruzó todo el arco de ‘Tomate’ y al caer se desplazó sobre la espalda y el brazo de uno de sus defensores. La pelota se perdió afuera, el árbitro cobró penal, los de Unión se quejaron, Castell se hizo el desentendido, pitó corner, y los locales estallaron de bronca.

“Tomate” contiene el balón, ante la mirada del mágico “Tito” Padín (foto archivo de la flia. de Otto Benjamín).

“El asunto fue que vino a marcar los pasos y nosotros nos oponíamos”, comentó Benjamín. Los reclamos parecían interminables a tal punto que ingresaron los hinchas de ambas clubes al campo de juego. La situación se tornó incontrolable y Castell ordenó suspender el partido.

El 1 de Unión en lo alto (foto archivo de la flia. de Otto Benajmín).

“No había alambre olímpico y cuando viene el lío del penal empezaron a entrar los de Unión y luego los de Cipolletti”, dijo Tarifa. A lo que Eduardo ‘Palito’ Lorenzo le agregó: “En la protesta hubo empujones y algunas trompaditas al aire, porque en esos entreveros nadie pega, todos tiran piñas pero para cualquier lado, te empujan de acá y de allá”.

Una imagen que dejó la segunda final en la vieja cancha de Cipolletti (foto archivo de la flia. de Otto Benjamín).

Castell tuvo un desempeño impecable, sin errores, pero cobró la pena máxima. Para Cipolletti acertó, para Unión se equivocó. “Era muy buen referí, una persona honesta, sin ser agresivo suspendió el partido porque lo sobrepasó”, dijo el allense Eliseo García. Y Tarifa aclaró: “El árbitro no expulsa a nadie, se suspende él nada más porque se retira del fútbol”. “El informe del referí (en la Liga) era que había un penal y había que seguir jugando”, explicó Arturo Galucci, un jugador de Cipo que durante ese año no jugó porque le tocó la ‘colimba’.

El asunto tuvo que resolverse en el Consejo Directivo de la Confluencia, donde quedó en evidencia que en esa final se ponía en juego el honor del pueblo y que Cipolletti contaba con la mayoría de los consejeros, porque Alto Valle, Estrella Polar y Unión, los tres clubes de Allen, se oponían al escrito de Castell. En cambio, San Martín, Rosauer, Cipolletti, los tres de la misma localidad, más Fernández Oro y Cinco Saltos, apoyaron la moción para que el partido continúe con la ejecución del penal y que se concluyan los minutos faltantes. Experimental se abstuvo y Obrero Dique se ausentó a la reunión (ver “El informe del referí Castell”).

El 1 de UAP la saca por arriba del parante. Carlitos Tarifa mira (foto archivo de la flia. de Otto Benjamín).

“Nosotros teníamos la íntima convicción de que el tema en la Liga iba a ser en contra nuestra porque la Liga tenía sede en Cipolletti y siempre había un corazoncito para ese lado. Y así se resolvió ejecutar el penal y que se jueguen dos tiempos de cuatro minutos”, comentó Benjamín. “Es algo fuera de lo común”, enfatizó Eliseo.

Una chance que desperdició el albinegro en la segunda final (foto archivo de la flia. de Otto Benjamín).

Doce pasos… para unos la gloria, para otros la desazón

Si bien para el imaginario de todos el penal se pateó una semana después, como había relatado Osvaldo Soriano en ‘Cuentos de los Años Felices’, ese penal fue muchísimo más largo aún porque se ejecutó casi dos semanas después. Castell suspendió el encuentro el domingo 29 de noviembre, los consejeros se juntaron el martes 1 de diciembre y decidieron reiniciar el partido el 12 de ese mes a las 19.30 en la vieja cancha de Cipolletti, a puertas cerradas. A su vez, dejaron todo preparado ante una eventual victoria del local y definieron que el campeonato debía resolverse al día siguiente a las 18 en un tercer partido en la cancha del club Experimental.
Algunos creen que la ejecución de un penal es una cuestión de suerte, otros de habilidad, unos le dan suavemente a la pelota y otros, con alma y vida. No hay una fórmula que garantice nada. Lo que sí es cierto es que tenés que estar bien preparado de la cabeza y más aún cuando se define un título. Por eso durante los trece días `Perico´ Riguetti se la pasó practicando penales y en Allen, Tomate Benjamín no hizo otra cosa que atajarlos, en la práctica y mentalmente.
Parecía inevitable el tercer partido, tanto que ‘Tito’ Padín optó por no ir el sábado. Lo mismo contó que hizo Eliseo García para Unión. Ambos eran estrellas y los técnicos preferían cuidarlos para el desempate, que debía jugarse 24 horas después. “Los allenses venían desanimados porque tenían la de perder”, dijo Villalba.

