Garabateos en la pared de la ducha.

Estas palabras tienen un principio y un final.
Nuestras palabras, nosotros, tenemos un principio y un final.
Pero yo soy feliz, ya que mientras las decimos, recorren el aire
Reverberan en los espacios, acarician, despiertan.
Mientras las palabras vibran, yo estoy vivo.
Yo existo entre las ondas.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.