El mae y la ropa del trabajo

Hay una frase de esas que dan vueltas en redes sociales que dice, “No se vista para el cargo que tiene, sino para el que quiere tener.” Todo bien con la frase, hasta que llega a la oficina vestido de Steve Jobs y la gente cree que anda disfrazado. O de Superman y hay que ir a esperar en Recursos Humanos. Los contextos laborales han cambiado mucho, y ahora tendemos a vestir más acorde a nuestra función que a nuestro cargo. Los grados de formalidad han bajado considerablemente. En muchos lugares, no hay código de vestimenta. En otros, es bastante flexible. En donde sí hay un código rígido es donde su imagen corre más peligro, porque es fácil caer en el conformismo. El conformismo lleva a las personas a usar camisa manga corta con corbata, o peor, Crocs. No sea conformista. Demuestre su “cultivamiento”.

Aquí la mayoría anda más formal de lo que se acostumbra actualmente

La clave para vestir bien en la oficina, independientemente de cual sea su contexto laboral, es no complicarse. El “look” más sencillo muchas veces es el más efectivo. Considere qué imagen está proyectando a sus compañeros, a sus jefes, a sus clientes — pero aún más importante, a usted mismo. Su atuendo tiene un efecto psicológico muy fuerte sobre su comportamiento. Si se viste para dar una buena impresión, eso también va a mejorar su actitud. No se vista para impresionar; mejor impresiónese usted mismo. O en inglés: “Dress to impress… yourself.”

Esto califica como “business casual” en mi lugar de trabajo

Por más informal que sea su ambiente de trabajo, nunca va a ser ultra-casual. Evite los shorts, las bermudas, los estampados escandalosos, los tonos chillones, las camisetas de tirantes, los buzos y las lagañas.

Esto califica como “formal” en mi lugar de trabajo

Los jeans slim o rectos, con un estilo más “a la medida”, son los que mejor se ven en los ambientes más casuales de trabajo. Entre más oscuro el tono de sus jeans, mejor. Para mantener un “look” profesional, evite los jeans claros, gastados, con hueco o anchos.

Ojo los jeans slim, oscuros, profesionales, con post-grado

Los chinos también deben ser slim o rectos, en una paleta de colores neutra, para que sean más fáciles de combinar. Deje los chinos de tonos no convencionales para los fines de semana o las horas no laborales. Los pantalones no son la mejor opción para ser su remate visual, sobre todo en la oficina.

No es por avalar una moda, pero la camisa de mezclilla con chinos se ve muy bien

Las camisetas, sean tipo polo o t-shirts, entre más discretas, mejor. Evite los patrones cargados. Una camiseta clásica, firme, a la medida, en tonos sólidos o patrones sencillos siempre es la mejor opción.

El punto bajo de esta foto son esos calcetines grises que califican como “sad socks”

Camisas casuales con un patrón sencillo o camisas en tejido Oxford de tonos lisos se ven bien con jeans, chinos o hasta pantalones de vestir — en caso de buscar más formalidad sin llegar al traje. Recuerde nunca usar más de un patrón en su atuendo — solo una prenda estampada. NUNCA doble las mangas de su camisa hacia adentro. Se ve espantoso y… erm… polo. Doble las mangas hacia afuera, usando el ancho del puño como referencia hasta la altura del codo y después jale la manga para que le quede justo sobre el codo, nunca debajo de este. Las mangas ¾ en hombres se ven muy mal.

Dóblense bien las mangas, jóvenes. Los de la foto fallaron en eso.

¿Quiere subir de nivel? Un sweater tejido a la medida o un cárdigan pueden ayudar, mientras que las puntas del cuello de su camisa o camiseta tipo polo no se salgan del cuello de su sweater. Si opta por usar camiseta, el cuello debe mantenerse firme — nada de cuellos estirados y/o caídos.

Todo bien con el contraste

Un blazer siempre es una excelente opción para añadir formalidad y las tres opciones clásicas se prestan mucho para la oficina: el blazer azul marino, el saco deportivo gris en tweed o el saco deportivo café de corduroy.

Jeans + t-shirt + blazer

Para cuando quiere sentirse poderoso, el traje sigue siendo la mejor opción. Hay una muy buena razón por la que el traje recto de dos botones sigue siendo la clave del vestuario de figuras importantes: casi siempre se ve bien. Aunque en contextos de negocios no es inapropiado combinar patrones en traje/camisa/corbata, recuerde que es mejor mantener las combinaciones sencillas para evitar distractores visuales. Lo importante es que sobresalga usted y su elección de atuendo lo complemente, y no que sobresalga su atuendo y lo marque a usted.

Ese primer botón de la polo podría no abotonarse, por aquello

En cuanto a zapatos, las zapatillas deportivas casuales son apropiadas solo en los ambientes más casuales de trabajo — entre más minimalistas, mejor. Los mocasiones, Monks y Derbies son opciones clásicas y muy seguras, y las botas clásicas de cordón, Chukkas y Chelseas se ha vuelto comunes recientemente. Por más que Mark Zuckerberg vaya a la oficina en “chanclas” y con calcetines, no siga ese ejemplo.

Los Oxford pueden desentonar si el atuendo es muy casual

Las prendas pequeñas, como sus calcetines o una corbata, junto con sus accesorios, son la mejor manera de darle el punto alto a su atuendo. No use más accesorios de la cuenta ni intente que todo — desde sus calcetines hasta su reloj — sea llamativo. En estos casos, menos es más. Otro punto importante a recordar es que los lentes oscuros son solo para exteriores. Una vez que usted entra al edificio, es tiempo de guardarlos en su estuche hasta volver a salir. Usar lentes oscuros dentro de la oficina da una pésima impresión.

Todo accesorio visible debe añadir a la coherencia del atuendo, así sea su mochila

Por último, recuerde que el saberse bien las reglas de estilo es el primer paso para saber cómo flexibilizarlas para que se adapten mejor a su estilo personal. Domine las bases. Siga los lineamientos de estilo que ha aprendido para cada prenda. Permita que los detalles sean los que le den el remate visual a su atuendo. Evite llamadas de atención de Recursos Humanos.

Como el departamento de edición trabaja en ¡Cultívese, mae! voluntariamente, sus “likes”, preguntas, comentarios, “shares” y recomendaciones nos sirven de motivación para no dejarle todo botado al jefe. Estamos en Facebook ¬¬, Twitter, Instagram, y siempre están disponibles los comentarios de abajo. Feliz semana. Impresionense.