Llegó la hora y no dejaban entrar a nadie al estadio. Sólo estaban el referí Orán, los jugadores y algunos dirigentes, pero los hinchas se las ingeniaron para no perderse ese momento que sería histórico. “La cancha tenía árboles alrededor y desde ahí pispeábamos”, contó Galucci, el jugador testigo. “Arriba de un árbol estaba Luis Aragón quien transmitió el partido por radio Galena a Allen”, comentó Ducás. “La policía venía a caballo y te daban (con la fusta). Cuando se iban volvíamos a subir a los árboles. Y de ahí mirábamos. Un milico nos tiró un fustazo pero nos quedamos porque ya pateaba el penal”, relató Villalba.
Antes de ingresar al campo de juego, Don Marcos Laffita, DT de Unión e histórico presidente liguista, se acercó a ‘Tomate’ y le aconsejó que si lo peteaba Riguetti, él debería tirarse a su derecha. “Un jugador de pie derecho le es más fácil cruzar la pelota a la derecha del arquero que tirar a la izquierda porque al abrir el pie es más riesgoso. El ejecutante se siente más confiado cuando la cruza con un tiro más bien fuertecito”, manifestó el ‘1' de UAP.

Ambos equipos se dirigieron hacia el arco donde estaba Bejamín. Orán sonó el silbato para dar la orden de inicio del partido. Riguetti se despegó a paso lento del resto de sus compañeros en dirección a la pelota. En su trayecto los rivales intentaron molestarlo para que cambiara su estado de ánimo. Tomó la pelota, la acomodó, dio unos pasos hacia atrás, suspiró, intentó dejar la mente en blanco, escuchó el silbato y corrió. En ese segundo se paralizaron los corazones. Riguetti finalmente le dio mordido, fue un disparo defectuoso que salió levemente a un metro afuera del palo derecho. El Riguetti de Soriano era Constante Gauna y en el arco estaba el Gato Díaz, el mítico héroe en decadencia de su cuento.

“Yo no me tiré porque me sorprendí tanto del tiro que no alcancé a reaccionar”, enfatizó Benjamín. “Lo tiró al banderín del corner”, exageró Ducás. “Salió un metro afuera del arco, nos queríamos morir”, dijo Villalba. “No sé si habrá encontrado un pocito o un altito pero la pelota salió para cualquier lado”, agregó Lorenzo. “Si el penal lo patea en el momento del partido (del que se suspendió) lo mete, pero pasó una semana”, pensó Tarifa. “Fue una responsabilidad que le dieron y fue mucho para él”, añadió.

Cipolletti sintió el impacto y no tuvo reacción en los ocho minutos restantes. Es más, el ‘Mago’ estuvo a punto de ganarlo con un remate de uno de los Maggi que no se metió de casualidad. En tanto, Villalba, que no resistía más los fustazos de la policía para que se bajara del árbol, relató que Onofre, un back ‘Albinegro’, desperdició una chance, pero no pudo levantar bien el pie para conectar la pelota porque tenía la rodilla hinchada.

Con el 3–3 se cerró el partido y Unión se alzó con el campeonato del 1953. Los festejos se trasladaron a las calles de Allen, con una caravana que tuvo como destino final el bar Central y hasta el intendente “decretó feriado el lunes. A nosotros como agasajo extra nos dieron unos sándwiches y unas cervezas que para esos tiempo era mucho”, comentó Tarifa.

Seis décadas después muchos de los protagonistas gozan al rememorar un hecho novelesco, que Soriano inmortalizó en letras, una historia tan deliciosa y entrañable como el fútbol mismo.

Festejos de UAP en la vieja cancha de Cipolletti al obtener el campeonato del 53 (foto archivo de la flia. de Eliseo García).
Los festejos de Unión en una cancha vacía (foto archivo de la flia. de Eliseo García).
La alegría se trasladó a las calles de la ciudad de Allen (foto archivo de la flia. de Eliseo García).
Caravana por las calles de Allen (foto archivo de la flia. de Eliseo García).
El festejo final en el bar Central de Allen (foto archivo de la flia. de Eliseo García).

El informe del referí Castell


“Temiendo por mi integridad
física suspendí el partido”


El martes primero de diciembre se reunió el Consejo Directivo de la Liga, presidido por su titular José Rossi. Allí, ante la presencia de todos los consejeros menos el del club Obrero Dique que se ausentó sin aviso, se abrió un sobre con el informe del referí Castell donde explicó que la suspensión del partido entre Cipolletti y Unión Alem Progresista, el día 29 de noviembre, se debió a que “temió” por su “integridad física”.

