Los Datos Hablan: En Colorado La Energía Renovable Es Más Barata Que El Carbón

To read in English, click here.

La energía renovable proporciona enormes beneficios para Colorado. La energía eólica y la energía solar emplean a más de 15,000 residentes de Colorado y atraen actividad económica a zonas rurales que tanto la necesitan. Hasta el día de hoy, se estima que la construcción y operaciones en el sector de energía eólica ascienden a $2.7 mil millones tomando en cuenta la actividad en los condados del Este de Colorado solamente. Mientras tanto, la energía limpia nos ahorra recursos al mantener limpio nuestro aire, al prevenir problemas de salud relacionados con la contaminación, y al frenar nuestras aportaciones al cambio climático.

Sin embargo con el paso del tiempo, queda claro que existe otro gran beneficio de la energía renovable y del cual no se habla lo suficiente: se ha vuelto más económica que el carbón en Colorado, al igual que en muchos otros lugares de toda la nación.

Si echamos un vistazo hacia atrás, nos damos cuenta que tan recientemente como el 2008, el carbón producía la mitad de la electricidad en Estados Unidos. En tan sólo siete años, ha bajado a un tercio de nuestros suministros de energía. Si bien es cierto que el gas natural es responsable de una parte de este cambio, las energías eólica y solar están desempeñando un papel cada vez más relevante mientras ganan aceptación por todo el país. El viento impulsa un 36 por ciento de la generación de electricidad en Iowa, la mayor proporción que en cualquiera de los estados. En Colorado, esta proporción es de casi 17 por ciento, mientras que la energía solar es de 1 por ciento.

Los precios de la energía renovable han estado bajando a lo largo de la última década. El costo de una instalación solar ha disminuído más de un 70 por ciento desde el 2010. Los cambios en el costo de los páneles solares a medida que pasa el tiempo se pueden explicar por la ley de Swanson, la cual dice que el precio de páneles solares baja un 20 por ciento cada vez que se duplica la capacidad solar a nivel global. La ley refleja un fenómeno que se ve en toda la economía: las nuevas industrias enfrentan un fuerte período de aprendizaje, y mientras logran mejoras, los precios disminuyen. En el 2015 — el año en que se hizo la mayor cantidad de instalaciones solares alrededor del mundo — los precios cayeron de un 5 a un 12 por ciento. Si bien es cierto que la energía solar no le gana al carbón en la competencia de precios a corto plazo, el costo depende de la zona del país y de los compradores (ya sean residentes, o compañías generadoras de electricidad). Mientras tanto, el precio sigue bajando cada año.

En cuanto a la producción de energía de viento, los ahorros se deben en una mayor proporción a la física. Los fabricantes incrementaron la longitud de las aspas de las aeroturbinas en los últimos años, mientras que los ingenieros han agregado más altura a las torres de éstas. Esto ha resultado en mayores cambios en la producción de electricidad y en su eficiencia, lo cual ha abaratado el costo de la energía eólica. Actualmente, la energía de viento es la forma de energía más económica disponible en muchos estados de la parte central de Estados Unidos, incluyendo a Colorado.

Además, el carbón tiene costos escondidos que lo hacen fundamentalmente más caro que las energías renovables. Es costoso extraerlo y es un recurso finito, mientras que una vez que se instalan las aeroturbinas o los páneles solares, el viento y el sol que las alimentan son gratis. Cuando los combustibles reales que se usan son gratis, y los únicos costos son los requeridos por los sistemas de generación de energía, se está dando un paso gigantesco para la sociedad.

Pero nosotros no somos los únicos que estamos notando que los energéticos renovables son más económicos que el carbón. He aquí algunos líderes empresariales y funcionarios públicos que están dando a conocer este hecho:

David Eves, presidente de operaciones de Xcel Energy en Colorado:

“Sabemos que nuestros clientes y nuestras comunidades en Colorado quieren electricidad que provenga de fuentes de energía limpia a precios razonables, y es nuestra meta brindarles el valor que buscan. El Proyecto Eólico Rush Creek [será] uno de los mayores proyectos de generación de energía de viento en Colorado, con los mejores precios de nuestro sistema en Colorado.”

Gobernador de Colorado John Hickenlooper:

“El precio promedio de energía eólica se redujo en más de un 50% a nivel nacional del 2009 al 2014, mientras que los precios promedio de la energía solar disminuyeron más de un 78% a lo largo del mismo período. Los precios de gas natural están en sus niveles históricos más bajos. Un proyecto de energía de viento en Colorado, el más grande de nuestra historia, va a contratar a 350 personas en su fase de construcción y se espera que le ahorre a los usuarios $400 millones durante su vida útil.”

Gobernadora Republicana de Iowa Kim Reynolds:

“La energía eólica resultó en 9,000 empleos y más de 13.5 mil millones de dólares en inversiones directas [en Iowa] — y lo hemos hecho sin sacrificar precio o confiabilidad. De hecho, Iowa tiene unas de las redes eléctricas más confiables en el país, y el costo promedio de energía para todos los sectores aquí es el sexto más económico de la nación.”

Stephen Byrd, de Morgan Stanley Research:

“Numerosos mercados claves han llegado a un punto de inflexión donde las energías renovables se convertirán en la forma más económica de nueva generación de energía para el 2020, una dinámica que vemos que se está extendiendo a casi todos los países que cubrimos.”

