entre

Entre los “hasta luego”

y los “te amos”

hay una infinidad de razones para que te quedes,

pero también las hay para que te vayas,

entre los “nos vemos pronto”

y los “te espero”

hay una infinidad de razones para marcharme,

pero también las hay para luchar.