En marksmanhealthcare.com

La medicina (a la búsqueda) del valor

CuraeSalud
Sep 4, 2018 · 10 min read

Value healthcare, IA, biohacking, mHealth, blockchain y novedades del mercado internacional “digital health”.


Esto sólo es una selección. Si te gusta puedes acceder a todas las informaciones recopiladas durante agosto usando gratuitamente el servicio “Knowledge eHealth” desde aquí: http://curaesalud.com/knowledge/


Si hay algún concepto de moda en la gestión sanitaria, este es sin duda, la Medicina Basada en el Valor. Proveniente del mercado estadounidense y quizá impulsado por el artículo de Michael E. Porter de 2009 “A Strategy for Health Care Reform — Toward a Value-Based System” (PDF) “Value-Based Healthcare” se puede entender desde un punto de vista mercantilista como un modelo de prestación de servicios de salud en el que los proveedores reciben un pago en función de los resultados de salud del paciente, o bien sencillamente como la necesidad de aportar resultados clínicos (salud con la máxima calidad y seguridad), pero con los mínimos costes, según escribe Nacho Vallejo en un largo y divulgativo texto (¿Cuáles son las implicaciones de una atención sanitaria basada en el valor?) en en el blog de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).

Un artículo que recorre tanto la perspectiva de Porter como la de Berwick (Triple Aim), y otras fuentes que dan una visión amplia y completa del concepto.

Como evidencias de los trabajos que se están realizando en España, estos días el Hospital 12 de Octubre de Madrid ha informado (La evaluación de resultados en salud y sus costes avanza en las autonomías) que participará en la iniciativa ICHOM, consorcio que define estándares de medidas de resultados para facilitar la atención basada en valor, en el proyecto de adopción y validación en la práctica diaria en pacientes con cáncer de pulmón y de mama.

Y finalizamos este tema añadiendo una reciente encuesta de la firma estadounidense Quest Diagnostics sobre la percepción de médicos y gestores del camino que queda por recorrer desde el pago por servicio al servicio por valor, en el mercado USA. Es necesario el registro para su lectura.


La Asociación de Salud Digital publicó en su web un interesante artículo (¿Qué le falta a la IA para eclosionar en salud?) En el que se hacía eco del editorial de “The Lancet” (Is digital medicine diferent?) y su sentencia final que solicitaba la revista médica británica al respecto de

“Un marco claro para diferenciar los productos digitales efectivos del oportunismo comercial”.

La ASD reflexiona sobre las dificultades para proporcionar evidencia en la medicina digital, aún más cuando la ola innovadora de la IA amenaza con llevarse por delante el modelo de asistencia sanitaria tal y como lo conocemos. Una de las acciones imprescindibles, según la asociación, es sincronizar los proyectos de la IA con la posterior validación clínica, para que los avances lleguen a los ciudadanos con seguridad y en tiempo efectivo. Para lo cual solicita el liderazgo disruptivo de los profesionales, en el desarrollo tanto de nuevos modelos como en la adaptación a los requerimientos de la tecnología, porque esta es imparable.

El mensaje de la ASD sigue la línea que siempre se ha marcado de influir y dar prioridad a las acciones sobre las entidades y profesionales de la salud, que sea activos y proactivos, porque sólo subiéndose a la ola tecnológica y estando a su mismo nivel se puede asegurar su efectividad, mitigar sus riesgos o condicionar sus planteamientos excesivamente mercantilistas.

Respecto al editorial de The Lancet, además de recorrer los no muy exitosos proyectos reales del NHS en la aplicación de la tecnología hace un llamamiento final, más conservador, para alertar de su preocupación ante los riesgos de la medicina digital y reclamando ese marco de diferenciación que señalábamos al principio.


Como es habitual, por estas fechas, Gartner ha presentado su Hype Cycle for Emerging technologies (2018).

Su esperado Ciclo de sobreexpectación que representa de forma gráfica la madurez, tiempos de adopción y aplicación comercial de una tecnología, y que sirve para saber qué estará de moda durante los próximos 12 meses y qué pasará al olvido y tendrá que buscar su momento en el mercado.

Gartner considera que la inteligencia artificial (en su amplio sentido), biohacking, las nuevas plataformas y las experiencias inmersivas estará de moda este año.

