Coronavirus: un enorme desafío para el sector editorial

No hacen falta muchas más palabras sobre el Coronavirus y todo lo que se dice al respecto de esta pandemia segundo a segundo. Tenemos un enorme desafío como humanidad para poder superarlo y que deje la menor cantidad de víctimas posibles. En lo que hace a la propia industria editorial, como muchas otras, sufrirá enormemente con grandes perdidas económicas. Y sabemos que además el efecto es doblemente negativo, porque también tendremos un impacto negativo en términos sociales, culturales y educativos. En concreto hoy nos enfrentamos a una caída abrupta en la venta de libros en todo el mundo tras el cierre de las librerías y los principales circuitos de distribución del libro, el anuncio de muchas editoriales que, ante este panorama, posponen sus novedades por tiempo indefinido, y el efecto por demás negativo que produce la cancelación de las ferias y eventos culturales en todos los continentes, en un industria para la cuál las ferias son una parte fundamental de su propio funcionamiento, son su ADN. No es mi intención profundizar en el análisis de los efectos negativos, porque ya lo hacen brillantemente Bernat Ruiz Domenech en su artículo “La primavera negra del libro” y Manuel Gil en “Las librerías después de la pandemia”. Y seguramente veremos en los próximos días análisis similares de la industria editorial en América Latina, claramente más frágil que la de los mercados europeos. El foco que quiero proponer es una mirada hacia adelante, haciendo el ejercicio (sumamente difícil en estos tiempos) de pensar en positivo, y tratar de brindar algunas ideas y herramientas que ayuden al sector a pensar el camino a seguir sabiendo que después de esta pandemia el mundo ya no será igual.

Dejar de publicar no es una opción

La esencia de una editorial es publicar libros. Y no considero que sea una buena estrategia dejar de hacerlo. Esto es algo que he venido conversando con muchas editoriales en los últimos días. En el caso de haber una imposibilidad de publicar los libros en formato papel (por cuestiones económicas, financieras o por falta de canales de distribución), los libros pueden seguir siendo publicados en formato digital, un negocio que seguramente tendrá un crecimiento muy fuerte en los próximos meses. No por algo tanto España como Gran Bretaña han decidido en estos días finalmente reducir el IVA al libro digital como una medida más para alivianar los efectos de esta crisis. Las novedades pueden seguir siendo publicadas en formato digital, y con el mismo esfuerzo de comunicación con el que se hace habitualmente para el mundo papel. No sabemos realmente cuánto durará esta pandemia, pero es probable que muchos de los hábitos que se adquieran durante estos días duren mucho tiempo más. El consumo de contenidos digitales esta creciendo abruptamente. Y si no me creen, les traigo una muestra empírica: el Desafío Leer 20–20 (plataforma de lectura digital infantil-juvenil de Argentina) creció a volúmenes históricos de tráfico con cerca de 25.000 usuarios diarios que están accediendo y leyendo libros en formato digital.Sé por buena fuente que otras plataformas similares están experimentando un crecimiento similar.

Las redes sociales y nuestras comunidades como el principal motor de visibilidad

Las editoriales de libros han tenido en la prensa tradicional uno de sus canales de comunicación más fuertes y confiables. Hoy, poder pensar en que una novedad editorial sea cubierta en un medio de cualquier formato parecería ser un milagro. En mi trabajo diario con editoriales uno de los principales focos es el de hacer crecer la capacidad de comunicación de una editorial. Esto es, la capacidad que tiene la editorial por sus propios medios de dar a conocer una novedad editorial, un evento, un autor o cualquier otro tipo de información. Y en el contexto actual, quienes hoy posean estas herramientas tendrán una ventaja competitiva notable. Y quienes no, la urgencia por comenzar a desarrollar estos canales. La estructura base de estos canales son el sitio web, las bases de datos que podamos tener de lectores (con mails principalmente), y las diferentes redes sociales que gestionemos. Es decir, el contacto directo con los lectores sin intermediarios. Si hoy nuestro alcance en al menos alguno de estos canales no es lo suficientemente fuerte como para traccionar audiencias y generar ventas, tendremos que compensar esto en forma urgente mediante la publicidad digital, un recurso que en los tiempos que corren considero imprescindible. Y la publicidad digital esta concentrada básicamente en dos entornos: el universo Facebook + Instagram, y el de Google. Para darnos una idea, con una inversión de unos USD 100 tenemos la capacidad de llegar al menos a 150.000 personas con perfiles y necesidades bien específicas que puedan estar interesadas en nuestros contenidos. Insisto con la idea: si no tenemos hoy desarrollados canales propios, no nos quedará otra que recurrir a la publicidad digital. Y si los tenemos, aún en esos casos la publicidad será un recurso clave para hacernos escuchar, para llegar al lector que hoy más que nunca necesita historias para leer.

¿Cómo realizar presentaciones virtuales de libros?

No esperen encontrar un manual o el ejemplo perfecto de cómo debe realizarse la presentación de un libro en forma virtual o como mantener activo el vínculo entre autores y lectores, especialmente sabiendo que al menos por seis meses (en el mejor de los casos) no tendremos eventos culturales presenciales que conecten a ambos extremos de la cadena. El “hacer” es hoy la clave. Probar, experimentar, ver qué están haciendo otros, y aprender. Lo obvio nos llama a que podemos realizar videos en vivos con los autores (que pueden estar cómodamente desde sus casas transmitiendo).