Parte del Acta N° 18 Boletín 84 de la Liga.

“Faltando 8 minutos para finalizar el encuentro y a raíz de un corner ajustado y al que pasa la pelota delante de la valla, esta al caer pegó en la mano de un jugador que para mí fue Maggi y al querer tomar la pelota para hacer ejecutar la pena máxima fui rodeado por jugadores de ambos bandos”, indicó el árbitro en el escrito.

Y, añadió: “Temiendo por mi integridad física no hice ejecutar la pena máxima suspendiendo el partido. Es de hacer notar que en el transcurso del partido los jugadores se habían comportado correctamente”.

Cabe recodar que el cotejo estaba igualado en tres tantos cuando Castell se mostró indeciso. En un primer momento sancionó tiro penal, pero ante una protesta de los jugadores de Allen vaciló en la aplicación de la sanción y después cobró corner provocando el reclamo de los de Cipolletti.

Según se indicó en el acta Nº 18 boletín 84, “el árbitro en ningún momento fue agredido ni amenazado por parte de los jugadores, ya que el numeroso público que presenciaba el espectáculo permanecía completamente tranquilo y ninguna persona ajena penetró en la cancha”. Esto último difiere de la versión de los protagonistas.

El presidente Rossi le solicitó a Castell que aplicara “la pena correspondiente cualquiera que fuese”, sin embargo, el referí “ordenó la suspensión del partido negándose seguir actuando y se retiró del field”, se agregó en el acta.

¿Un informe “falso y desleal” o “preciso”?

Luego de leer el informe de Castell, el primero que reaccionó rechazando el escrito fue el consejero suplente por el club Unión Alem, Marcos Laffita, quien dejó sentado en el acta que para él este era “falso y desleal en mérito de no ajustarse a la verdad, ya que en la cancha modificó su fallo en forma que no se explica y de lo cual nada hace referencia en su informe”.

En cambio, el consejero por el club Cipolletti, de apellido Valenzuela, sostuvo que “debe acatarse en todas sus partes lo informado por el árbitro y que a pesar de ser lacónico en su informe, es preciso”.

Al no llegar a un acuerdo, se requirió la opinión de todos los representantes de los clubes presentes y por voto de Valenzuela (Cipolletti), Tomás Palacios (San Martín), José Sola (Rosauer), Protasio Bernal (Cinco Saltos) y Raúl Ginobilli (Fernández Oro) se resolvió dar continuidad al partido aplicándose la pena máxima cobrada por el árbitro contra Unión y finalizar los 8 minutos restantes. Sólo se opusieron a esta decisión los equipos allenses: José Pérez por UAP; Tomás Sánchez, Alto Valle, y Luis Tort, Estrella Polar; absteniéndose de opinar y votar Jorge Lizarriaga de Experimental de Cinco Saltos.

Parte del Acta N° 18 de la Liga, donde se resuelve la continuidad del partido.

La fecha que se estableció para ejecutarse el penal fue el sábado 12 de diciembre a las 19.30 en la cancha de Cipolletti sin asistencia del público. Es decir, se esperó 13 días, algo inédito e insólito.

Y en caso de resultar ganador el local, se decidió un tercer partido final de desempate en cancha neutral para el domingo 13, o sea al día siguiente, a las 18. Se propuso por condiciones de neutralidad las canchas de Obrero Dique, Cinco Saltos y Experimental, resultando electa la última por mayoría de votos de los consejeros.

Ante los reiterados problemas que Cipolletti y Unión tuvieron con los árbitros locales, sus consejeros pidieron que este partido sea dirigido por jueces de Bahía Blanca, moción que no fue aceptada por la mayoría. Los últimos ocho minutos los arbitró Orán.

El campeonato tuvo un inicio bochornoso

Video: testimonios.

El comienzo del torneo de la Confluencia fue bochornoso para Unión Alem Progresista y Cipolletti, que se enfrentaron en Allen y la partida fue suspendida por incidentes dentro del campo de juego cuando la visita ganaba 2–1 y restaban 27 minutos por jugar.

“Los enfrentamientos con Cipolletti eran durísimos siempre; nosotros nos comparábamos individualmente con ellos y nosotros teníamos más garra, más entusiasmo; y ellos eran jugadores de más de alto nivel”, comentó Otto ‘Tomate’ Benjamín, quien luego de este encuentro tuvo que hacerse cargo del arco de UAP.