De alguna u otra forma todas esas tendencias tienen repercusión en las tecnologías de la salud. Pero merece la pena prestar atención a el denominado “biohacking” término que en un principio se ha utilizado para esa filosofía hacker (y un poco friki) cuya intención es modificar los seres vivos para mejorar o crear nuevas capacidades, y que la evolución tecnológica ahora está haciendo realidad. Gartner divide al biohacking en cuatro categorías:

  • “Technology augmentation” como aquellas tecnologías que van más allá de ayudar a las personas a manejar sus enfermedades o discapacidades y proporcionan un aumento de sus potencialidad por encima de las personas “normales”.
  • Nutrigenómica o la interacción entre el genoma y los nutrientes.
  • Biología experimental
  • Y “grinder” biohacking; que serían las personas que aplican a su propio cuerpo la ética biohacker.

Estamos hablando (y oiremos mucho hablar) de biochips, biotejidos, interface cerebro-computadora, exoesqueletos, realidad aumentada y tejidos inteligentes.


Un estudio transversal descriptivo encuadrado en el “Barómetro andaluz sobre aplicaciones móviles de salud” basado en encuestas telefónicas a la ciudadanía mayor de edad residente en Andalucía (2016), ha dado lugar al documento (Visión ciudadana sobre la prescripción de aplicaciones móviles de salud y el uso de tecnologías de la información y la comunicación en el entorno sanitario en Andalucía) donde se pretendía conocer el uso y la predisposición ciudadana hacia la comunicación con los profesionales sanitarios basada en nuevas tecnologías y hacia la recomendación de apps o aplicaciones móviles de salud. El resultado ha sido:

“La utilización de las TIC en la relación profesional-paciente y la recomendación de aplicaciones móviles de salud tienen todavía escasa presencia, pero hay una alta predisposición ciudadana a ellas. Los resultados obtenidos son congruentes con estudios anteriores sobre la influencia de los factores sociodemográficos en el uso y predisposición al uso de las TIC y de las aplicaciones móviles de salud recomendadas”

Que paralelamente a esta información, haya aparecido la noticia que CatSalut estaba trabajando en un piloto (Cataluña estudia incluir datos de ‘app’ y pulseras para los pacientes) con datos de wearables en pacientes para uso médico, no debería ser solo una coincidencia Sino un rumbo que esperemos nos lleve a buen puerto.


El camino para la adopción de la tecnología Blockchain aún es largo, aunque no se dejan de publicar artículos e informes alentadores como el de Computer World (By 2020, 1-in-5 healthcare orgs will adopt blockchain; here’s why) que se hace eco del report de IDCBlockchain in Health IT Interoperability” que pronostica que el impacto de esta tecnología en la interoperatibilidad sanitaria será tan grande que para 2020 el 20% de las organizaciones sanitarias estarán utilizándola para la gestión de las operaciones y la identidad del paciente.

Un dato que nos parece realmente optimista, pero que se basa en la presumible capacidad de transmitir de forma segura datos de pacientes para proveedores de servicios de salud, farmacias, pagadores e investigadores clínicos.

El mismo artículo aconseja que se verifiquen los pros y los contras de Blockchain y que se realicen pruebas concepto de interoperabilidad, y comenta la prudencia con la que el Departamento de Asuntos de los Veteranos de los Estados Unidos (VA) se está tomando su implicación con la tecnología del libro distribuido. Porque como el informe también concluye, la línea de tiempo para su adopción como tecnología central será más larga (entre 5 y 7 años).

Para que blockchain se adopte ampliamente como tecnología central en el cuidado de la salud, vamos a tener que esperar más tiempo, quizás más allá de cinco a siete años, sobre todo en los complejos y claves flujos de trabajo clínicos.

Casos prácticos de la tecnología no hay muchos de calado, pero sí se ha teorizado con la “panacea”; desde la ciberseguridad hasta los registros de salud electrónicos, desde la interoperabilidad de datos hasta la cadena de suministro y los ensayos clínicos, incluso al compromiso del paciente.

Un artículo de Healthcare IT se centra en la identificación del paciente (How blockchain can help with healthcare’s patient matching problem). ¿Puedeblockchain identificar al mismo paciente a través de una intrincada red de sistemas de información o proveedores de salud?

Según el artículo, una vez que se establezca un consenso sobre los requisitos, blockchain puede diseñarse para proporcionar esa identificación. Básicamente el problema está en la identificación universal del paciente, ya que aunque la tecnología pueda asignar un ID universal correcto, no podrá identificarlo porque esta labor que recae en los múltiples sistemas que interactúan con los datos del paciente.

El largo artículo teoriza sobre diversas opciones técnicas y finaliza concluyendo que aunque se resuelvan las dudas de velocidad, coste, privacidad, gobierno, etc. el siguiente obstáculo será la confianza del público, al existir (y es probable que con mayor virulencia próximamente) una mala prensa alrededor de las criptomonedas y su posible inseguridad.

