Así fue como el Sistema Local de Justicia llegó a las puertas de Cacayal, vereda de Lejanías (Meta)

“Vine a pedir asesoría como víctima del conflicto. Tenía que revisar cómo estaba mi caso por Justicia y Paz y para la recuperación de las tierras que perdimos como desplazados. Acá me ayudaron mucho, porque pude hacer todos los trámites en un solo lugar. Antes tenía que coger un taxi hasta el pueblo (casco urbano de Lejanías), y otro transporte hasta Villavicencio, a dos horas y media. Pero este Sistema Local de Justicia que vino hoy, reunió a todas las oficinas en un solo lugar, y me permitió agilizar en las solicitudes que tenía, que usted pudo ver que eran muchas”, dijo Marcos Aguilar, un joven de 34 años de edad con discapacidad física quien madrugó el jueves 30 de noviembre a la vereda Cacayal del municipio de Lejanías (Meta), para aprovechar la primera brigada móvil del Sistema Local de Justicia en dicha población.

Cacayal es uno de los corregimientos de Lejanías que se asienta sobre planicies bañadas por el río Guape, no muy lejos de la cordillera. Los lugareños producen mandarina, naranja, aguacate, guayaba y maracuyá en abundancia. Desde hace algunos años, las carreteras están siendo adecuadas, y la comunidad disfruta de infraestructura social como centros deportivos e instituciones educativas. Su distancia al casco urbano es aproximadamente de media hora.

Hasta hace algunos años, cuentan residentes de Cacayal y autoridades locales, la región sufrió el sometimiento del conflicto armado. Varios grupos ilegales, en la pasada década, se disputaban el control absoluto de las comunidades locales. Recurriendo al terror y mecanismos de coerción armada, estos actores ilegales también aseguraban su imperio sobre la justicia y la resolución de conflictos.

El panorama es distinto ahora tras la firma del Acuerdo de Paz con las FARC, una de las organizaciones que actuaba en dicho territorio. Cacayal, y en general toda la población de Lejanías, se encamina a la consolidación de su paz territorial, el desarrollo y la recuperación de la gobernabilidad democrática local, a partir de la construcción de confianza en las instituciones.

Dicha confianza tuvo un ejemplar empujón gracias a la primera brigada móvil del Sistema Local de Justicia, una estrategia del Ministerio de Justicia y la Alta Consejería para el Posconflicto, que cuenta con financiamiento del Fondo Multidonante de las Naciones Unidas para el Posconflicto en Colombia, y apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, PNUD.

“La presencia de instituciones del Estado para la solución de conflictividades era nula hasta hace algunos años. Hasta 2003, la región careció de fuerza pública: era la ley de las FARC y otros grupos ilegales la que dominaba. Ellos tomaban decisiones de justicia; castigaban al que robaba gallinas; ajusticiaban al que agredía a la esposa o a quienes protagonizaban desórdenes; también solucionaban a su manera los conflictos por límites de tierras. Fueron años muy difíciles”, describió el alcalde de Lejanías, René Galindo.

“Ahora en el posconflicto estamos volviendo a recuperar la presencia institucional del Estado en los territorios, como ahora en esta brigada del Sistema Local de Justicia. La comunidad ha vuelto a ver la presencia del Estado que antes era imposible. Pasamos de una época muy difícil a una, en este momento, con mucho desarrollo y potencial”, añadió el gobernante al describir el actual momento para Lejanías.

Como en una feria, la comunidad recibía atención de la entidad que más se ajustara a la solución efectiva de sus inconvenientes o conflictos.

La justicia en su vecindario

La brigada móvil de justicia que visitó a Cacayal es la primera de varias jornadas itinerantes que se realiza con recientemente creado Sistema Local de Justicia de Lejanías. El objetivo de esta actividad es trasladar los puntos de atención de las principales instituciones del Estado, más los mecanismos de justicia comunitaria, a las zonas rurales. Las comunidades en dichos territorios suelen tener inconvenientes para desplazarse al casco urbano municipal para obtener ayuda en sus quejas, o desconocen la oferta de servicios formales para solucionar cualquier inconveniente que enfrenten.

Previo a cada jornada, son realizados diagnósticos para identificar las principales necesidades de atención que requiera cada comunidad. De esta forma, a Cacayal llegaron funcionarios de la Unidad de Víctimas, Agencia Nacional de Tierras, Catastro, CTI Y Fiscalía, Comisaría de Familia, Sisbén, Defensoría del Pueblo, Inspección de Policía, el programa Familias en Acción, especialistas en atención al Adulto Mayor y en salud pública, mesas asesoras en derechos de género, educación y cultura.

También hubo espacio para compartir experiencias de equidad de género, para que las mujeres rurales de Lejanías conozcan sus derechos y alternativas de empoderamiento en su municipio.

El alcalde Galindo indicó que el diagnóstico para la brigada en Cacayal identificó que “el principal problema social con el que la población requería apoyo era atención a víctimas, porque la región fue víctima del conflicto en altas proporciones, y todos esperan beneficios de reparación que poco los han beneficiado”.

“Soy víctima del conflicto con otros 6 hermanos. Hemos estado esperando las ayudas de reparación, pero hace un tiempo nos dijeron que alguien había cobrado nuestra indemnización. Nosotros no hemos cobrado nada, y no sabía qué hacer. Acá ya me dijeron que debo ir a la Fiscalía, poner el denuncio, ir a hacer otros trámites y así me pueden ayudar. Voy a hacer esto ahora mismo”, dijo Martha*, al terminar de ser atendida en la mesa de la Unidad de Víctimas, y de camino a la vereda Aurora, donde reside, para recopilar la documentación necesaria. A esta jornada asistieron más de 500 personas de regiones vecinas como El Roble, Brillante, Margaritas, Paraíso y Buenos Aires.

Atención integral en uno sólo lugar y día

Los Sistemas Locales de Justicia (SLJ) son programas de trabajo colaborativo entre el Estado y la comunidad, que proporcionan a la comunidad garantía a sus derechos y respuesta a sus necesidades de gestión de conflictos, mediante la coordinación y el empoderamiento de los distintos actores de justicia en los municipios. Instituciones como las comisarías de familia, notarías, inspección de policía, alcaldías, juntas de acción comunal, personerías y entidades de salud se unen a cada jornada como la vivida en Cacayal, Lejanías.

Mientras la comunidad recibía atención, los niños que acompañaban a sus padres pasaban el tiempo dibujando, pintando o escuchando la lectura de cuentos infantiles.

La Defensora del Pueblo de Lejanías, Adela Gómez, también se trasladó a Cacayal para participar en esta actividad. “Estas jornadas me parecen magníficas. Deberían hacerse en todos los municipios y con más frecuencia. El mensaje es claro: las comunidades deben confiar en el Estado, en las instituciones. Nosotros no les cerramos las puertas. Así que, si tienen quejas o solicitudes, les estamos incentivando a presentarlas ante las rutas legales de solución de conflictos, como los Sistemas Locales de Justicia”, sostuvo.

Con apoyo de PNUD, en 2017 fueron creados y fortalecidos 13 Sistemas Locales de Justicia en igual número de municipios priorizados por la Consejería para el Postconflicto, o por ser zonas veredales transitorias de normalización: Amalfi, Dabeiba, Remedios, Vegachí (Antioquia); Convención, Sardinata, Teorama, Tibú (Norte de Santander); Lejanías, Puerto Concordia, Puerto Gaitán, Puerto Lleras (Meta); y San José del Guaviare. Sus resultados contribuyen a la consecución del Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) número 16: Paz, Justicia e Instituciones Sólidas.