Primer plano en escena de sexo 1.

El rostro del hombre, inclinado hacia delante, 
sube y baja, sube y baja, 
en un ritmo suave, delicioso. 
Su frente está perlada de pequeñas gotas de sudor.

Su respiración lleva un ritmo entrecortado.

Las sombras que proyecta sobre la piel llevan otro ritmo, más ansioso, 
que vibra, que devora en diminutos mordiscos.

Las luces flaquean, visión de túnel.
Visión de tunel.

Los pequeños huesos que puntúan su clavícula se esconden, se resaltan, 
se esconden, se resaltan.

El pulso aumenta.

La expresión concentrada del hombre se frunce ligeramente. Sus ojos observan fijamente, trabados.
Sus pupilas se dilatan entonces, los iris de colores implosionan en una vorágine silenciosa.
El hombre se deshace, se invierte, se desliza.
Pero su mirada sigue fija, implacable.

Los segundos se apretan entre sí, como un tren descarriado.

One clap, two clap, three clap, forty?

By clapping more or less, you can signal to us which stories really stand out.