Según relató, Alvaro Ducás, conocido como el ‘Negro’, apenas inició el cotejo el ‘Albinegro’ sorprendió y con un gol de Héctor ‘Tito’ Padín abrió el marcador. La igualdad llegó a través de él y a los pocos minutos el referí Elio Renzetti le anuló el segundo; la pelota “pegó en el parante y salió, ‘Palito’ Lorenzo miró para todos lados en ese gol”, explicó; y enfatizó, “Renzetti se sacaba la remera y abajo tenía la de Cipolletti”. Antes de finalizar el primer tiempo, otra vez la visita se puso en ventaja en un corner que conectó el ‘Tito’.

Parte del Acta 23 del Tribunal de Penas

En la parte complementaria, el juez cobró un penal para Unión. “Lo patea el ‘Beba’ Maggi, le pega en la rodilla a ‘Palito’ y el rebote lo mete Eliseo García. ¿Qué hace Renzetti?, ¡’Orsai’ dijo, ah! Se armó un despelote importante. ‘Carlitos Vázquez’ (arquero de UAP) le metió una patada en el traste a Renzetti, se metió la policía, el comisario y se suspendió el partido. Cuando vamos saliendo de la cancha unos de mis cuñado dice el coche de Renzetti; ah! no quedó nada, se lo hicieron moco”, relató.

“Parecía que con Renzetti, Cipolletti no podía perder”, lamentó. Otro que apuntó contra este referí fue Benjamín, quien aclaró que el árbitro “en Allen era persona no grata, porque se sabía que siempre nos perjudicaba”.

A dos días de los incidentes, el 12 de mayo, se reunió el Tribunal de Penas, con la presencia de sus miembros titulares Saturnino Moreno, David Villar, Román Morán y Enrique Bonifacio Navarre, para analizar el informe del árbitro y del club Unión y para que declare sobre los incidentes el cronista Pedro Castro, del periódico “El Tribuno”.

En dicho encuentro, el club allense “acusó a Renzetti de ser el culpable de lo ocurrido”, según figura en el Acta Nº 23, y el Tribunal resolvió suspender al arquero Carlos Vázquez “por once fechas en su carácter de capitán como lo establece el artículo 48 apartado b inciso 2 del Código de Penas”.

Parte del Acta 24 del Tribunal de Penas. Se resuelve darle el partido ganado a Cipolletti.

Además, los miembros citaron para el 19 de mayo a Vázquez, al defensor allense Juan Carlos Tarifa, a Renzetti y al linesman Figueroa para indagarlos y cerrar el asunto.

En esa reunión Tarifa y Vázquez se defendieron y admitieron que en su “ofuscación le dirigieron insultos” al juez; en tanto, éste último ratificó su informe y además dijo que entre las personas que entraron a la cancha para agredirlo estaba Marcos Laffita y otros dirigentes de Unión, se expresa en el acta.

Luego de escuchar a todos los presentes, el Tribunal definió darle por ganado el partido a Cipolletti y suspender por dos fechas, a partir del 11 del corriente mes, a Tarifa. Sin embargo, el defensor cumplió solo una porque en la tercera fecha ante Estrella Polar ya estuvo presente. En cambio, Vázquez que recibió once fechas no apareció más en la formación titular por el resto del torneo.

Padín y Riguetti, estrellas albinegras

Héctor ‘Tito’ Padín en la tapa de la revista “El Crack” del año 1956

El Cipolletti de esos años era un equipo prestigioso, respetado y con peso en la Liga Confluencia. Contaba con grandes figuras del fútbol regional, pero dos de ellos estaban muy por encima del resto: Héctor ‘Tito’ Padín y Pedro ‘Perico’ Riguetti.

El ‘Tito’, que para muchos cipoleños fue lo más grande que tuvo el club en su historia, era un delantero “superdotado” que tenía un gran “estado atlético” y que se destacaba en otros deportes de la entidad albinegra. Y ‘Perico’ era un mediocampista que jugaba con mucha tranquilidad, un distribuidor del juego, “un señor” dentro de la cancha.

“Torneo que se hacían ganábamos, no es fantasía, es verdad y eso lo saben los hinchas viejos”, aseguró Eduardo ‘Palito’ Lorenzo, un arquero con personalidad y temperamento. A esto se sumó uno de los defensores del equipo, Mariano Manriquez, quien destacó: “A Cipolletti en la Liga nos tenían todos respeto, era un gran equipo y muy armónico”.