  • ¿Se pueden vender libros en ese evento así como ocurre en las presentaciones físicas? ¡Claro! ¿Podemos ofrecer como diferencial para quienes estén en vivo la posibilidad de acceder a un descuento o tener el libro físico sin costo de envío?
  • Debemos pensar qué interacciones supone tener al autor en vivo, cuáles podrían ser los espacios de participación de los lectores para que puedan relacionarse con los autores de una forma que nunca antes han tenido.
  • También deberíamos “montarnos” en la propia red del autor (si es que la posee) y atraer a sus fans.
  • En los aspectos técnicos, cuiden especialmente el audio. Es clave realizar algunas pruebas para ver que todo se escuche correctamente.
  • ¿Cuál es el sentido concreto de la presentación? ¿Qué valor real le ofrece a los lectores más que la mera presentación de una nueva publicación? Es clave pensar en el evento como un momento donde el lector se llevará un contenido interesante.
  • En estos últimos días muchos autores comenzaron a realizar lecturas de sus libros en formato de video. Vale la pena hacerse esta pregunta : ¿Es realmente interesante que el autor nos lea parte o la totalidad del libro? ¿En qué casos?
  • En este punto cierro con una recomendación tecnológica: Repurpose. Se trata de una herramienta que permite publicar videos en diferentes redes (YouTube e Instagram por ejemplo) en simultáneo. Tiene un costo, pero es muy bajo para las prestaciones que brinda.

¿Sirve regalar libros?

Depende. A ver, para recapitular, muchas editoriales en los últimos días han decidido hacer algo así como una “suelta de libros” en formato digital en forma solidaria con quienes deben estar en quarentena. Y obviamente, y para que no se me malinterprete lo que voy a decir a continuación, siempre dar mayor acceso a los libros es bueno en términos sociales y culturales. Nada mejor que fomentar los hábitos lectores ante una pandemia. Ahora, cuando lo pensamos desde la propia estrategia de una editorial, eso realmente tendría que tener un sentido o una finalidad muy precisa. Las preguntas que me hago, algo desordenadas son:

  • ¿Alguien del equipo editorial estará mirando qué sucede con esos contenidos y si realmente son leídos como para tener información de algún grado sobre la acción realizada?
  • ¿Nos sirve para ejercitar sobre cómo se debe publicar y distribuir en forma digital?
  • ¿Nos permite hacernos de datos de los lectores para luego poder establecer un vínculo más frecuente por otros canales?

El ecommerce como una oportunidad

Claramente el ecommerce se presenta como una posibilidad muy fuerte, especialmente en aquellos países donde todavía la quarentena no es total. El temor de las personas de circular por la calle, y las librerías muchas ya cerradas en las principales ciudades de América Latina y España, propone al ecommerce como un recurso imprescindible para permitir que los libros sigan circulando. Hemos visto un crecimiento notable en ventas de libros en estos canales, y librerías que apuestan con diferentes estrategias. Claro, no podemos pensar en el ecommerce como una solución de un día para otro si no hemos hecho nada al respecto en todo este tiempo. Si ese fuera el caso, la clave será buscar un socio, alguien que ya venga al menos desde hace un año ejercitando con la venta online de libros y pueda asistirnos en este proceso en todo lo que respecta a formas de pago y procesos de entrega. Y por supuesto, brindar información al lector sobre los tiempos de entrega, que claramente no podrán ser los mismos que cuando todo funciona “normal”. Lo que sí podemos hacer es trabajar para absorber el costo de envío, al menos en compras que superen un mínimo de importe.

Claves para el teletrabajo

Para cerrar, y como muchas editoriales han pasado a tener su mecánica de trabajo completamente a distancia, quiero recomendar algunas herramientas. En Proyecto451 hace ya más de 8 años que trabajamos sin importar en concreto desde donde lo hagamos físicamente. Y en este sentido, quiero dar un último aporte con herramientas digitales que usamos a diario y que pueden ser útiles para quienes hoy están haciendo sus primeras experiencias:

  • Slack: es un chat al estilo whatsapp pero más “laboral”. Tiene muchas herramientas que son bien precisas para esto, como la posibilidad de generar canales de conversación públicos o privados por temas o proyectos, compartir archivos y visualizarlos en la propia herramienta, entre otros. Permite básicamente reducir el flujo de mails diarios entre los propios integrantes de un equipo.
  • Zoom y Hangout: similares a Skype, pero mucho más potentes y más simples de usar, permiten hacer videoconferencias entre muchas personas al mismo tiempo.
  • Trello: es una herramienta para crear tableros entre diferentes personas del equipo con tareas y objetivos. Es muy útil para dejar las cosas en un lugar, y saber bien que persona del equipo esta haciendo qué.
  • Loom: hay ocasiones donde nos resulta complejo explicar algo escribiendo un texto. Esta herramienta permite compartir rápidamente un video con una explicación y mostrando algo de nuestras pantallas.

Director de Proyecto451 (www.proyecto451.com). Desarrollo estrategias digitales para el sector editorial. Consultor y docente.

Get the Medium app

A button that says 'Download on the App Store', and if clicked it will lead you to the iOS App store
A button that says 'Get it on, Google Play', and if clicked it will lead you to the Google Play store