Caminando por estas calles

“Como vaya viniendo, vamos viendo”- Eudomar Santos,interpretado por Franklin Virguez “Por estas Calles” 1992.
Foto Archivo El Nacional

“Por estas calles” fue una novela venezolana emitida por la cadena RCTV a principios de los años 90 que estuvo al aire por un poco más de dos años, siendo así una de las novelas más largas y controversiales de la historia de nuestra televisión. En esta novela se relató la realidad de un país en decadencia, donde la inseguridad, la desigualdad y la corrupción judicial reinan y el dinero se antepone a la vida, donde la gente honesta y trabajadora debe luchar para construir un mejor país para sus próximas generaciones.

Esta novela revolucionó a la sociedad venezolana puesto a que esta retrató la realidad de nuestro país y le abrió los ojos a los millones de fieles televidentes que la sintonizaban cada semana. En otras palabras, la transmisión de esta novela fue una osadía de parte de RCTV por el contenido que se utilizaba para producir cada uno de los capítulos. Se convirtió en una manera de expresar el descontento que existía mientras Carlos Andrés Pérez estaba al mando.

Cabe destacar que “Por estas calles” rompió el estereotipo de las telenovelas venezolanas, mostrando como era en realidad la vida en los barrios pobres de Caracas, esta novela mostró “al barrio” y a su gente tal y como era realmente. También manejó temas como el de la miseria en la que se encontraba el país y el tráfico de droga.

Durante el tiempo que estuvo al aire, la novela denunció muchas situaciones que se presentaban en la realidad y adaptó muchos de los titulares más sonados en los medios de comunicación, como la exasperación pública con la corrupción, escándalos tales como un doctor que robó el equipo de su clínica privada y un gobernador forzado a renunciar después de tomar el dinero de un fondo secreto.

“Por estas calles” plantea que el éxito político, social o económico puede ser obtenido sin que importen las vías empleadas para alcanzarlo. El fin justifica los medios, aunque este sea una confabulación con el narcotráfico y el crimen organizado.
 Éxito político que no se obtiene si no se soborna y se lavan dólares provenientes de negocios ilícitos y despreciables.

Finalmente, el mejor de los mensajes que transmite “Por estas calles” es la certeza de una justicia humana e inevitable, que el crimen paga, que la tramposería sale, y que el delincuente inevitablemente tendrá que verse en frente del cañón del revolver que empuñamos todos nosotros.