“El que sobresalía era Riguetti, era una niña bonita como jugaba, y el ‘Tito’, que se lo llevaron a Buenos Aires y querían que se quedara pero él no porque acá tenía a su familia”, manifestó Román Villalba, hijo del canchero de esos años y ‘fana’ de Cipo.

“‘Perico’ era un señor, una docilidad para manejar la pelota, muy difícil que trabara a un contrario fuerte. Ojala algún día alguien sepa como jugaba ‘Perico’. Y Padín tenía 1,67 de alto y cabeceaba detrás de un back de 1,80 y la ponía al otro sector del arco. El estado atlético del ‘Tito’ era muy superior al nuestro, jugaba al fútbol, al tenis, al básquet”, añadió Manriquez.

Otro que recordó a Padín fue un rival, Otto ‘Tomate’ Benjamín, quien reemplazó desde la segunda fecha del torneo a Carlos Vázquez en los tres palos de Unión: “El ‘Tito’ era el mejor, un superdotado; gambeteaba, cabeceaba y donde tenía una la ibas a buscar a los piolines; era bárbaro. Nosotros teníamos uno que lo marcaba y otro que lo agarraba a la vuelta”.

El club Cipolletti tuvo una campaña excelente, terminó con una derrota, dos empates y el resto fueron victorias; igualó en 32 puntos con Unión Alem Progresista, equipo que se quedó con la gran final que se definió en dos partidos.

Video: testimonios.

‘Los Magos’, el nacimiento

La bandera del Mago que acompañó a UAP (foto archivo de la flia. de Eliseo García).

El año 1953 fue inolvidable para el club de Allen por la conquista del título y también porque ese año este equipo, que combinaba experiencia con juventud, recibió el apodo de ‘Los Magos’ que fue institucionalizado por el fútbol valletano.

Si bien se sabe que este fue el año del nacimiento de tal nombre, los jugadores de ese entonces difirieron exactamente después de qué partido surgió.

Según Juan Carlos Tarifa y Eliseo García, fue en Barda del Medio en la fecha 14 en una partida “memorable” contra Obrero Dique. El local se imponía por 2–0, la vista logró empatar, pero parecía un esfuerzo en vano porque volvía a quedar en desventaja. Finalmente, los allenses igualaron y sobre el final vino el gol del triunfo (4–3). “Uno de la hinchada se le dio por decir, ¿qué tienen estos, son magos?”, dijo Eliseo.

En cambio, para Alvaro Ducás fue con Rosauer en el field de Unión en la fecha 7. “Cuando terminó el partido (5–2), que perdíamos 2–0, en la cancha nuestra, había un diputado del partido peronista que tenía el hotel España en el centro de Allen, y era ‘fana’ de Unión, me abrazó y me dijo ‘ustedes la verdad que son unos magos lo que levantaron’”.

Lo cierto es que ese año la hinchada desplegó una bandera con la imagen de un mago que los escoltó el resto del campeonato.

Para ese torneo, UAP armó una “muy buena defensa, con (Alfonso) Rivero que le pegaba muy fuerte, el ‘Chiche’ Amado un polifuncional y un guerrero como ‘Carlitos’ Tarifa; cuando la pelota iba por el lado de Tarifa ni nos calentábamos”, rememoró Ducás, un delantero goleador pero “medio fiaca” dijeron sus compañeros. “Carlitos tenía mucho temperamento, era un back central fuerte. Sacaba la pelota y si la pierna del rival estaba cerca también barría. Tenía un gran corazón y empuje”, añadió Otto Benjamín.

Además, en el ataque tuvo un extraordinario desempeño Aldo Cornides, un artillero conocido como ‘Appicciafouco’. “Tenía una rara habilidad le pegaba muy bien con la cabeza, era como si le pegara con la pierna”, dijo Ducás. “En la tribuna le decían a Cornides, si metés un gol te regalo un par de zapatos; no alcanzaban de decir “za” que la pelota ya estaba dentro del arco. En Bariloche contaron que lo fueron a buscar de Boca y él les dijo que se quedaba con la foto de Gardel, los muchachos, el mate y la guitarra, no le importaba ir”, añadió Tarifa.

El sobrenombre de ‘Appicciafouco’, dijo Ducás, fue en honor a un goleador que tenía la ‘Academia’ rosarina: “Nosotros esperábamos a un jugador de Rosario Central que decían que venía y en ese tiempo se usaba ir a pasear al ferrocarril e íbamos todos los días y no aparecía. Y un día el que apareció fue Cornides, era de Viedma y venía de la Liga de Bariloche”.

