Por qué no me suicidé todavía.

Me gustaría empezar esto diciendo “hay muchas razones” pero en realidad solamente hay dos. Y la verdad estoy contento de que así sea, porque son razones bastante válidas a mi parecer. La primera razón es bastante cliché y creo yo, la más común: mi familia. Como la mayoría de mis vínculos, no todos son profundos o muy cercanos. De hecho siento mucha culpa sobre esto, pero estoy divagando. Me siento un poco engreído diciéndolo, pero no quiero que me extrañen, que me necesiten. Especialmente cuando no tengo mucho para dar. Me imaginé varias veces cómo sería mi tumba, dónde estaría puesta. ¿Pero imaginarme a mi abuela llorándome? Gracias, pero paso. Una de las razones por las cuales sigo respirando son mis abuelas, en especial mi abuela materna. No sé si por el hecho de que mi mamá ya no está y me siento extrañamente responsable por mi abuela, pero no quiero darle ese dolor a ella. También están mi papá y mi hermano. No me miren así, sé que tenemos nuestras diferencias. Pero no quiero imaginar a mi papá explicándole a su hijo acerca de cómo su hermano se suicidó. Dejaría una carta explicando, aunque nadie la pida. Creo que las cartas suicidas son inútiles. Digo, ¿qué tratás de explicar? De todas las cosas por las cuales ya no vas a seguir respirando, ¿la gente va a entenderla? Si no te entendieron en vida, menos lo van a hacer en la muerte. La segunda razón es un tanto difícil de explicar y es el motivo por el que estoy escribiendo esto: Creo firmemente que este mundo todavía tiene mucho para darme. Hay muchas cosas que todavía no hice; Todavía no viajé solo a Europa como soñé. Todavía no fui a un recital de un artista que me vuelva loco. Todavía no vi tanto cine como me gustaría. Ni leí lo suficiente. La puta madre, ni siquiera conocí a la madre de mis hijos. En este mundo, en este lugar, hay mucho para explorar y cuando me pongo a pensar todas las cosas que no hice, me siento muy vivo. Quizá estoy diciéndote esto porque no tengo una depresión severa, aunque efectivamente estoy deprimido, posiblemente también escriba sobre eso. No quería que este texto se transformara en un canto a la vida, porque mi estado de ánimo no es exactamente eso, pero bueno… no va ser la primera vez que me contradiga, ¿no?.