A un nivel más global, la encuesta de Deloitte (Breaking blockchain open) ha preguntado a más de 1.000 ejecutivos de todos los sectores (11% sanitario) de USA, Canadá, Mexico, UK, Francia, Alemania y China, y más de la mitad (sector salud) consideran que blockchain será disruptivo para su industria y no lo considera una tecnología únicamente con peso en el aspecto financiero. En concreto el valor en sanidad lo concretan en la desintermediación, la transparencia y la auditabilidad, la colaboración entre participantes de la industria y los nuevos modelos de negocio.

Existe bastante optimismo en base a los numerosos proyectos de prueba que se están realizando y que en el próximo año se concretarán en actividades tangibles que evidenciarán el valor de blockchain y la racionalización de los consorcios que intenten transformar la atención médica.


Y finalizamos con las novedades del mercado eHealth, que está en ebullición. En primer lugar la compra del servicio de farmacia online y entrega en domicilio PillPack por parte de Amazon (Amazon Buys Online Pharmacy PillPack for $1 Billion) que ha vuelto a provocar decenas de artículos sobre sus intenciones en el sector de la salud. Un ejemplo es el artículo de CNBC (An Amazon Prime Day for health care? Here’s what experts say it could look like) sobre las imaginables ofertas de Prime Day que podría ofrecer para el próximo año, como descuentos en la atención médica mediante un paquete de visitas o tarjetas regalo de servicios sanitarios. En la misma línea otra noticia (Amazon and start-up Xealth are planning a pilot where doctors would ‘prescribe’ products to be delivered after patients leave the hospital) nos cuenta un proyecto que estaría diseñándose junto con una startup llamada Xealth y algunos hospitales que permitiría a los médicos recomendar productos a sus pacientes antes de que sean dados de alta y que recibirían directamente en sus hogares.

Siguiendo con los “nuevos” actores en el sector, hablamos de Walgreens, la compañía estadounidense segunda en el mercado de farmacias detrás de CVS Health que ha lanzado el servicio “Find Care Now” una plataforma digital marketplace que permite a sus clientes buscar servicios locales de atención médica incluyendo telesalud. En colaboración con 17 proveedores de salud ofrece atención urgente (incluso en sus propias oficinas de farmacia), pruebas de laboratorio, segundas opiniones, servicios de óptica y audición y visitas a domicilio (Walgreens Introduces New Digital Marketplace Featuring 17 Leading Health Care Providers).

Sin salir de EEUU donde más de la mitad de los trabajadores tiene un plan de salud de su empleador y el 80% de las grandes empresas tienen su propio seguro, no sorprende que una de las más grandes Apple planee abrir su propia clínica, ACWellnes algo que ya tienen (aunque con servicios subcontratados) empresas como Intel o Facebook. Lo que es distintivo es que ACWellness destaca por su enfoque en la atención y no solo en tratar la enfermedad, de hecho la mayoría del equipo contratado hasta ahora no son médicos, si no nutricionistas, especialistas en ejercicio físico, enfermeros o lo que llaman “care navigators” personas con experiencia en dirigir a los pacientes a la atención sanitaria más adecuada. Ideas en la línea de su propia tecnología y mercado para los usuarios Apple.

Para el que esté interesado en conocer mejor este movimiento concreto del mercado norteamericano le aconsejo la lectura de esta entrada (FANGs & MAGA — Meet WaWa for Health, Walgreens and Walmart) en el blog de Jane Sarasohn-Kahn que también habla de las intenciones en el cuidado de la salud, de otro de los minoristas clave como Walmart al cual seguiremos de cerca en los próximos meses.

Y finalizamos con otra importante noticia la inversión de 375M$ por Alphabet(Google) en la exitosa compañía de seguros de salud Oscar Health que quiere rediseñar los seguros para que estén orientados a la experiencia del usuario. Por ejemplo ofreciendo a sus asociados telemedicina gratuita 24x7 a través de su servicio “Doctor on” y asigna un equipo de atención personalizado.

Esta inversión le permite a Google poseer el 10% de la compañía y a Oscar contratar más ingenieros, científicos de datos, diseñadores de productos y médicos para expandir su mercado y entrar en el nuevo segmento de Medicare.


Si te ha gustado puedes acceder a todas las informaciones recopiladas durante agosto usando gratuitamente el servicio “Knowledge eHealth” desde aquí: http://curaesalud.com/knowledge/

CuraeSalud

Written by

Salud Digital. Divulgación. Estrategia. Consultoría. Proyectos. http://curaesalud.com