“Había jugadores de afuera –siguió — pero la mayoría éramos allenses y fanáticos de Unión. Era tanto el poder que tuvimos dentro del club, que la gente se amoldó y todos los partidos eran a cancha llena. Teníamos una unión con el pueblo”.

Unión Alem Progresista también tuvo una excelente campaña, sólo perdió los dos partidos con Cipolletti (2–1 de local y 2–0 de visitante) y ganó 16. Igualó en 32 puntos con el Albinegro y se adueño del título en una final inolvidable a ida y vuelta.

Video: testimonios.

Fixture


El recorrido del campeón Liga de Fútbol Confluencia
Campeonato 1953


Inicio — Domingo 10 de Mayo (archivo y fotos de la familia de Eliseo García)

Primera Ronda

Fecha 1

UAP 1–2 Cipolletti (suspendido a los 18’ ST. Cipolletti GP)

Unión Alem Progresista.

UAP: Parados: Carlos Vázquez, Carlos Poma, Juan Carlos Tarifa, Alfonso ‘Patón’ Rivero, Elito Montenegro y Derminio Martínez. Sentados: Esteban ‘Beba’ Maggi, Eliseo García, Alvaro ‘Negro’ Ducás, Pedro Coronel y Zabaleta.

Cipolletti.

Cipolletti: Parados: Juan Perales, Onofre Sepúlveda, ‘Palito’ Lorenzo, Mariano Manriquez, Pedro ‘Perico’ Riguetti y Osorio. Sentados: Veiga, ‘Pirata’ Rivero, Larralde, Héctor ‘Tito’ Padín y Alegre.

Árbitro: Renzetti.

Goles: Ducás UAP — 2 Padín Cipolletti.

Fecha 2

Alto Valle 1–5 UAP

Alto Valle.

Alto Valle: Paz, Canale, Martínez, Botas, Canales, Baquer, Cides, Leal, Castro, Contreras y Soria.

Unión Alem Progresista.

UAP: Benjamín, Manozzi, Poma, Montenegro, Rivero, Martínez, Zabaleta, Eliseo, Ducás, Coronel y ‘Beba’ Maggi.

Árbitro: Orán.

Goles: Ducás (5) UAP — Castro FO

Fecha 3

UAP 4–1 Estrella Polar

UAP.

UAP: Benjamín, Tarifa, Manozzi, Montenegro, Rivero, Martínez, ‘Beba’ Maggi, Eliseo, Cornides, Coronel y ‘Zurdo’ Maagi.

Estrella Polar.

Estrella Polar: Ramos, Parra, Flores, Montenegro, Ferreyra, Larroquet, Roberts, Carnero, Belleggia, Parra y Salussoglia.

Árbitro: Orán.

Goles: Parra EP — no hay registro de los goles de UAP.

Fecha 4

UAP 2–1 Fernández Oro

UAP.

UAP: Benjamín, Tarifa, Lino Maggi, Martínez, Rivero, Coronel, ‘Beba’ Maggi, Eliseo, Cornides, Ducás y ‘Zurdo’ Maggi.

Fernández Oro.

FO: -.

Goles: Eliseo García y Zurdo Maggi UAP.

Fecha 5

UAP 1–1 Obrero Dique (suspendido a los 35’ del PT por incidentes en la cancha. UAP GP)

UAP.

UAP: Benjamín, Tarifa, Rivero, Montenegro, Coronel, Martínez, ‘Beba’ Maggi, Gambini, Eliseo, Cornides y ‘Zurdo’ Maggi.

Obrero Dique.

OD: -.

Árbitro: Duncwell.

Goles: Cornides UPA.

Fecha 6

Experimental 3–6 UAP

Experimental.

Ex: -.

UAP.

UAP: Benjamin, Tarifa, Rivero, Montenegro, Coronel, Martínez, ‘Beba’ Maggi, Ducás, Cornides, Gambini y ‘Zurdo’ Maggi.

Árbitro: Moltenni.

Goles: Bonavento (3) para Ex — Cornides (3), Gambini (2) y ‘Beba’ Maggi (1) para UAP.

Fecha 7

UAP 5–2 Rosauer

UAP.

UAP: Benjamín, Tarifa, Rivero, Montenegro, Coronel, Martínez, ‘Beba’ Maggi, Ducás, Cornides, Gambini y ‘Zurdo’ Maggi.

Rosauer.

Rosauer: -.

Fecha 8

San Martín 2–3 UAP

San Martín.

SM: Ludman, Guerrero, Torres, López, Almendra, Candia, Carron, Barreneche, Segura, Mujica y Barreneche.

