De empatía y soledad

Vamos a salir, vamos a marchar, vamos a exigir la verdad y la justicia. Pero eventualmente, seguiremos con nuestras vidas, volveremos a nuestros trabajos, a reírnos con nuestros hijos y nuestros amigos. En unos meses celebraremos navidad y año nuevo. En un año habremos celebrado un nuevo día de la madre. Todos, todas, excepto la familia Maldonado.

Porque nosotros vimos la foto, pero ellos tuvieron que ver el cuerpo deforme y descompuesto de su hijo, su hermano, su cuñado, su amigo. Ellos tuvieron que enfrentarse y admitir que no podían reconocer a su ser querido. Pero hay algo peor que eso: saber que el Estado es el responsable.

Porque así es como culmina un calvario de 79 días en el que soportaron -soportan- escuchar las mentiras más viles, las hipótesis más delirantes, con el único fin de ocultar. Y ahí están: con la dignidad de pedir lo más básico, porque quienes debían garantizar nuestros derechos no solo fallaron sino que los traicionaron. Los dejaron solos. Se les pusieron en contra. Los convirtieron en enemigos.

Hoy lo escuchaba a Sergio Maldonado en la conferencia de prensa y no podía creer que alguien pueda soportar esa pesadilla infinita. Pero él mismo me dio la pista de cómo lo hace: está en shock. Ahora funciona, pero sabe con claridad que las secuelas del trauma están por verse.

Lo escuchaba a Sergio. Trataba de imaginarme en su lugar. Los rostros de mis dos hermanos, que conozco de memoria, se me presentaban sobre la voz de ese hombre que pedía por favor no difundir imágenes horrorosas y teorías difamatorias, aún hoy. Y en apenas ese segundo de ejercicio en la empatía, sentía cómo se me partía el alma.

Ahora me pregunto cómo podremos creer en algo de lo que se diga oficialmente. ¿Cómo? Si nos sacaron cualquier atisbo de confianza. Si nos despojaron de todo. Siete horas estuvieron Sergio y su compañera junto a un cadáver que todavía no saben si es de Santiago, por miedo, porque no confían en nadie. ¿Qué nos queda después de esa imagen?

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.