El sabor del liderazgo: mujeres formaron redes productivas y sociales para transformar sus comunidades

“Para mí, el liderazgo sabe a creer; creer que sí podemos, que somos capaces de salir adelante como mujeres independientes, autónomas y empoderadas. En mi caso, el liderazgo sabe a la uchuva que cultivamos nosotras mismas, que procesamos en yogur, arequipe, almíbar y otros postres. El liderazgo sabe dulce: el sabor de salir adelante”, relata María Isabel Lanza, lideresa de la organización Sabores y Tradición de Ramiriquí (Boyacá), un joven proyecto productivo que produce uchuvas, las transforma y genera valor agregado.

María Isabel Lanza, asociación Sabores y Tradiciones (Ramiriquí, Boyacá)

Como María Isabel, decenas de mujeres representantes de 5 departamentos de Colombia se reunieron en el primer campus de Experiencias y buenas Prácticas del modelo Mujer y Desarrollo, en el que relataron testimonios de éxito con sus propios proyectos productivos o de acción comunitaria.

Mujeres emprendedoras, lideresas comunitarias y gestoras de proyectos para la equidad y empoderamiento de género protagonizaron una feria de experiencias en la que expusieron en vitrina los progresos y buenas prácticas que han consolidado en el marco del modelo Mujer y Desarrollo, un programa de inversión social de Ocensa y la Fundación Oleoductos de Colombia, el cual es apoyado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo -PNUD- en sus componentes de fortalecimiento de organizaciones de mujeres y la creación de redes departamentales para fortalecer sus capacidades.

Se trató del primer Campus para el Intercambio de Experiencias y Buenas Prácticas que reunió en Bogotá a delegadas de 17 municipios donde funciona el modelo Mujer y desarrollo. Dicho programa busca apoyar el fortalecimiento de procesos democráticos locales y de generación de ingresos en organizaciones sociales de mujeres en los departamentos de Casanare, Santander, Boyacá, Antioquia, Córdoba y Sucre.

En la feria fueron expuestas experiencias productivas con cacao, durazno, uchuva, mora, guayaba, pitaya, chamba, manzanas, artesanías en cañaflecha, alimentos procesados e intercambios de experiencias con organizaciones de mujeres que trabajan en proyectos sociales como empoderamiento de mujeres en sus territorios, alfabetización digital, campañas de salud como la maratón “corre por una mujer sin cáncer de mama” en Puerto Boyacá, entre otros.

“El modelo Mujer y Desarrollo, de Ocensa y la Fundación Oleoductos de Colombia, cautivó al PNUD porque rompe esquemas sobre la forma como generamos desarrollo sostenible con enfoque de género desde la empresa privada. Este trabajo nos ha permitido evidenciar que las mujeres apoyadas en estos cinco departamentos han demostrado madurez organizacional y liderazgo para el desarrollo de sus comunidades”, sostuvo Blanca Cardona, directora Nacional del área de Gobernabilidad Democrática del PNUD Colombia.

El campus tuvo también un panel de intercambio de experiencias de organizaciones sociales y productivas provenientes de cada departamento. Las mujeres tomaron el micrófono no sólo para contar sus resultados al organizarse y formar redes que trascienden sus propios departamentos, sino que compartieron las experiencias que les deja el proceso en cuanto a su crecimiento humano.

“Tengo un reto y sueño como persona: ser una lideresa capaz de obtener respeto y confianza en mi propia comunidad. Pertenezco a un resguardo donde el machismo sobre la mujer sobresale. Pero con los resultados de mi organización, he logrado involucrar a muchas mujeres y formalizar mi red con otras organizaciones. Así quiero obtener más confianza y respeto para salir adelante”, sostuvo Agripina Padilla, miembro del resguardo indígena Zenú de San Andrés de Sotavento (Córdoba y Sucre), quien lidera una organización que produce artesanías en cañaflecha.

Con el modelo Mujer y Desarrollo en 2017, más de 1800 mujeres de 17 municipios (en los cinco departamentos donde opera el programa), aprendieron a degustar el sabor del liderazgo a través del reconocimiento de sus derechos, el apropiar pasos hacia el empoderamiento social y económico, su dignificación como lideresas y gestoras de cambio, y la motivación para dotar con largo aliento sus iniciativas productivas y comunitarias.

Like what you read? Give PNUD Colombia a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.