UAP.

UAP: Benjamín, Tarifa, Poma, Rivero, Coronel, Martínez, ‘Beba’ Maggi, Eliseo, Cornides, Gambini e Iglesias.

Árbitro: Orán.

Goles: Segura y Mujica SM — ‘Beba’ Maggi, Gambini y Eliseo UAP.

Fecha 9

Cinco Saltos 2–3 UAP

Cinco Saltos.

CS: -.

UAP.

UAP: Benjamín, Tarifa, Poma, Eliseo, Coronel, Martínez, ‘Beba’ Maggi, Cornides, Ducás, Gambini y ‘Zurdo’ Maggi.

Goles: Ducás (2) y Cornides (1) UAP — No hay registro de goles CS.

Segunda Ronda

Fecha 10

Cipolletti 1–0 UAP

Cipolletti.

CIP: Parados: Manriquez, Onofre, Lorenzo, Dellapitima, Riguetti y Osorio. Sentados: Rodríguez, Rivero, Larralde, Contreras y Alegre.

UAP.

UAP: Benjamín, Poma, Tarifa, Rivero, Coronel, Martínez, ‘Beba’ Maggi, Eliseo, Ducás, Gambini, ‘Zurdo’ Maggi.

Gol: Alegre CIP.

Fecha 11

UAP 5–2 Alto Valle

UAP.

UAP: Benjamín, Tarifa, Manozzi, Rivero, Coronel, Martínez, ‘Beba’ Maggi, Eliseo, Cornides, Gambini y ‘Zurdo’ Maggi.

Alto Valle.

AV: Maguna, Canale, Martínez, Marticorena, Canales, Baquert, Arangue, Leal, Castro, Contreras y Pereira.

Goles: No hay registro.

Fecha 12

Estrella Polar 2–7 UAP

Estrella Polar.

EP: Ramos, Montenegro, Castro, Juan Salussoglia, Ferreyra, Larroquet, Montenegro, Carnero, Belleggia, Martínez y Salussoglia.

UAP.

UAP: Benjamín, Tarifa, Elino Maggi, Martínez, Coronel, Rivero, ‘Beba’ Maggi, Eliseo, Cornides, Gambini y Edo ‘Zurdo’ Maggi.

Árbitro: Renzetti.

Goles: No hay registros.

Fecha 13

Fernández Oro 2–4 UAP

Fernández Oro.

FO: Minio, Varela, Domingo López, Guillermo López, Landaeta, Fernández, Cruces, Roubret, Diego López, Rittossa y Miguel López.

UAP.

UAP: Benjamín, Tarifa, Elino Maggi, Coronel, Rivero, Martínez, ‘Beba’ Maggi, Eliseo, Cornides, Ducás y Edo ‘Zurdo’ Maggi.

Árbitro: Rossetti.

Goles: Diego López (2) FO — Zurdo Maggi (2), Cornides y Ducás UAP.

Fecha 14

Obrero Dique 3–4 UAP

Obrero Dique.

OD: -.

UAP.

UAP: Benjamín, Tarifa, Elino Maggi, Martínez, Rivero, Coronel, ‘Beba’ Maggi, Eliseo, Cornides, Ducás y Edo ‘Zurdo’ Maggi.

Goles: No hay registros.

Fecha 15

UAP 2–1 Experimental

UAP.

UAP: Benjamín, Elino Maggi, Tarifa, Martínez, Rivero, Coronel, ‘Beba’ Maggi, Eliseo, Cornides, Gambini e Iglesias.

Experimental.

Ex: -.

Goles: Cornides y Eliseo UPA — no hay registro del gol Ex.

Fecha 16

Rosauer 1–6 UAP

Rosauer.

Ro: -.

UAP.

UAP: Benjamin, Tarifa, Elino Maggi, Eliseo, Rivero, Roberto Rubio, ‘Beba’ Maggi, Moya, Cornides, Gambini y Edo Maggi.

Goles: no hay registros.

Fecha 17

UAP 3–2 San Martín

UAP.

UAP: Benjamin, Tarifa, Elino Maggi, Eliseo, Rivero, Martínez, ‘Beba’ Maggi, Cornides, Gambini, Moya y Edo Maggi.

San Martín.

SM: Ludman, Rodríguez, Torres, Guerrero, Almendra, López, Carrón, Candia, Segura, Mujica y Cervi.

Árbitro: Moltanni.

Goles: no hay registros.

Fecha 18

UAP 2–1 Cinco Saltos

UAP.

