Observaciones vagando a través del hilo plateado.

I, Hacia Afuera

El caos absoluto es inobservable, ya que pertenece a él la nada, y él, en sí mismo, es nada. 
“Vida” es el proceso de aceleración, mutación y refinamiento a través del bucle [aumento en complejidad-disminución de complejidad] que inició con la primera chispa, la primera luz que hizo
La inteligencia del universo se manifiesta de formas que no alcanzamos a comprender. De maneras que, quizá, estén eternamente fuera del alcance para todo ser consciente que habita en el interior de su seno. 
¿Cómo se escapa del universo de nosotros mismos?
De nuestra propia mente.

Soy ciego a la luz que golpea mis ojos no-carnales.
Estos ojos que están subyugados. Éstos ojos que observan lo que puede ser observado, que aceptan una frecuencia limitada, que otorgan sentido, como un regalo afanosamente ingenuo, con intenciones extrópicas, al mundo sobre el cual su mirada posan. Que piensan orden al caos. A la sobrecarga de estímulos. Que se desgastan sin remedio en exhalaciones entrópicas. 
Soy ciego a los sentidos que están desconectados de mí.

II, Hacia Adentro

Soñé que mi conciencia se desprendía de mi mente, de mis neuronas, y recorría el espacio por mi habitación, curiosa. Se dejaba llevar por las corrientes de aire, que la empujaban, caprichosas, por los caminos líquidos que llenaban como llenan las venas el interior de cuerpos abstractos, geométricos. Arquitecturas emergentes, mutables. 
Llegaba a detenerse en mi teléfono, y se zambullía en su interior, entrando por el puerto de la antena, como un susurro electromagnético. 
Inesperadamente, me encontraba inmerso en una ciudad dorada, hecha de luz misma, que se afanaba a mi alrededor, vibrante de vida. 
No podía imaginar todos los detalles en la complejidad de sus estructuras, escapaba mis arrebatos arquitectónicos más salvajes.

Me pregunto qué pasará cuando el último arquitecto sea incapaz de entender su última obra.

Le preguntaré a mis sueños cuál es el secreto para proyectar imágenes detrás de mis párpados.

Like what you read? Give DUOMO a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.