Cuestión de actitud

La felicidad puede estar en los rincones más escondidos de la vida. Puede estar en un paseo por el parque, o en una foto que trae buenos recuerdos. También puede aparecer en un día de calendario tachado, sabiendo que la cuenta atrás para que llegue un evento muy esperado continúa, y que cada vez falta menos. La felicidad es ese momento pletórico en el que te sientes capaz de todo y no le tienes miedo a nada, porque sabes que si eres feliz todo es posible. Una llamada de teléfono, unos kilitos perdidos después de muchos días de trabajo, una fiesta con tus amigas, una manta, película y sofá para días de lluvia y frío… momentos, instantes, detalles… llamadlo cómo queráis. Si te paras un segundo te darás cuenta de que hay cosas sencillas que se pueden hacer para ser feliz: ir a comprar un helado, nadar en el mar, montar a caballo, pasear a tu perro, jugar un partido con tus amigos… Yo intento ser feliz todos los días, aunque a mí manera. Sé que algunas personas intentan humillarme con sus comentarios y con sus gestos. Otras, en cambio, encuentran la felicidad ayudando a personas como yo. Ser discapacitado no es fácil, pero aún así, soy feliz. Y si yo lo soy, ¿por qué tú no?

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.