¿Por qué nos movemos tanto?

Hace unos días un tocayo respondió a una publicación que hice con una pregunta que hoy aún me tiene pensativo, él decía que ¿cuál es la razón para movernos tanto? Esta es la hora que no tengo la respuesta.

Y retomé esta pregunta porque es totalmente válida y correcta de hacer, pasa todos los días en que nos encontramos algún amigo o amiga en la calle y desde el saludo se evidencia todo lo que se ha perdido — Hola, ¿qué más? ¿Cómo vas? — Biencito, con mucho trabajo y vos — ah igual, voliando -conversemos en estos días para ver cuando nos podemos tomar un café -listo, pero háblame la otra semana, esta estoy con mucha cosa.

Sé que no soy el único que ha pasado por esta situación y esta conversación tiene pocas líneas, pero mucho de fondo, pero empiezo nuevamente haciendo la pregunta de mi amigo.

¿Por qué nos movemos tanto?

Hoy necesitamos más tiempo que dinero, pero necesitamos tiempo para hacer más dinero (la lógica del capitalismo y consumismo), mientras otros necesitamos más tiempo porque queremos hacer muchas cosas, estudiar, trabajar para poder estudiar, luchar por un mundo mejor o por querer algo mejor, entre otras cosas y esto nos obliga a movernos más de lo normal, a requerir hacer rendir el tiempo, a no querer estar quietos un minuto o por otro lado, pedimos un momento para parar, descansar y desconectarnos, los dos caminos vienen del mismo punto, hacemos tanto que no podemos descansar o hacemos tanto pero nos queda faltando más y el día se hace corto.

Por otro lado, está algo que desde hace unos días vengo investigando con más calma, es sobre nuestras culturas, aunque he estado más enfocado en la cultura paisa, que se define específicamente como los echados pa delante, los berracos, los aventajados, pero también, los pesimistas, partiendo del siguiente punto: — Qué hubo vecino cómo va la causa -pues ahí, está dura la cosa — Pero es que el negocio no iba bien pues, mire que ya abrió otro local y todo — Si pero usted sabe hermano, eso antes trae más gastos.

Somos expertos pesimistas, por más que tengamos vamos a querer más, vamos a estar inconformes y eso no es ambición, es pesimismo, es avaricia y esto, con el tiempo está totalmente ligado, porque el pesimismo o el no conformarse, traer más trabajo, más dedicación a cumplir ese objetivo, más movimiento, menos tiempo para vivir.

Hablar del sistema como culpable de esto, es entrar en discusiones interminables, donde seguro no habrá un camino de solución, sino una argumentación que no llegará a nada, yo solo quise hoy parar, pensar en ¿por qué nos movemos tanto y para dónde vamos con tanto afán? Hoy me cuestiono, porque ya debo mirar una agenda para saber cómo están mis días, ya me siento incomodo estando en casa temprano o no despertarme y salir a primera hora de la mañana de la cama, me cuesta tener espacios libres y sin reuniones o algún evento que ayude a mejorar el planeta, soy otra víctima que el tiempo secuestró, como muchos de los que leen esto y logran entender.

Paremos un ratico y movámonos cuando sea necesario o por lo menos, intentemos hacerlo, la vida es cuestión de tiempo.

Like what you read? Give Daniel Suárez a round of applause.

From a quick cheer to a standing ovation, clap to show how much you enjoyed this story.