El mae y las cejas

Pereza. Desinformación. Ignorancia. Miedo. Malos ejemplos. Dolor. Cada uno tiene sus excusas, pero no hay justificación. No hay ritual de cuidado personal que este completo si no cuida sus cejas. Es más, las cejas mal cuidadas van a arruinar su look no importa que tanto invierta usted en otros aspectos de cuidado personal y atuendos. No hay cómo esconderlas: están en su cara, encima de cada uno de sus ojos, debajo de su frente (bueno, eso espero).

En la foto: Cejas listas para ser optimizadas

Hay buenas noticias: las cejas de un hombre no requieren de mantenimiento excesivo. Con solo seguir unos cuantos pasos semi-regularmente, usted va a tener unas cejas dignas de estar en su cara. Va a necesitar unas buenas pinzas de acero, un peine fino y unas tijeras planas pequeñas. Suelte esa rasuradora. En serio, suéltela. Eso es lo peor que puede hacer — solo va a empeorar la condición del pelo que va a volver a salir rápidamente, porque lo está recortando, no eliminando.

Habemus exceso de cejas

“¿Y la cera? ¿O el hilo?”: Solo si se lo hace un profesional, porque si no, se va a quedar sin cejas y esa definitivamente no es la idea. No le tenga miedo a la pinza. Las mujeres las hemos usado por años con mucho éxito y pocas lágrimas.

- Las cejas de un hombre deben verse controladas, nunca moldeadas

Uno de los rasgos más masculinos y atractivos del rostro de un hombre son sus cejas. Ellas enmarcan su cara. La estética de las cejas masculinas es completamente distinta al de las cejas femeninas. ¿Eso qué quiere decir? Que las cejas de un hombre nunca deben ser arqueadas ni punteadas. El mantenimiento es mínimo para demostrar que usted tiene el control — nada de cabellos excesivamente largos, en direcciones contrarias y fuera de los bordes. Evite darles una forma de molde — no importa lo que ciertos jugadores de fútbol o artistas populares hagan. Ellos no son tan cultos como usted.

TODO. MAL.
TODO. PEOR.
TODO. MUCHO. PEOR.

- Controle los bordes.

Muy, muy básico: usted debería tener dos cejas, no una.

No debería haber pelo entre esas dos líneas, mucho menos sobre su nariz

Véase al espejo. Trace una línea recta imaginaria del centro de su fosa nasal hacia su frente en cada lado. Todo lo que esté dentro de esas dos líneas se tiene que ir. Tome la pinza, agarre el pelo y jale. Ese ardorcito que siente es normal — no dramatice, no duele tanto… bueno, al principio sí, pero después ya no tanto. Tranquilo, los resultados valen la pena. (Pro tip: duele menos si usted estira ligeramente el sector de piel del que va a extraer el pelo.)

A ver, valiente. Jale duro.

En cuanto al resto de los bordes, mejor consulte con un experto — que puede ser su barbero — antes de entrar con la pinza. Si hay algo que definitivamente está fuera de los límites normales que deberían tener sus cejas — es decir, invadiendo territorio de su frente, sus parpados o sus sienes — retire al invasor. Mientras no haya uniceja o unión entre ceja y cabello, es mejor no exagerar con la extracción. Recuerde que lo más importante es que se vea natural y no moldeado.

Extracción pacífica de invasores no deseados

- Controle el volumen

Aquí es donde entran en juego el peine y la tijerita. (Pro-tip: si no tiene un peine delgado, use un cepillo de dientes). Cepille su ceja hacia arriba y recorte los milímetros que sobresalgan por encima del borde superior de la ceja. Si cree que es necesario quitar más volumen, cepíllelas hacia abajo y repita el proceso. Si tiene dudas de cómo empezar o cual es el volumen adecuado para sus cejas, mejor consulte con un experto — que puede ser su barbero. La idea es que los pelos se vean de un largo uniforme y cubran sus cejas naturalmente; nunca excesivamente cortos y menos que existan puntos calvos en sus cejas. Naturales. Controladas.

Solo las puntitas

- Consulte con su barbero

Mis amigos dicen que sus barberos deberían darme comisión, porque nadie los envía tanto a consultarles cosas o a utilizar sus servicios como yo. Aquí estamos muy de acuerdo con eso de la comisión, pero ese no es el punto. Sus barberos están ahí precisamente para que usted les consulte este tipo de cosas y para hacer recortes no solo de su cabello y barba, sino también de los pelos errantes de sus orejas, nariz y cejas. Es más, tal vez su barbero hasta conoce a alguien que da el servicio con pinza, hilo o cera para hombres. Muy importante eso: PARA HOMBRES. Las esteticistas que dan este servicio para mujeres pocas veces saben cuidar la estética de las cejas masculinas y son propensas a quitar más pelo de la cuenta o a moldear excesivamente.

- En resumen

Dos cejas naturales, con bordes controlados y un volumen uniforme = muy masculino, mucho estilo, buena imagen.

En cuatro pasos, con pinza.

El artículo de hoy — claro, conciso y al pelo (¡ja!) — fue traído a ustedes por aclamación popular. Me llovieron mensajes por Facebook, Twitter, correo electrónico y hasta por whatsapp — tengo la peor identidad secreta del mundo, jóvenes — para que hablara de “El mae y las cejas”. Como en el departamento de edición complacemos al público, aquí está el resultado. Si usted tiene peticiones, sugerencias, preguntas, dudas existenciales o se sabe algún buen chiste, las líneas están abiertas, incluyendo Instagram y los comentarios de abajo. Me cuentan cómo les va con la pinza.