Impulso y Vandalismo.

Las cosas no suceden tal cual las imaginamos, ni siquiera cuando lo hacemos de modo desinteresado.

Cargado de ganas, esas que nadie controla, invadida mi cabeza de ideas ausentes de logica.

Falta de cordinación y nervios en contra destrosan el plan a seguir para llamar la atención de quien te deja meditando en su rostro al menos un segundo como consecuencia del estupido acto de falta de respeto hacia la razón.

Show your support

Clapping shows how much you appreciated Adrián Eduardo’s story.