Ma Mía,

Ya casi termina
la vida
y la muerte.
Ya casi terminan.
Ya casi se revolucionan y retuercen,
hacia finales distintos,
hacia desconocidos destinos del hilo rojo.
En el interior de la luz láser,
Redshift.
La vida no es roja.
La sangre es una señal,
nuestra evolución la teme.

Volver a la realidad, a través de éstos hilos eléctricos.
Intentar ser la realidad.
Ser otras personas que no sé si son reales o hechas por mí.
Como fantasmas inteligentes que me ayudan a trascender,
a cambiar de paradigma,
a componerme de otras células,
de otras estuatas.

Ma mía,
almohada mía.
Abuela,
pónte cómoda y disfruta el ride.

Like what you read? Give DUOMO a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.