Alice Jackson, vicepresidente de iniciativas estratégicas de Xcel:

“Ya ni siquiera tomamos en cuenta al carbón.”

Michael Taylor, analista senior con la Agencia Internacional de Energía Renovable:

“Lo que Colorado está experimentando es lo que está sucediendo alrededor del mundo. Ahora se considera una opinión anticuada considerar a las fuentes renovables como la opción más cara.”

Puede que algunos digan que este avance, y los precios de los energéticos renovables, se deban a la ayuda del gobierno federal. Pero la inversión del gobierno es crítica para las nuevas tecnologías y para establecer infraestructura y nuevas industrias. Como lo dijo un medio noticioso, estos subsidios son “una inversión para bajar los costos de la energía renovable por medio de la expansión del mercado y la generación de economías de escala.” De la misma manera que fue el gobierno, no la iniciativa privada, el que puso primero al hombre en la luna, el gobierno puede detonar la actividad industrial.

La energía renovable no tan sólo es más económica que el carbón, sino que también es tremendamente importante en el sector laboral. De hecho, hay más empleos en el campo de energía renovable que empleos en el sector del carbón en Estados Unidos. A nivel nacional, el doble de los estadounidenses trabaja en el ámbito solar que en el de carbón, y el sector solar está creando empleos alrededor de doce veces la tasa del resto de la economía. El empleo del sector solar en Colorado aumentó en un 20 por ciento del 2015 al 2016, y ahora tiene aproximadamente 8,000 empleos de energía solar, mientras que la éolica emplea alrededor de 7,100 personas en Colorado. En total, la energía limpia emplea a 62,000 residentes de Colorado hoy en día, lo cual sobrepasa fácilmente los 4,600 empleos en generación de carbón, petróleo y gas natural juntos, al igual que los cerca de 1,200 empleos en la minería de carbón.

Aparte de empleos, la energía renovable es un beneficio para nuestro estado en lo concerniente a la certeza que brinda a las plantas generadoras de electricidad y a las empresas. Como lo explicó el New York Times:

El impulso a la energía limpia permite…a las empresas de servicios públicos fijar precios más bajos por décadas, crear empleos en el sector de manufactura, colocar una fuente constante de dinero en manos de los agricultores que alojan las aeroturbinas y atraer a empresas grandes que quieran energía renovable.”

Y finalmente, cuando consideramos el precio de los diferentes tipos de energía, algunos de los mayores costos son los que no se pueden prevenir por parte de las empresas generadoras de electricidad o los políticos. Estos son los costos a la sociedad por contaminar nuestro aire y dañar nuestra salud. Aunque estos costos han sido ignorados por la mayor parte de nuestra historia, eso no significa que no sean importantes. Las plantas generadoras de electricidad que operan a base de carbón o de petróleo emiten contaminación dañina que afecta nuestra salud y nuestra atmósfera. Estos contaminantes incluyen mercurio, otros metales tóxicos como arsénico, cromo y níquel que pueden causar cáncer, y gases ácidos que causan daño pulmonar y contribuyen al asma, bronquitis y otras enfermedades respiratorias crónicas. Las plantas de carbón también emiten contaminación por partículas, que causan muertes prematuras por infartos, bronquitis y asma.

Las cifras varían, pero los investigadores están de acuerdo en que se deben considerar los costos con una perspectiva general y a largo plazo porque incrementan el precio de los combustibles fósiles. Los cálculos van desde 5.7 centavos extra por kilowatt-hora a 26.89 centavos por kilowatt hora. Estos costos, que incluyen los daños a la economía, a la salud y al medio ambiente se le pasan directamente al público. Igualmente incluyen la carga extra para la salud pública y la contaminación del aire y del agua, y los costos de cuidado médico más altos para los afectados.

Asimismo, cuando extraemos hidrocarburos y los quemamos liberamos gases de efecto invernadero — en su mayoría dióxido de carbono y metano — al aire. Estos gases están espesando nuestra atmósfera y están causando cambios en el clima a nivel global, lo cual causará efectos desastrosos a largo plazo a todas las especies del planeta (incluyendo a nosotros). El impacto económico de seguir con esta actitud de que no está pasando nada, en vez de actuar ahora para reducir nuestras emisiones de carbón es abrumador.

Una de las ideas falsas más prominentes y que es repetida constantemente por los defensores de los combustibles fósiles y los cabilderos, es que la energía renovable es más cara que el carbón. Puede que esto haya sido cierto hace 20 años, pero es el momento de desechar esta idea. Estados Unidos se encuentra en medio de una transición importante hacia la energía limpia. Al mismo tiempo que los consumidores exigen acceso a energía más limpia y a aire más puro y mientras nuestra tecnología mejora, los precios de energías renovables están bajando de forma generalizada. Con las fuerzas del mercado cada vez más a favor de los energéticos renovables, la energía sucia ya no es una inversión inteligente.

¿Te preguntas si es posible que Estados Unidos funcione completamente a base de energéticos limpios y renovables? Sí lo es. Lee más aquí.

¿Son confiables los energéticos renovables? Sí. ¿La energía que producen no es irregular? No. Lee más aquí.


Lee más en nuestro página de web: ConservationCO.org