La inocencia

Me encanta comerme los mocos. Mi mami no me deja, pero yo lo hago cuando no me ve, como con el pipo. Mmmm. También me encanta el pipo. Cuando estoy en clase con mis compañeros, nos tiramos pedos juntos a ver cuál suena más fuerte. Casi siempre gano yo, porque tengo un truco, pero no os lo puedo contar porque sino me ganaríais, y no quiero. Lo que sí os puedo contar es mi pequeño secreto: por la noche, cuando duermo, me hago pis. Pero no se lo digáis a Sara, que es la chica más guapa de la clase y somos novios. Aunque ella también es novia de 4 ó 5 más, pero no me importa, porque yo soy muy maduro y muy mayor, ¡ya tengo cuatro años y medio! El otro día, era el día de San Valentín y en clase teníamos que ser muy cariñosos y demostrar amor. Mi seño se cabreó conmigo porque le di una patada y una bofetada a Sara, pero yo le dije que era porque le quería mucho y se lo demostraba igual que mi papá a mi mamá.

Like what you read? Give Lola Costa a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.