UAP: Benjamín, Tarifa, Elino Maggi, Eliseo, Rivero, Martínez, ‘Beba’ Maggi, Coronel, Cornides, Gambini y Edo Maggi.

Cinco Saltos.

CS: -.

Goles: Coronel y Cornides UAP — no hay registro gol CS.

Primera final

UAP 5–2 Cipolletti

UAP.

UAP: Parados: Néstor Amado, Elino Maggi, Alfonso ‘Patón’ Rivero, Juan Carlos Tarifa, Otto ‘Tomate’ Benjamín y Derminio Martínez. Sentados: Esteban ‘Beba’ Maggi, Eliseo García, Aldo ‘Apicciafouco’ Cornides, Alberto Gambini y Edo ‘Zurdo’ Maggi.

Cipolletti.

Cipolletti: Parados: Pedro ‘Perico’ Riguetti, Onofre Sepulveda, Mariano Manriquez, Eduardo ‘Palito’ Lorenzo, Carlos Dellapitima y Osorio. Sentados: Carlos Contreras, Constante Rodríguez, Larralde, ‘Pirata’ Rivero y Ítalo Pierucci.

Árbitro: Castell.

Goles: Edo ‘Zurdo’ Maggi, Juan Carlos Tarifa (2) y Aldo Cornides(2) UAP. Larralde y Rodríguez CIP.

*Segunda final — 29 de noviembre

Cipolletti 3–3 UAP

Cipolletti.

Cipolletti: Parados: Mariano Manriquez, Onofre Sepúlveda, Eduardo ‘Palito’ Lorenzo, Carlos Dellapitima, Pedro ‘Perico’ Riguetti y Osorio. Sentados: Perales, ‘Pirata’ Rivero, Constante Rodríguez, Héctor ‘Tito’ Padín y Alegre.

UAP.

UAP: Parados: Néstor Amado, Elino Maggi, Juan Carlos Tarifa, Alfonso ‘Patón’ Rivero, Otto ‘Tomate’ Benajmín y Derminio Martínez. Sentados: Esteban ‘Beba’ Maggi, Eliseo García, Aldo Cornides, Alberto Gambini y Edo ‘Zurdo’ Maggi.

Árbitro: Castell.

Goles: Aldo Cornides, Edo Maggi y Esteban Maggi UAP. Héctor Padín (2) y Onofre.

*Partido suspendido a falta de 8 minutos. Se reanuda el 12 de diciembre, pateando un penal Cipolletti, pero el marcador no se altera. Campeón Unión.

El cuento de Osvaldo Soriano

“El penal más largo del mundo” es uno de los relatos del ‘Gordo’ en su libro “Cuentos de los años felices”. A continuación el original.


Cómic del cuento “El penal más largo del mundo”
Hacé click y mirá las ilustraciones de Sebastián Martín


TEXTO

Por Carlos Andres Ferreyra (@Caf03) con colaboración de Sebastián Pedro Busader (@sbusader).

Nota publicada en rionegro.com.ar el 12/12/13 al cumplirse 60 años del hecho y en el 2014 en cipollettitv.com.

VIDEOS

Entrevistados
Eliseo García — Delantero de UAP
Alvaro Pedro Ducás — Delantero de UAP
Otto ‘Tomate’ Benjamín — Arquero de UAP
Juan Carlos Tarifa — Defensor de UAP
Eduardo ‘Palito’ Lorenzo — Arquero de Cipolletti
Mariano Manriquez — Defensor de Cipolletti
Arturo Gallucci — Defensor de Cipolletti
Román Villalba — Hincha de Cipolletti

Idea y realización
Carlos Andres Ferreyra
Javier González

Edición
Constanza Perilli
Carlos Andres Ferreyra

Entrevistas
Carlos Andres Ferreyra

Camarógrafos
Javier González
Diego Bonavitta

Archivos fotográficos
Flia. Eliseo García
Flia. Otto Benjamín
Flia. Héctor ‘Tito’ Padín

Colaboración
Belén Páez
Sebastián Busader
Fernando Perilli
Juan Martín Perilli
Nicolás Páez
Edgar Albrieu
Agustín Paneiva
Carlos Gabriel Rodríguez
Melina Florencia Campos

Agradecimientos
Liga Deportiva Confluencia
Museo Municipal Allen
Archivo Diario Río Negro
Flia. Manriquez
Flia. Eduardo ‘Palito’ Lorenzo
Flia. Eliseo García
Flia. Arturo Gallucci
Flia. Román Villalba
Flia. Otto Benjamín
Alvaro Pedro Ducás
Juan Carlos Tarifa